Presentación de “La hermandad de los balones desaparecidos” en la Biblioteca Marta Mata de Cornellà

 

 

 

La tarde del martes 3 de diciembre tuve la ocasión de vivir una experiencia inolvidable en la presentación de “La hermandad de los balones desaparecidos“. Fue en la Biblioteca Marta Mata de Cornellà, ubicada en el antiguo Cine Titán, paisaje urbano de mi infancia.

 

20191203_182952 (1)

20191203_172635

 

Una sala llena con 60 personas, representantes de diferentes momentos de mi vida, y a los que no puedo hacer más que agradecer que me quisieran acompañar en un momento tan especial.

Compañeros de colegio, gente del barrio, amigos de infancia, de juventud, de la edad adulta, del mundo del fútbol… Me habría gustado poder dedicar a cada una de esas personas el tiempo suficiente para agradecerles lo que su presencia significaba para mi. Pero en este tipo de actos, ya se sabe.

Así que solo puedo volver a insistir en dar las gracias de forma resumida, esperando que lleguen a todo el mundo, y publicar algunas de las fotos que he podido recopilar.

Gracias a Anna Sàlvia (directora de la Biblioteca), a su equipo y la Xarxa de Biblioteques de Cornellà.

Gracias al Sr. Ot García, Regidor de Cultura, por formar parte del acto, y también al Sr. Enrique Vanacloy, Regidor d’Esports, por su asistencia en la sala.

 

 

Gracias a mi familia, siempre incondicional e insustituible, desde mi mujer e hijo a mis padres, hermanos, sobrino, prima…

 

 

Gracias a los compañeros y compañeras del colegio Abat Oliba, con quienes compartí infancia y seguimos vinculados gracias al gen de aquella escuela.

 

 

Gracias a los miembros de la Agrupación de Veteranos de la UE Cornellà, ídolos de infancia con los que ahora tengo el honor de compartir equipo.

 

 

Gracias a los excompañeros del Levante Las Planas, con los que tantos momentos compartí y con los que continúo felizmente vinculado.

 

 

Gracias a todas las amistades que el mundo del fútbol (y todo aquello que lo rodea) me ha proporcionado, incluso sin haber coincidido en el mismo equipo. El compañerismo, por encima de todas las cosas, es una de las esencias del fútbol.

Gracias a todos los amigos y amigas, de procedencias y épocas diversas que la vida ha ido poniendo en mi camino y que ayer, con su presencia, me hicieron vivir unos momentos muy emocionantes y sentirme muy afortunado de haberlos conocido y de tenerlos cerca de mi.

 

 

Gracias a Libros Indie, la editorial que me ha dado la oportunidad de vivir esta experiencia, y a Pablo Ríos, por prestarse a ilustrar esta modesta novela.

Y, finalmente, un agradecimiento muy especial para el amigo y autor Jorge Gamero, por haberme acompañado, animado y guiado desde el inicio de esta aventura y continuar obsequiándome con su generosidad.

 

 

 

Tanto quienes pudieron asistir como quienes no pudieron hacerlo consiguieron hacer, de la tarde de ayer, una experiencia inolvidable.

Cuando tenía 11 años perdí una pelota llena de aire. El martes me fue devuelta inflada con toneladas de afecto.

 

“La hermandad de los balones desaparecidos” en el programa “Temps Lliure” de la Ràdio Televisió El Vendrell

 

Montaje portadas - copia

 

Ayer fuí invitado a participar en el programa “Temps lliure 2.0“, de la Ràdio i Televisió de El Vendrell, y conducido por Pere Sallent.

Fue un conversación muy agradable en la que hablamos de “La hermandad de los balones desaparecidos” y su origen, de un trauma infantil con una pelota desaparecida, de la auténtica esencia del fútbol y de su práctica en las calles, de diferentes formas de referirse a la pérdida de un balón e, incluso, de la impactante y reivindicativa obra de la fotógrafa inglesa Mandy Barker.

Solo me faltó citar la maravillosa frase de Javier Marías: “El fútbol es la recuperación semanal de la infancia“. Algo de eso es lo que he conseguido escribiendo esta novela juvenil con la que tanto he disfrutado.

Si os apetece ver la entrevista (es en catalán) podéis hacerlo clicando en la imagen.

 

“Bajo la piel del alacrán”, de Paco de Paula. Editorial Cazador de Ratas

 

 

 

El Junior pudo haberlo evitado. Pero decidió cavar su propia tumba y entrar en el ataúd, en ese sarcófago, acristalado, translúcido, en vertical. Se acabó. Finito. The end.

 

Uno de los géneros literarios en los que la relación entre fútbol y literatura se está produciendo de manera más fructífera es, sin duda, el negro. De hecho, me atrevería a decir que la llegada del siglo XXI y las dos décadas que de él llevamos han traído consigo una eclosión de este tipo de obras que ha convertido lo futbolístico en apetitoso manjar de lo policiaco.

Aunque todavía me encuentro en ocasiones con amantes de la novela negra que siguen mostrando reticencias cuando el fútbol aparece entre sus páginas, sigo insistiendo en lo mismo: que le den una oportunidad, que aparquen los prejuicios y se dejen arrastrar por los grandes momentos de lectura que este tipo de obras les van a proporcionar.

Y si les gustan las novelas con investigaciones detectivescas, protagonizadas por policías cuyas vidas personales son todo menos placenteras, con tramas que te absorben y no desvelan su secreto hasta el final, con personajes de gran fuerza y personalidad, el catálogo en el que escoger es amplio. Y en él se encuentra la reciente “Bajo la piel del alacrán”, escrita por Paco de Paula y publicada por la editorial Cazador de Ratas.

 

SINOPSIS

Una ciudad en la que nunca ocurre nada. El delantero estrella del Cádiz Deportivo que aparece brutalmente asesinado. Acribillado. Una última tragedia que sacude a un club que acaba de descender matemáticamente a Segunda División. Un inspector de policía al límite que en plena crisis marital tendrá que lidiar con las altas presiones tanto de superiores como de la prensa mientras intenta resolver el caso más importante de su carrera. Que deberá indagar entre la vida del jugador, sumergida en un mundo que levanta pasiones y donde el dinero lo dirige absolutamente todo.

¿Lograrán capturar al culpable?

El problema es que probablemente el futbolista no sea la única y última víctima y que las palabras «Asesino en Serie» empiecen a rondar entre los titulares de los medios de comunicación.

Y el pánico se desatará y la ciudad no volverá a dormir tranquila.

Negocios turbios, tabúes futbolísticos, secretos, mentiras, venganzas, narcotráfico, maletines, agentes deportivos, sicarios, bajos fondos, poder, manipulación periodística, aficionados ultras, detectives, corrupción, policías y asesinos se dan la mano para forjar una historia entre la novela negra y policiaca que arrojará luz sobre los recovecos más oscuros de uno de los deportes más lucrativos del mundo.

 

estadio ramon de carranza

 

Bajo la piel del alacrán” es una cautivadora novela llena de matices, en la que una maraña de personajes bien definidos y con marcada personalidad van tejiendo una consistente tela de araña de la que no hay forma de escapar.

Se trata de una obra en la que el fútbol es el telón de fondo ante el que se desarrolla la historia. El asesinato de un popular y destacado futbolista del Cádiz, de manera inesperada y sorprendente, obliga al inspector Martín y su equipo a iniciar una compleja investigación llena de giros y recovecos inesperados, en la que nada es lo que parece.

El andamiaje de la historia se va construyendo a medida que la investigación avanza, y con cada nuevo hallazgo vamos conociendo la aparición de nuevos personajes que van enriqueciendo la acción. Todo ello con fluidez y naturalidad, de una forma precisa en la que nada es improvisado y toda pieza es necesaria en el conjunto del engranaje final.

 

Entre las dos y las tres de la madrugada, pensó Villar, mirando de nuevo la expresión de sufrimiento en la tez macilenta del joven. De pronto algo se accionó en sus entendederas, causándole tristeza, estupor. Válgame Dios. Ya sé quién es. Es el delantero del Cádiz Deportivo.

 

Los capítulos son cortos y directos, en sintonía con el lenguaje empleado, afilado y sin florituras, como la negrura que subyace en la historia que se explica. La lectura es muy dinámica, como una sucesión de flashes que transportan al lector por diferentes lugares de la ciudad de Cádiz. La historia también se ve enriquecida por la alternancia de diferentes voces, utilizada de forma muy acertada y eficaz, contribuyendo y reforzando el ya de por sí gran trabajo de definición de los personajes. Por cierto, una sucesión de nombres que son todo un homenaje al género policiaco.

El fútbol, en esta obra, es abordado desde una perspectiva original, tratándose algunos de los asuntos más escabrosos de este deporte, no habitualmente tratados en las obras de temática futbolística. Rincones que quedan ocultos a los focos y que son aquí combinados de forma muy natural. Aunque el club protagonista en este caso es el Cádiz, es una obra con la que el aficionado de cualquier otro club podrá establecerá una identificación directa.

 

Los primeros sones del himno oficial me envuelven.

«Cuando sale al terreno de juego…»

Y floto. Del todo.

 

También me ha parecido muy acertada la continua ubicación geográfica de los lugares en los que la acción se va desarrollando al comienzo de cada capítulo. Así, por ejemplo, se pasa por varios espacios gaditanos, con lo que se va estableciendo lo que se podría considerar una guía literaria de “Bajo la piel del Alacrán“.

Novela que se devora y que disfrutarán tanto aficionados al fútbol como, simplemente, al género negro, que te agarra desde el primer párrafo y no te la puedes quitar de encima hasta el último, en el que, por si fuera poco, se oculta un último y sorpresivo golpe de efecto final. En definitiva, una de esas novelas  más que recomendables que se disfrutan hasta la última gota del último sorbo.

 

60961126_10220180458048835_5981539595236409344_n

“Escribir con los pies: la memoria del fútbol”, en el Festival Eñe

 

 

La décimo primera edición del Festival Eñe, que se celebra entre el 11 y el 23 de noviembre en diferentes equipamientos culturales de Madrid y Málaga, dedicará una interesantísima sesión a la relación entre fútbol y literatura.

Será el próximo martes, en el Salón de Actos de la Biblioteca Nacional de España, y consistirá en una mesa redonda bajo el título “Escribir con los pies: la memoria del fútbol“, que contará con una alineación de lujo, cada uno de ellos con al menos una obra futbolera: Miguel Pardeza (“Torneo“), Valentín Roma, (“Retrato del futbolista adolescente“), Juan Tallón (“Manual de fútbol“) e Ignacio Martínez de Pisón. (“El fin de los buenos tiempos“).

El acto, que comienza a las 19 h., será retransmitido en directo.

 

191113-memoria-futbol.jpg

 

 

 

Un balón desaparecido en “Fuera de juego”, de Miguel Ángel Ortiz

 

miguel-angel-ortiz-fuera-juego

 

En el año 2013, Miguel Ángel Ortiz publicó “Fuera de juego” en la editorial Caballo de Troya, una maravilla de novela que incluía la desaparición de un balón y a la que seguirían dos obras imprescindibles para los amantes del fútbol y la literatura: “La inmensa minoría” y “Poesía y patadas“.

El episodio tiene origen en un lugar real, situado en Medina de Pomar (Burgos). En este video el propio autor nos lo explica, convirtiéndose en un magnífico ejemplo de cómo se transforman las vivencias reales en auténtica literatura.

Balones desaparecidos: Jorge Molina Arroyo, director del programa sobre fútbol y cultura “Pase de página”

 

Pase de página” es un interesantísimo y más que recomendable programa de radio dedicado íntegramente a hablar sobre fútbol y cultura. Se emite los miércoles, cada dos semanas, de 16 a 17h., en la emisora del Sevilla FC.

Su director es el periodista y escritor Jorge Molina, quien nos explica, en el siguiente video, qué expresión utilizaba de niño para referirse a la desaparición de una pelota y, también nos transmite cómo se vivían aquellos momentos.