El gol más lindo del mundo y otras piezas futboleras

A RAS DE HIERBA

1│GENIO Y FIGURA

ilustracion

La crítica literaria le ha comparado con el maestro don Camilo José Cela. Él, en cambio, es más humilde y sabe que don Camilo es un «gigante al que un servidor intenta igualar y que lo único que consigue es tiznarse con el betún de la derrota».

Montero Glez luce el pelo engominado hacia atrás, a lo torero. Patillas anchas, en forma de hacha. Tiene una mirada transparente; los ojos verdes, del color de los mares lejanos. Ojeras grises, de noche mal dormida. Una media sonrisa arrabalera le acentúa las arrugas de una vida exprimida. Bien exprimida. La barba, de tres o cuatro o cinco días —¿qué más da?—, ya blanquecina, esconde sus afiladas facciones. Asomándole entre los cuellos de la camisa, suele calzar pañuelo, rollo patriarca gitano. De los labios se le descuelga un sempiterno cigarrillo de cuyo humo azulado nacen historias barriobajeras.

«No hay una manera de…

Ver la entrada original 1.464 palabras más

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s