“Cortitos y al pie”, fútbol y literatura en pos de la convivencia

 

 

No descubro nada si repito que uno de mis mantras favoritos es que la unión de fútbol y literatura es una magnífica puerta de acceso a la lectura. Pero, no solo eso, puesto que cuando esos dos mundos se sitúan en el mismo lado de la cancha, los beneficios pueden ir mucho más allá. Por ejemplo, como en el caso de la interesantísima acción que acabo de conocer, y en la que fútbol y literatura van de la mano, también, como canal para mejorar la convivencia.

La propuesta lleva por título “Cortitos y al pie”, y está coordinada desde el Espacio Surgir, un “espacio educativo no formal para la promoción de la convivencia pacífica, la comunicación no violenta y la gestión empática de entornos conflictivos”.

El acto de presentación se celebró el pasado martes en su sede, situada en la provincia argentina de Santa Fé. Tal y como lo describen, se trata de “un proyecto diseñado artesanalmente por el equipo de Surgir y que ponemos a rodar hoy con juveniles de Club Atlético Unión, Club Atlético Colón, jóvenes del Programa #NuevaOportunidad del Gobierno de Santa Fe y las integrantes de Martas Fútbol Feminista.

 

Imagen de Georgina Stizza, publicada en La Diez

 

Personalmente me encantan este tipo de iniciativas, actuaciones locales, modestas, fuera de los grandes focos, pero que en muchas ocasiones tienen una valiosísima función social en la comunidad en la que se desarrollan.

La intención es trabajar sobre cuestiones como la reflexión grupal, el intercambio de conocimientos, la convivencia y las relaciones personales a partir de textos de temática futbolera. En la experiencia formarán parte integrantes de diferentes colectivos. Por un lado, 25 futbolistas de categoría juvenil del equipo de Unión y otros 25 del de Colón, todos ellos residentes en pensiones de estos clubes. También 10 integrantes del colectivo feminista Las Martas, y miembros de la Asociación Civil Los Cebollitas, un club de la ciudad que participa en la Lita Interbarrial.

Entre los objetivos principales del proyecto, que se retoma después de que se pusiera en marcha en el 2015, está el de acercar los libros a los jóvenes aprovechando el potencial del fútbol, poniendo también un énfasis especial en todo lo que tenga que ver con la convivencia. Tal y como se explica en la fundamentación del proyecto “la literatura futbolera nos habilita, de este modo, a crear una nueva instancia de participación para la reflexión, la expresión y el intercambio de miradas de las juventudes; comprendiendo que el ejercicio de lectura constituye una herramienta elemental para la formación de la personalidad, de la capacidad individual de socialización y que, al mismo tiempo, facilita el desarrollo intelectual y promueve la imaginación”.

 

Fotografía de Pablo Aguirre, publicada en El Litoral, correspondiente al acto de presentación

 

La estructura del ciclo sigue la propia del fútbol, y para ello se han seleccionado 11 cuentos y relatos futboleros, cuya lectura permitirá a los participantes participar en las diferentes sesiones. Cada grupo de participantes disputará cuatro partidos: los tres primeros encuentros, tendrán un formato de taller de dos horas de duración cada uno. Pero, previamente, deberán haber realizado una serie de actividades vinculadas a los ámbitos en los que los jóvenes conviven.

En el segundo y el tercer taller cada grupo tendrá la posibilidad de interactuar con periodistas deportivos y jugadores de las plantillas profesionales de Unión y de Colón. Finalmente, todos los grupos y participantes del proyecto, se reunirán en la jornada de cierre para participar de una jornada de convivencia, lectura e intercambio de experiencias con algunos autores de cuentos y relatos.

 

 

Estamos ante una maravillosa iniciativa de gran valor social, en tanto que vincula jóvenes, lectura y convivencia aprovechando el potencial del fútbol que habrá que seguir muy de cerca.

Tenéis más información en las noticias publicadas en La Diez y en El Litoral.

 

Anuncios

Publicación de “La jugada de todos los tiempos. Fútbol, mito y literatura”, tesis doctoral de David García Cames

 

 

Hace unos tres años, el colombiano Luis Alejandro Díez Zuloaga adquirió el título de doctor tras concluir la tesis “Literatura y fútbol: otros horizontes de la literatura en España e Hispanoamérica”. El trabajo analiza un total de 110 libros sobre esta temática que incluyen novela, cuento y poesía. Recientemente, su autor fundó la editorial Caballito de Acero, especialmente destinada a “Futboliterarios“, “Bicinoveleros“, “Boxicuentísticos“, “Ajedrepoéticos“, tal y como se definen, y que ya ha publicado sus primeras obras de temática futbolera. Podéis leer una entrevista con él en este enlace, realizad, por cierto, por Wilmar Cabrera, autor de “Los fantasmas de Sarrià visten de chándal“.

 

DfqGwkKX4AAqKfU

 

La tesis de Luis Alejandro Díez no es la única sobre fútbol y literatura que podemos encontrar, aunque, si no estoy equivocado, se trata de un trabajo que no todavía no ha sido publicado.

Sí se puede adquirir, en cambio, otra tesis, la realizada por David García Cames, y cuyo atractivo título es “La jugada de todos los tiempos. Fútbol, mito y literatura”.

En la reseña del editor podemos leer lo siguiente:

El fútbol es mito, el fútbol puede ser literatura. Un deporte que apasiona y conmueve a millones de personas como ningún otro juego a lo largo de la historia no puede permanecer al margen de cuentos, poemas y novelas. El fútbol es un fenómeno que, en contra de lo que pueda parecer, en contra de los prejuicios acumulados, ha recibido una atención notable por parte de algunos de los mejores escritores en lengua española. De Cela a Delibes, de Bolaño a Villoro, pasando por los clásicos futboleros como Fontanarrosa o Soriano, este ensayo rastrea la evolución del fútbol en la literatura hispánica a través de los principales motivos que han servido para fijar y anotar el gol en la palabra.

 

Se trata, sin duda, de una obra imprescindible para los amantes del fútbol y la literatura, que seguro que se acabará convirtiendo en material de referencia y que ya se puede conseguir a través de Amazon.

Por cierto, David García Cames es el autor, entre otros artículos, de un texto imprescindible para todos los amantes del fútbol y la novela negra. Se trata de “Nadie escuchó los llantos. Fútbol, crónica y represión en la novela hispánica del XXI“, y lo podéis leer haciendo clic aquí.

 

“Sentir los colores”, de María del Carmen de la Bandera. Editorial Casals

 

titlib8

 

– Yo también siento los colores –dije un poco molesto porque parecía que él era el único que gozaba o sufría con los triunfos o las derrotas.

– Entonces debes estar dispuesto a partirle la cara al que no nos trate con respeto.”

 

Una de las zonas más oscuras del mundo del fútbol es aquella que se relaciona con los movimientos radicales. Aunque poco a poco se han ido tomando medidas para conseguir su erradicación de los estadios (y alrededores), de tanto en tanto continúan siendo noticias algunos lamentables episodios protagonizados por estos grupos.

La literatura futbolera no ha sido ajena a este fenómeno. Existen interesantísimas obras que lo afrontan desde el campo de la ensayística, como por ejemplo “El mundo ultra. Los radicales en el mundo del fútbol”, de Carles Viñas, o “Entre los vándalos”, de Bill Buford. Y otras, como “En la turba”, de Mauvignier Laurent, o “Heysel”, de Armand Company, que ficcionalizan episodios reales como la tragedia de Heysel con la intención de denunciar las acciones de estos grupos.

 

portada.jpg

 

Los libros citados están destinados al público adulto. Pero existe una interesante obra destinada a lectores a partir de 12 años que afronta este tema de una manera muy acertada e interesante. Se trata de “Sentir los colores”, de María del Carmen de la Bandera, publicado en el 2000 por la Editorial Casals en su colección Punto Juvenil. La obra, una novelita de apenas 100 páginas, describe la forma en que Quique, un joven que aún no ha cumplido los 13 años, se introduce en un grupo ultra y las vivencias que allí tiene.

 

SINOPSIS

Quique, un chico de doce años, siente los colores de su equipo hasta tal punto que llega a vivir experiencias insólitas; quizás demasiado arriesgadas, peligrosas… El mundo del fútbol irrumpe en su vida. Dice que para él hay tres cosas principales: el equipo, el abuelo y Lobi (su perro). No sabría decir el orden. Más tarde aparece María, una chica de su clase, que de ser amiga, puede pasar a algo más: nunca se sabe. Es amigo de sus amigos, pero si alguno se le atraviesa… hay que pararlo. En el colegio sufre un bajón en el rendimiento. Los hinchas del equpo lo enardecen en los partidos y Quique responde con un entusiasmo excesivo. ¿Qué pasa con los “radicales” del fútbol?

 

 

El libro está narrado en primera persona por Quique, el protagonista, quien nos va explicando, capítulo a capitulo, cómo fue cayendo en las redes de un grupo radical y lo que con ellos acabó viviendo. Casi sin darse cuenta, y como consecuencia de una conflictiva situación personal, Quique acaba encontrando refugio en un grupo en el que proyectará su necesidad de estabilidad emocional. La defensa a ultranza de unos colores será el punto en común que lo hará creer que los integrantes de ese colectivo solventarán la necesidad de identificación que suele aparecer en estas edades.

La historia de Quique gira en torno a tres ejes principales. Por un lado está su familia, en la que la separación de sus padres le ha generado cierta desestabilización. Aunque, por otro lado, ha encontrado un mayor refugio en la estrecha relación que mantiene con su abuelo, con quien comparte afición por el fútbol.

Por otro lado está la escuela, en el que la rivalidad con otro grupo, provocada en parte por tratarse de seguidores de diferentes equipos genera tensiones y conflictos continuos. Y, un tercer ámbito es el de su incursión en el mundo de los radicales. Se trata de un terreno en el que poco a poco se va introduciendo, bajo el espejismo de encontrar en ellos respuestas a su necesidad de pertenencia a un grupo. Y así, un día, casi sin saber cómo, se hallará envuelto en una terrible experiencia que se convierte en uno de los puntos culminantes de la historia.

9788483431580

 

“No paró el delirio durante el descanso. Una cadena de policías antidisturbios daba la cara a las gradas de los Radicales, entre los que me encontraba. En un momento de lucidez pensé: “estoy entre los míos, ahora sé lo que es sentir los colores”.

 

El relato y su progreso son idóneos para aproximarse al tema de los fanatismos en el mundo del fútbol. Y se consigue, además, con un lenguaje muy cercano al de los adolescentes a quienes el libro se dirige. Es interesante, como curiosidad, el nombre de los diferentes equipos y jugadores que aparecen, todos ellos inventados y ficticios pero perfectamente identificables con los de la realidad: el Real Majestic, el Letimadrid, el Barcarola, Holgado, Ponientes…

La obra se acompaña de una serie de potentes ilustraciones en blanco y negro realizadas por Rafael Estrada y J. Requena a página completa.

 

20180914_210822 - còpia

 

 

“No fui yo solo el que, en algún momento, sintió pánico. Una oleada de gente despavorida corrió calle abajo. Los dueños de los bares echaron los cierres para evitar que la avalancha les inundara el local. Decididamente era mejor entrar al campo. Allí estaría más seguro”.

 

Por último, vale la pena destacar el completo dossier de actividades complementarias relacionadas con la lectura que se puede encontrar en la web de la editorial, y que incluyen tanto ejercicios escritos como videos y audios sobre el tema en cuestión.

Podéis leer un fragmento haciendo clic aquí.

 

“El gol imposible”, de Enrique Sánchez. Editorial Edebé

 

 

No pude contestar. Me lo impidió la certeza de que me encontraba ante un fantasma. Y lo peor de todo es que parecía de carne y huesos.

 

El 4 de enero de 1976, Zaragoza y FC Barcelona se enfrentaron en partido de liga en el estadio de la Romareda con un resultado final de empate a 4. Ese partido, sustituyendo al cuadro maño por el Deportivo de la Coruña, fue tomado como inspiración y telón de fondo por Enrique Sánchez en 1998 para escribir una novela de suspense titulada “El gol imposible”, que resultó finalista del Premio Edebé de Literatura Juvenil. Publicada por Edebé en su colección Periscopio se trata de una más que entretenida novela que se lee de un tirón y cuya intriga te va arrastrando hasta llegar al final.

 

SINOPSIS

Julián Regueiro, un periodista deportivo, cree reconocer a un famoso jugador de fútbol. Lo extraño del caso es que éste murió hace más de 11 años en un accidente de tráfico. A partir de aquí, Regueiro se propone reconstruir los últimos días de la vida de aquel futbolista. En sus pesquisas, el periodista se topará con más de una incógnita y con un asunto algo turbio.

 

El libro está dividido en 31 capítulos cortos que corresponden con los avances en la investigación del protagonista. En cada uno de ellos se añade un elemento más al ovillo que hay que desenredar, siendo el elemento principal los diferentes personajes que de un modo u otro estuvieron relacionados con el enigmático Javier Varela, un prometedor futbolista de quien se decía que estaba a punto de fichar por un grande justo antes de su desaparición.

A partir de este hecho arrancan todas las pesquisas del narrador. Acaba de ver jugando un partido de fútbol sala de aficionados a quien creía muerto. Si su sospecha es correcta, y si realmente es él, la pregunta clave es ¿qué sucedió para que Varela quisiera desaparecer de la faz del mundo?

 

 

Narrada en primera persona, a lo largo de la novela acompañamos al investigador en cada uno de sus pasos, y somos testigos tanto de sus avances como de sus dudas e incertidumbres. La galaxia de personajes que van apareciendo hace que el interés y la tensión se mantengan en todo momento, no desvelándose prácticamente hasta la última página cuál es el misterio que lo envuelve todo. Hay, en este sentido, un interesante golpe de efecto final, que añade valor a la historia que hemos leído.

Los 20 años transcurridos desde la publicación se notan en algunos aspectos del texto y situaciones: todavía existían las pesetas, la principal fuente de documentación eran los archivos y prácticamente se fumaba en cualquier lugar. Como contrapartida, algunos de los temas que siguen formando parte de la trastienda más oscura del fútbol siguen vigentes.

 

 

Una novela de intriga y futbolera, destinada a lectores juveniles (ese segmento que a veces queda en territorio de nadie) que, como decía, es entretenida y está muy bien construida, ofreciendo una lectura muy ágil en la que abundan los diálogos, no faltan ciertos toques humorísticos y el suspense se mantiene hasta el final.

 

 

“El misterio de la tormenta de arena”, núm. 14 de ‘Los Futbolísimos’, de Roberto Santiago y Enrique Lorenzo. SM Ediciones

 

14 - El misterio de la tormenta de arena

 

 

– Pero entonces, ¿qué hacemos? –dijo Camuñas

– La especialidad de los Futbolísimos –respondí yo sin dudar.

Helena me miró sonriendo.

Estábamos pensando lo mismo.

Los demás también se volvieron hacia mí.

Dije:

-¡Investigar!

– Así se habla –dijo Helena-. En marcha.

 

Uno de los fenómenos meteorológicos más extraños de los últimos tiempos está a punto de llegar a Sevilla la Chica, el lugar al que pertenece el equipo del Soto Alto. Se trata de una tormenta de arena que amenaza con traer calor extremo e inundarlo todo de partículas de tierra del desierto. Tan extraño y peculiar suceso es el telón de fondo de la última aventura de los Futbolísimos, “El misterio de la tormenta de arena”, escrita por Roberto Santiago, ilustrada por Enrique Lorenzo y publicada por SM Ediciones.

Se trata del volumen número 14 de la exitosa serie. Una nueva entrega en la que misterio, aventuras, fútbol, amistad, humor y valores se combinan, una vez más, de manera perfecta.

 

Publicación3

 

SINOPSIS

Acaban de inaugurar el Gran Camping de Sevilla la Chica y las primeras en llegar son tres misteriosas autocaravanas. Sus ocupantes, un equipo de fútbol italiano que viene a hacer la pretemporada con el Soto Alto, aunque en realidad sus intenciones son muy distintas. Y para colmo, una tormenta de arena del desierto que impide ver las cosas con claridad. ¿Conseguirán Los Futbolísimos resolver este nuevo misterio?

 

Imagen 1

 

Como decía al principio, la tormenta de arena actúa como telón de fondo de la aventura. Pero se trata de un extraño episodio que no llega solo. Jerónimo Llorente, el presidente de la Liga Intercentros, ha decidido incorporar una novedad para el pueblo, un camping que no tarda en recibir a sus primeros visitantes: un grupo de italianos que se instala con sus autocaravanas. Entre ellos, los jugadores de un importante equipo infantil de Nápoles, capitaneado por la combativa Fabrizia, más conocida como la “Tempesta Fabrizia”.

 

Publicación2

 

Con estos ingredientes se estructura la historia a la que los Futbolísimos se enfrentan en este volumen. Pero quien mejor puede presentarlo es Roberto Santiago, y eso es lo que hace en este video:

 

 

Ideal para el aula

Como habéis visto, el autor considera que este libro es un tanto especial. Desde que la serie apareció, me ha parecido que todos mantienen un excelente nivel de interés y calidad, una característica que hace difícil señalar una aventura por encima de otras. Sin embargo, es cierto que en “El misterio de la tormenta de arena” encontramos algunos elementos que, en mi opinión, le dan un toque especial. Por ejemplo, algunas situaciones por las que atraviesa algún personaje, o los dilemas derivados de la trama a los que deberá enfrentarse el grupo.

 

Estaba harto de hacer cosas que no quería hacer.

Solo por quedar bien.

O porque era lo que esperaban los demás.

 

Publicación4

 

Me consta, porque alguna vez me lo han comentado, que hay algún profesional de la enseñanza que se asoma de vez en cuando por este modesto blog. Por si leen estas líneas, aprovecho para insistir una vez más en la necesidad de que este tipo de lecturas entren en las aulas. Son obras que van a hacer pasar a los alumnos un rato entretenido, divertido, en los que van a quedar atrapados por los misterios que en ellas se explican y que te arrastran hasta la última página.

Lecturas que les van a permitir identificarse rápidamente con los personajes, y en las que van también a disfrutar con las magníficas ilustraciones de Enrique Lorenzo. Y, sobre todo, se trata de libros que permiten ser trabajados en el aula. En este caso muy especialmente, porque en él se plantean algunas situaciones idóneas para debatir acerca de lo que está bien y lo que está mal, de cómo actuaríamos ante determinadas situaciones, de la forma de enfrentarse a lo que podríamos denominar crisis existencial, etc.

 

Por si fuera poco, ahora llevo todo el año sin marcar un gol.

Exactamente, 252 días.

Desde la Navidad pasada.

Y hoy es 23 de agosto.

 

En definitiva, que nos encontramos ante un magnífico material para trabajar en el fomento de la lectura y que, además, sirve para que los lectores de estas edades entiendan que los libros sirven, también, para ayudarnos a reflexionar sobre las cosas que nos suceden.

Así que… padres, compradlo a vuestros hijos. Profesores: recomendarlo y comentarlo en el aula.

Podéis leer el primer capítulo desde este enlace.

 

Publicación5

 

ENLACES A LAS RESEÑAS DE NÚMEROS ANTERIORES

  1. El misterio de los árbitros dormidos
  2. El misterio de los siete goles en propia puerta
  3. El misterio del portero fantasma
  4. El misterio del ojo de halcón
  5. El misterio del robo imposible
  6. El misterio del castillo embrujado
  7. El misterio del penalti invisible
  8. El misterio del Circo del Fuego
  9. El misterio de la lluvia de meteoritos
  10. El misterio del tesoro pirata
  11. El misterio del Día de los Inocentes
  12. El misterio del obelisco mágico
  13. El misterio del jugador número 13

“Todo lo que ganamos cuando lo perdimos todo”, de Eduardo Verdú. Plaza Janés

Portada

 

– ¿Un gabinete de crisis? ¿Toda una operación porque un futbolista se ha ido a jugar a otro equipo?

– ¿No lo comprendes? Es una traición al socialismo.

– Querrás decir al Dynamo de Berlín.

– Eso también.

– Querrás decir que es una traición a ti.

– Eso… eso también.

 

Todo lo que ganamos cuando lo perdimos todo” es una novela (magnífica novela) del periodista y escritor Eduardo Verdú y publicada por Plaza Janés a principios de este 2018. La descubrí antes de haber leído ninguna referencia sobre su existencia, mientras olfateaba entre los estantes de una librería en busca de alguna novedad futbolera. Recuerdo que me llamó la atención su título, que me parece muy atractivo, así como la portada. En ella se ve a una mujer que camina cabizbaja junto a un muro en el que aparece la imagen de un hombre. Si nos fijamos con atención descubrimos que él tiene las manos en la espalda, y que viste una camiseta en la que aparecen las siglas DDR. Así, no es difícil asociar la imagen con la de un futbolista. Una mancha de color rojo (que se identifica rápidamente con la sangre) no impide que podamos ver sus rasgos. Como es de suponer, cogí el libro y leí su sinopsis:

“Un jugador ambicioso, una mujer traicionada y un servicio secreto todopoderoso se baten en una drama emocional y político basado en hechos reales.

En 1979 el aclamado futbolista Lutz Eigendorf lo abandona todo, a su mujer, Gabi, a su hija de dos años, Sandy, su trabajo y su patria, la Alemania comunista, en busca de libertada. La huida de la estrella del Dynamo de Berlín supone un duro golpe para el sistema socialista y para Erich Mielke, presidente del equipo y, además, jefe de la Stasi (servicio de inteligencia), quien jura venganza.

Mientras el jugador intenta reunir a su familia al oeste del muro, Gabi es sometida a interminables interrogatorios y a un férreo acoso. ¿Sabía Eigendorf que con su fuga ponía en riesgo su vida y condenaba la de su familia?

 

Estaba claro que estaba ante una obra de gran interés, una idea que se reforzó en cuanto leí el prólogo. En él, explica el autor que fue en el 2013, mientras se dirigía en tren al entierro de un familiar, cuando decidió escribir la novela. Fue tras la lectura de un artículo de José Manuel Comas en el diario El País titulado «El Beckenbauer del Este». Precisamente en marzo de este año, con motivo de la publicación de la novela y del aniversario de la muerte del jugador, Diego Torres escribía el artículo “La fuga imposible del futbolista que obsesionó a la Stasi”.

 

Foto El Pais

Imagen de www.elpais.com

 

No había duda: aquella combinación de fútbol, historia reciente y drama personal basado en hechos reales prometía y mucho. Sin embargo, enfrascado como estaba en otras lecturas y asuntos, el ejemplar pasó a ocupar un lugar indeterminado en la pila de pendientes. Afortunadamente, el azar, siempre certero, vino en mi auxilio hace un par semanas para obligarme a zambullirme en su lectura.

Fue el azar, como decía, y de la forma más inesperada, pues utilizó para ello un sorprendente intermediario. Se trata del escritor nicaragüense Sergio Ramírez, cuyo nombre me vino inexplicablemente a la cabeza hace dos o tres semanas, de quien conozco muy poca cosa. Aunque no podría asegurarlo, creo que leí hace muchos años “Margarita está linda la mar”, una de sus obras más conocidas, y también sé que el año pasado le fue otorgado el Premio Cervantes.

Aparte de eso, poca cosa más puedo aportar respecto de su trayectoria literaria. Sin embargo, como decía, su nombre se cruzó en mi camino sin razón aparente. Como no podía ser de otra manera, apliqué el protocolo que suelo utilizar en estas situaciones, que consiste, básicamente, en formular dos preguntas. La primera: ¿es futbolero? Y la segunda: en caso afirmativo, ¿tendrá algo escrito relacionado con el fútbol?

 

– ¡No es suficiente! –grita Mielke escupiendo carne blanca-. ¡Quiero joderle!, ¿entendido? Quiero que se arrepienta cada día, cada segundo. Quiero que esté tan jodido que no pueda comer, que no pueda dormir, que no pueda respirar, que no pueda jugar al fútbol.

 

No desvelo ningún secreto si confieso que este particular protocolo me ha proporcionado grandes satisfacciones, pues disfruto mucho cuando descubro que algún autor desconocido para mí tiene algún artículo o relato relacionado con el mundo del balón. En el caso de Sergio Ramírez mis expectativas no eran demasiado elevadas, pues jamás había oído nada sobre él relacionado con el mundo del balompié. Pero, como se suele decir, la liebre salta donde uno menos se lo espera. Y bien potente que fue el salto, puesto que tras investigar un poco al respecto descubrí dos magníficos relatos del nicaragüense en los que el fútbol es el eje central.

Los dos cuentos en cuestión fueron publicados en el 2001 en el volumen “Catalina y Catalina”, y también podemos encontrarlos en “Todos los cuentos”, edición de este mismo año de Debolsillo. El primero de ellos lleva por título “El pibe Cabriola”, y en él autor recrea el asesinato de Andrés Escobar, defensa de la selección colombiana, en represalia al gol que se marcó en propia puerta en el mundial de fútbol de 1994. El segundo de los cuentos de temática futbolera es “La partida de caza”, y encontramos el tema en una de sus frases: «Se parece a la historia del futbolista Lutz Eigendorf, al que mató la Stasi porque se había fugado de Alemania Democrática para jugar en la Bundesliga».

lutz-eigendorf-e9cdc7cc-26db-40e5-84de-c0a065f87f3-resize-750

Como os podéis imaginar, terminé de devorar el cuento teniendo ya en perspectiva que lo primero que haría en cuanto lo hiciera sería salir corriendo a buscar la novela “Todo lo que ganamos cuando lo perdimos todo”. Y así lo hice, y no sabéis cuanto agradezco al azar que me haya obligado a no esperar ni un día más a disfrutar de esta gran historia, magníficamente escrita y novelada.

El arco temporal en el que la historia transcurre va desde el 20 de marzo de 1979 (día de la deserción de Eigendorf) hasta el día en el que el Bayern Kaiserslautern y el Eintracht de Braunschweig celebran un partido de homenaje tras su muerte, sucedida el 7 de marzo de 1983. Tal y como la sinopsis explica, se trata de un tremendo episodio en el que un reconocido futbolista de la Alemania del Este decide abandonar lo todo y pasar al otro lado del muro. Las consecuencias de ese acto afectan, especialmente, a sus familiares. Por un lado, a su esposa Gaby y a su pequeña hija Sandy, a quienes intentará reunir con él en el otro lado. Y, por otro, a sus padres.

Su huída pondrá en funcionamiento toda la terrible maquinaria de la Stasi y su tupida red de espías e informadores. Encabezada por Erick Mielke, su máximo responsable además de presidente del Dynamo de Berlín, se sentirá especialmente traicionado por el acto de Eigendorf, ya que además de un símbolo de los valores de la Alemania del Este sentía por él un aprecio especial.

data1-e1394614957319.jpg

Imagen de www.footballrepublik.com

Partiendo del hecho concreto e histórico, la narración tiene el mérito de convertirse en algo que va mucho más allá de la mera descripción de lo que sucedió. El texto se divide en tres partes: “Balón dividido”, “Fuera de juego” y “Tiempo de descuento”, y va avanzando cronológicamente sumergiéndonos en la evolución de los tres personajes principales -Eigendorf, su esposa Gaby, y Mielke- y quienes les rodean.

 

Eigendorf corre detrás del esférico como si pudiese dejar atrás los errores y los recuerdos, los dulces y los afilados, como si el campo fuese una pista de una sola dirección y no hubiese posibilidad de dar media vuelta. Sin embargo, comprende que jamás se desprenderá de la membrana de nostalgia envolviéndole el corazón. Hay gente que vive con un tumor, con una bala alojada en la cabeza, con una orden de búsqueda. Él lo hará con la astilla de la melancolía, de la lástima, de la culpa clavándosele a cada carrera sobre el césped.

 

A partir de aquí, y con un ritmo que no decae en ningún momento, asistimos a las diferentes fases por las que atraviesa Lutz: la fuga y su nueva vida, en lo personal y lo deportivo, el intento por reunir con él a su familia, y la dicotomía que le genera la nueva vida con lo que occidente le ofrece y la que deja atrás. En el caso de Gaby, vemos el padecimiento por el abandono y lo que ello implica, y el proceso de adaptación a la nueva situación. Y, en cuanto a Mielke, la necesidad de resarcir el daño causado al sistema y sus valores, pero también el sufrido en lo personal en cuanto a la inesperada traición.

BFC Dynamo - Vorwärts Stralsund 2:0

Imagen de www.wikimedia.org

 

En “Todo lo que ganamos cuanto lo perdimos todo” hay un gran estudio psicológico de los personajes. La novela va más allá, como decía, de la simple descripción de los hechos, y profundiza en la forma de experimentar los grandes cambios en los que se sumergen: las dudas, los miedos, las expectativas, las esperanzas… Todo ello reforzado por un conjunto de secundarios de gran importancia en el desarrollo de la historia que son el complemento perfecto para entender la vivencia de los protagonistas.

En este sentido, el conjunto está muy equilibrado con la aportación de estos personajes que ayudan a entender la nueva situación de los protagonistas principales. Encontramos aquí a los compañeros que Lutz encuentra en sus nuevos equipos –el Bayern Kaiserslautern y el Eintracht de Braunschweig-, a algunos vinculados a su vida anterior y a las nuevas relaciones que hará en su nuevo destino. También Gaby deberá tomar decisiones, y ante las dificultades de una posible reunificación deberá plantearse rehacer su vida. Y, así mismo, cabe citar a algunos otros personajes que también intervendrán en la historia que se sitúan en la órbita de Mielke y la Stasi.

220px-Bundesarchiv_Bild_183-R0522-177,_Erich_Mielke.jpg

Erich Mielke. Imagen de www.wikipedia.es

Un elemento en común de todos ellos es que a lo largo de la novela se percibe la búsqueda continua de una salida para sus vidas. El destino, indomable, los ha situado en una encrucijada que activa una necesidad de escapatoria para regresar a la zona de confort en la que se encontraban. Y esta circunstancia no solo afecta a Eigendorf, Gaby y Mielke, sino que también se detecta en el resto de personajes con papel relevante.

Desde el punto de vista futbolístico, las referencias son numerosas, y van desde el reconocimiento de quien fuera llamado el “Beckenbauer del Este” y su paso por el Dynamo de Berlín, hasta su nueva etapa en los equipos de la Alemania Federal. La vida de los futbolistas de la época –mucho más libertina que la actual-, así como descripciones de la forma de entrenar y el día a día de los jugadores profesionales de la época también tienen su espacio.

 

Lutz y Hans acuden al Texas Bar a ver el partido de vuelta de las semifinales de la Copa de Europa. El Hamburgo se mide en casa al Real Madrid. Los españoles llegan con la renta de un 2-0 gracias a un doblete de Santillana en el Bernabéu. En la otra semifinal, el Notthingham Forest viaja a Amsterdam para defender también un 2-0 ante el Ajax.

 

Y vale la pena destacar la magnífica descripción del debut de Lutz con su nuevo equipo, el Kaiserslautern. Siguiendo la línea del resto de la novela, lo que en ese pasaje se describe no es solamente el mero episodio futbolístico, sino que se hace un repaso por el recorrido emocional del jugador: el sentirse nuevamente jugador al volver a pisar el césped de un estadio, la ilusión por sentir el aliento de la grada, el nerviosismo del debutante y la alegría por volver a disfrutar de la esencia futbolística…

Así mismo, existen numerosas referencias a partidos y jugadores de finales de los 70, algunos de los cuales formaron parte de mi infancia: el fichaje de Schuster por el Barcelona, la figura de aquella potencia de la naturaleza que era Brieguel, una eliminatoria entre el Real Madrid y el Hamburgo, un gol de Cunnhingham…

Una gran novela, en definitiva, que ficcionaliza un hecho real de gran potencia dramática. Y además de la magnífica descripción histórica que se ofrece, se lee como si se estuviera ante una obra de suspense en la que, incluso para aquellos que conozcan su final, no podrán dejarla hasta llegar a la última página.

Con un final, por cierto, también muy acertado.

Aquí tenéis un booktráiler:

 

Semana grande para “Los futbolísimos”: llega la película y “El misterio de la tormenta de arena”

 

 

Semana destacada para “Los futbolísimos” y sus seguidores. Por un lado, hoy se pone en venta el número 14 de la serie, con el sugerente título de “El misterio de la tormenta de arena“. En la sinopsis leemos:

Un equipo de fútbol italiano con extrañas costumbres y una tormenta de arena que impide ver con claridad. ¿Conseguirán los Futbolísimos resolver este nuevo misterio?
Acaban de inaugurar el Gran Camping de Sevilla la Chica y las primeras en llegar son tres misteriosas autocaravanas. Sus ocupantes, un equipo de fútbol italiano que viene a hacer la pretemporada con el Soto Alto, aunque en realidad sus intenciones son muy distintas.Y para colmo, una tormenta de arena del desierto que impide ver las cosas con claridad. ¿Conseguirán Los Futbolísimos resolver este nuevo misterio?

 

 

Y, como complemento de la lectura, el viernes se estrena la película de Los Futbolísimos. basada en el primero de los libros de la serie: “El misterio de los árbitros dormidos“.

Así que ya sabéis lo que toca este fin de semana: sillón de lectura y palomitas 🙂