Presentación de “Todo Messi”, de Jordi Puntí. Editorial Anagrama

 

 

El lunes se celebró en la Casa del Libro de Rambla Catalunya de Barcelona la presentación del último libro de Jordi Puntí: “Todo Messi. Ejercicios de estilo“, editado por Anagrama (versión en castellano) y por Empúries (versión catalana, “Tot Messi“).

Un acto ameno, de gran interés, lleno de referencias futbolísticas pero también literarias, en el que Puntí estuvo acompañado por Ester Pujol, Lilian Neuman y Anna Ballbona.

En la sinopsis del libro leemos:

Desde que Leo Messi llegó al F. C. Barcelona con trece años, su dimensión futbolística ha crecido hasta convertirse en el mejor jugador de todos los tiempos. Los niños y niñas quieren ser Messi, su camiseta es la más vendida y los vídeos de sus goles y jugadas son los más vistos en YouTube. Leo Messi nos ha hecho felices muchas veces, y estos ejercicios de estilo son un intento de redondear y prolongar esa felicidad. Jordi Puntí captura en palabras la belleza en el juego, la voracidad, el genio y la obsesión de un futbolista que ha sido comparado con Mozart y Picasso.

Su figura está en el centro de cada uno de estos textos, de los primeros goles cuando era un niño en Rosario a la manera de chutar las faltas, de la rivalidad con Cristiano Ronaldo a la relación con sus compañeros del Barça, de sus récords y premios individuales a la facilidad para repetir goles históricos. Al mismo tiempo, Messi es un artista del siglo XXI y encarna las predicciones que Italo Calvino hacía para este milenio: ligereza, rapidez, exactitud, visibilidad y multiplicidad.

Con una prosa juguetona, sentimental y analítica, Puntí nos hace revivir el privilegio de ver jugar a Messi, pero también nos sitúa frente a las intrigas del futuro. ¿Será este 2018 su gran año con el Barça y con Argentina? Como dice el entrenador Jorge Sampaoli, «el fútbol le debe un Mundial». Y aún hay más interrogantes: ¿cómo será el fútbol cuando Messi se retire? ¿Cómo seremos nosotros después de Messi?

«Un referente de la literatura catalana actual» (Vicenç Pagès Jordà, El Periódico).

«En la estela de autores como Quim Monzó y Sergi Pàmies, que han acertado a hacer propias algunas de las mejores cualidades del relato norteamericano» (Ignacio Echevarría, El País).

«Una máquina perfecta de crear historias» (Ignacio Martínez de Pisón).

 

 

Fútbol y literatura en un libro dedicado a alguien que, como el propio Puntí dice, “no agota los adjetivos, sino que crea lenguaje“.

 

Anuncios

Philip Kerr: “La mano de Dios”, segundo volumen trilogía Scott Manson. RBA Serie Negra

 

 

Esta semana se conocía la inesperada noticia de la muerte de Philip Kerr, justo al poco de publicar “Falso nueve“, el tercer volumen de su trilogía dedicada al fútbol. El autor escocés era uno de los grandes de la novela negra, y el hecho de que decidiera adentrarse en la temática futbolística fue todo un acontecimiento para los aficionados al balompié y a las historias de detectives.

Lamentablemente, la prematura marcha de Kerr nos deja huérfanos de sus historias, y quien sabe si más adelante habría regresado a unir de nuevo fútbol y literatura en otra de sus exitosas obras. De momento, tendremos que conformarnos con disfrutar de las tres novelas protagonizadas por ese curioso detective llamado Scott Manson.,y seguir recordando a Kerr a través de sus libros.

En el caso del segundo volumen de la trilogía, “La mano de Dios“, la acción se inicia durante un encuentro correspondiente a una eliminatoria de Champions League entre el Olympiacos griego y el London City, cuando un jugador del equipo inglés cae al suelo fulminado. Aparentemente, parece haber sufrido un inesperado ataque de corazón. El silencio inunda el estadio mientras los espectadores observan los intentos por reanimarlo sobre el césped del terreno de juego. Al poco, la tragedia se materializa: Bakel, centrocampista del equipo inglés y uno de los jugadores con más futuro del fútbol europeo, ha fallecido. Pero, ¿estamos ante una muerte natural o hay algo más detrás de este desconcertante suceso?

 

hand-of-god

 

Scott Manson, entrenador del equipo inglés, quien saltó al terreno de juego de la literatura en “Mercado de invierno“, vuelve a convertirse en protagonista de esta nueva intriga que tiene al mundo del fútbol como trasfondo. “La mano de Dios” es la segunda parte de la trilogía que Philip Kerr ha dedicado a este deporte, y vuelve en esta obra a situar a Manson en el epicentro de un crimen que deberá resolver.

SINOPSIS

El equipo de Scott Manson disputa un partido crucial de la Champions en Atenas. La derrota sería una mala noticia, aunque no la peor. Una de las estrellas cae fulminada sobre el césped. ¿Un ataque al corazón o algo más turbio?

«Una obra maestra de la literatura negrocriminal. Una serie para los amantes del fútbol». José Luis Garci – El partido de las 12

 

Como ya hiciera en el primer número de la serie, Kerr utiliza los mismos ingredientes principales que en aquel libro –Scott Manson, como protagonista; el London City, como equipo al que entrena; Víktor, magnate y propietario del club- aunque, en esta ocasión, traslada la acción desde Gran Bretaña hasta una Grecia en plena crisis económica.

La muerte del jugador obligará al equipo del London City a permanecer en Atenas mientras se resuelve toda la investigación. Una huelga general hará que todos los trámites se vean retrasados cuando no paralizados por completo, lo que obligará a Manson a ponerse manos a la obra si quiere que la situación se resuelva lo antes posible.

 

portada frances 2

 

Hay que tener en cuenta que no solo se trata de la muerte del jugador, sino que la vida futbolística no entiende de penas y debe continuar adelante. Y el equipo, pese a todo, debe afrontar en los próximos días dos importantes compromisos. Por un lado, la finalización del partido de ida de la eliminatoria que ha sido suspendido como consecuencia del incidente. Y, por otro, el próximo partido del campeonato de la Premiere League contra el Chelsea.

La trama avanza con buen ritmo, manteniendo la estructura de la primera novela en la que intriga y descripción de todo cuanto envuelve al mundo del fútbol se van mezclando. Y, en esta ocasión, convirtiendo la homosexualidad, uno de los grandes tabús de este deporte, en uno de los temas centrales de la novela.

Kerr también aprovecha para incorporar otros temas, como la vida de lujos vinculada en ocasiones al fútbol y a la que tienen acceso algunos privilegiados, como jugadores o propietarios de clubes, la importación de jugadores a Europa procedentes de escuelas de fútbol africanas, o el negocio de las apuestas, entre otros.

Y, por supuesto, no desaprovecha la oportunidad para tratar la fortísima rivalidad existente entre los dos equipos atenienses: el Olympiacos y el Panatinaicos.

 

Portada aleman

 

Es interesante también cómo incorpora el autor el mundo de la mitología en la historia, un elemento muy apropiado teniendo en cuenta que la acción transcurre en Atenas. Así, aunque aparentemente podría pensarse que el título del libro, “La mano de Dios”, es una alusión directa al episodio de Maradona en el Mundial de México de 1986, existen dos interpretaciones más que enriquecen el título.

Por otro lado, la novela nos proporciona una radiografía de la Grecia reciente, muy castigada por la crisis económica y ante la que Kerr no se muestra especialmente benévolo, dibujándola como una sociedad corrupta en la que el dinero todo lo puede. Un país dominado por la parálisis y la corrupción, donde la violencia es la reina de los estadios, y que está ya muy lejos de aquel lugar de la antigüedad que fue la cuna de la civilización.

 

portada frances

 

Una novela de intriga que mantiene el interés hasta el final, con una resolución inesperada y sorprendente, y que sigue la línea de la primera de la serie. Manson continúa mostrándose como un personaje bien construido, un entrenador de profesión y detective por obligación culto e inteligente, conocedor de todos los entresijos más turbios del mundo del fútbol, y habilidoso a la hora de desenvolverse en este complejo entorno. Un personaje, además, que se muestra como una rara avis por su interés por la cultura y las continuas alusiones que a lo largo de la historia hay sobre lecturas y arte.

Libro más que recomendable para todos los aficionados a la novela negra. Y aunque seguramente lo disfrutarán más quienes además sean aficionados al fútbol, ya que reconocerán muchas de las cosas estrictamente futbolísticas que en él aparecen, podrá ser disfrutado por todo tipo de lectores. Ahora ya solo queda completar la lectura de la trilogía con la recientemente publicada “Falso nueve”.

 

Próximamente: “Todo Messi”, de Jordi Puntí. Editorial Anagrama

 

 

El próximo 4 de abril sale a la venta “Todo Messi. Ejercicios de estilo“, de Jordi Puntí.

Os transcribo lo que aparece acerca del libro en la web de la editorial para que vayáis abriendo boca y comencéis a descontar los días del calendario.

 

Todo Messi

Ejercicios de estilo

 

Desde que Leo Messi llegó al F. C. Barcelona con trece años, su dimensión futbolística ha crecido hasta convertirse en el mejor jugador de todos los tiempos. Los niños y niñas quieren ser Messi, su camiseta es la más vendida y los vídeos de sus goles y jugadas son los más vistos en YouTube. Leo Messi nos ha hecho felices muchas veces, y estos ejercicios de estilo son un intento de redondear y prolongar esa felicidad. Jordi Puntí captura en palabras la belleza en el juego, la voracidad, el genio y la obsesión de un futbolista que ha sido comparado con Mozart y Picasso.

Su figura está en el centro de cada uno de estos textos, de los primeros goles cuando era un niño en Rosario a la manera de chutar las faltas, de la rivalidad con Cristiano Ronaldo a la relación con sus compañeros del Barça, de sus récords y premios individuales a la facilidad para repetir goles históricos. Al mismo tiempo, Messi es un artista del siglo XXI y encarna las predicciones que Italo Calvino hacía para este milenio: ligereza, rapidez, exactitud, visibilidad y multiplicidad.

Con una prosa juguetona, sentimental y analítica, Puntí nos hace revivir el privilegio de ver jugar a Messi, pero también nos sitúa frente a las intrigas del futuro. ¿Será este 2018 su gran año con el Barça y con Argentina? Como dice el entrenador Jorge Sampaoli, «el fútbol le debe un Mundial». Y aún hay más interrogantes: ¿cómo será el fútbol cuando Messi se retire? ¿Cómo seremos nosotros después de Messi?

 

 

El libro se presentará el día de 9 abril en la Casa del Libro de Barcelona.

Fútbol y danza contemporánea de la mano de “La partida”, de Vero Cendoya

 

Desde hoy y hasta el domingo, en el Mercat de les Flors de Barcelona, interesante propuesta artística en la que fútbol y danza contemporánea saltan al terreno de juego formando parte de un mismo equipo. Se trata de “La partida“, un montaje inspirado en el universo de la película “L’arbitro” de Paolo Zucca, en la que 5 bailarinas, 5 futbolistas y 1 árbitro sobre una pista ponen en evidencia los parecidos y las diferencias entre las dos disciplinas. Una reflexión sobre las necesidades y las prioridades del ser humano.

Bajo la dirección de la coreógrafa y bailarina Vero Cendoya, la obra promete pasión y humor, fuerza y sensibilidad, animalidad y sofisticación enfrentadas en una partida en la cual protagonistas y espectadores se juegan la vida sobre el terreno de juego. La obra recibió el Premio Moritz de la Fira de Tàrrega 2015 y el de la Crítica de Barcelona el mismo año.

Fútbol y danza no es la primera que suben a un escenario juntos, pues recuerdo la propuesta de hace un par de años de Cesc Gelabert bajo el título “Foot-ball“.

Aquí tenéis el tráiler de la obra:

“Cómo llegamos a la final de Wembley”, de J. L. Carr. Tusquets Editores

 

 

“Sería aconsejable (aunque yo más bien diría que es una obligación) que en los anales del deporte moderno quedara constancia para la posteridad de esta insigne hazaña, y yo, señor, me sentiría muy honrado si pudiera realizar este servicio para usted y su noble equipo, siempre y cuando lleguemos a un acuerdo beneficioso para ambas partes…”

 

Decía David Trueba en una entrevista que “tanto en el cine como en la literatura el fútbol es interesante como contexto, como telón de fondo, incluso desde los márgenes que delimitan lo anterior y posterior a un partido”. Se trata de una afirmación que está en consonancia con la idea más de una vez expresada por diferentes autores en cuanto a la dificultad que entraña escribir una novela sobre fútbol, una circunstancia que obliga a explorarlo, literariamente hablando, desde otras perspectivas.

La magnífica “Cómo llegamos a la final de Wembley” de J. L. Carr y publicada por Tusquets Editores es un ejemplo de lo que plantea Trueba, pues nos encontramos ante una original y divertida historia (pero no solo eso) en la que el fútbol actúa como telón de fondo, como interruptor que activa los engranajes a partir de los cuales toda la historia comienza a caminar.

El título de esta historia no es un engaño ni un delirio: realmente, trata de fútbol.

Hay fútbol, evidentemente. Y no un episodio sin trascendencia, sino que se alude, ni más ni menos, que a una competición de la importancia de la F. A. Cup inglesa.  Pero se recurre a ella no por lo que significa, sino como leit motiv que nos ayuda a conocer la peripecia de unos peculiares habitantes de un remoto y olvidado pueblo del entorno rural inglés.


El libro fue escrito en 1975, algo que se percibe en los escenarios, costumbres y métodos que se van relatando. De hecho, parte de lo que se explica bebe de la propia experiencia futbolística del autor. Pero a pesar del tiempo transcurrido, hay un gran número de ideas que se mantienen totalmente actuales. Y es que cambian los escenarios y la parafernalia que los habita, pero no los comportamientos de las comunidades.

SINOPSIS

Con su flamante uniforme de color amarillo ranúnculo, los Steeple Sinderby Wanderers –que se dan con un canto en los dientes solo con que el terreno donde juegan no quede sumergido bajo varios centímetros de agua- forman el equipo de fútbol menos conocido, y menos profesional, de toda Inglaterra. Esta novela tremendamente divertida narra su gran hazaña: la que llevó a este humilde equipo a empezar la temporada causando estragos para acabar disputando la final en el mismísimo estadio de Wembley. Y se cuenta a través de los recuerdos quizá un poco sesgados del narrador (un hombre que se dedica a escribir versos para tarjetones de felicitación), las crónicas deportivas y las actas de las reuniones de la junta directiva, todo ello salpimentado con las peculiarísimas vidas de los habitantes de Steeple Sinderby, y de los genios, como en el doctor en filosofía húngaro y director del colegio, que diseñaron las estrategias uqe hicieron posible la epopeya protagonizada por jugadores como Alex Slingsby o el Mono Tonks, el inmortal lechero reconvertido en portero.

 

“Quinientas libras por adelantado y otras quinientas cuando haya terminado. Eso sí, nada de historias poco realistas. Limítese a la verdad, y nada más. Y si tiene algún problema para dilucidar cuál es la verdad, hable conmigo”.

 

La novela es la historia de una peripecia. Desde el comienzo –ya desde el título- sabemos que el Steeple Sinderby Wanderers conseguirá llegar a disputar la final de la F. A. Cup en el mismísimo estadio de Wembley. El libro es la crónica de lo que sucedió, explicada por un narrador, Joe Gidner, que la vivió en primera persona. La de Gidner es como una voz en off que va describiendo a los personajes, lugares y acontecimientos de la historia. Una narración con esa atmósfera que tienen las películas de los hermanos Coen y sus retratos de lugares y personajes extravagantes y sorprendentes.

“Supongo que debe haber sido el partido de fútbol que más se ha descrito en la historia. Y no me refiero solo a los periódicos del domingo y del lunes siguiente, sino a los meses y años posteriores: no hay antología futbolística que no reproduzca una vez más ese partido”.

 

Imagen de www.theguardian.com

Cómo llegamos a la final de Wembley” se lee con una sonrisa en los labios, pues es una historia divertida, llena de humor, y en la que no faltan la ironía y el sarcasmo. Un tono, en general, muy británico. Pero aunque la lectura distendida sobrevuela todas las páginas, no falta la sutilidad a la hora de criticar determinados usos y comportamientos todavía reconocibles. Y pese a que han pasado más de 40 años desde que fue escrito se trata de una obra fresca, nada desfasada, y en la que las principales fases por las que el avance del equipo va pasando son, perfectamente, extrapolables a nuestros tiempos. De hecho, hasta podemos encontrar un jeque árabe.

Uno de los grandes aciertos de la historia es la forma en que lo estrambótico y lo que aparentemente predecible se acaban engarzando para dibujar una sorprendente aventura. El argumento inicial de un humilde y modesto equipo que consigue de manera sorprendente alcanzar una final, dejando por el camino a equipos mucho más poderosos, podría explicarse desde el punto de vista más predecible: el de la grandeza y la épica del fútbol, que de tanto en tanto nos regala con sorprendentes e inesperados resultados que nos ayudan a recordar que, de vez en cuando, David puede vencer a Goliath.

Pero esa sería la vía más típica y tópica. Y aquí, en cambio, lo que importa es conocer quienes son los protagonistas de la proeza, cómo son y cómo afrontan todo lo que les está pasando, y con qué naturalidad se incorpora a la normalidad de su entorno cotidiana sin dejar que lo extraordinario consiga transformar su devenir cotidiano. Como si no fuera con ellos, los personajes permanecen casi impertérritos a todo cuanto van viviendo, sabedores de que la gloria es pasajera y de que la marea del éxito, por extraordinario que este sea, siempre acaba regresando a su cauce.

 

Imagen de www.scottishfootballblog.com

El fútbol, tan habitualmente lleno de tópicos, permite visualizar en este caso la peripecia de un grupo de personajes que, a priori, son lo más alejado de unos futbolistas de éxito de lo que se podría esperar. No solo por sus extraños hábitos y costumbres, sino por todo lo que acaba rodeando los preparativos de cada uno de los partidos que deben disputar. Aquí, lo que debería aparecer como normal –la formación de un modesto equipo de fútbol que participa en un torneo- se acaba convirtiendo casi en un hecho estrambótico por los personajes que lo protagonizan.

Y la extrañeza aumenta a medida que lo inesperado va sucediendo, y cuando van superando eliminatorias contra todo pronóstico. Incluso en ese caso, cuando todo el mundo comienza a prestar atención a ese equipo que hasta entonces reposaba en los más ocultos rincones del conocimiento general, sus miembros continúan manteniéndose fieles a su forma de ser, y en lugar de ser absorbidos por el devenir de los acontecimientos son ellos quienes reivindican su carácter.

Una novela que es una delicia. Divertida, original, curiosa, que se lee de un tirón, con un estilo narrativo que te acaba envolviendo y te introduce en el centro de ese peculiar lugar llamado Steeple Sinderby, con una “población de 547 habitantes, situado a diez metros sobre el nivel del mar en la estación seca, y que ganó el trofeo deportivo más codiciado de toda Gran Bretaña”.

Pregunta el autor en el prefacio: “Pero, ¿es verosímil esta historia? ¡Ah!, todo dependerá de que ustedes quieran creérsela…”.

Mi respuesta es que no solo es verosímil, sino que me la creo. Y os invito a que la leáis.

Podéis leer el primer capítulo haciendo clic aquí.

P. D. Por cierto, mención especial para la maravillosa portada del libro.

 

DATOS TÉCNICOS

“Cómo llegamos a la final de Wembley”, J.L. Carr

 Número de páginas: 208

 

Programa Pase de Página del 7 de febrero: Paolo Sollier y los “Futbolistas de izquierdas” de Quique Peinado

 

El miércoles tuvo lugar un nueva edición de Pase de Página, programa de radio dedicado en exclusiva a hablar de fútbol y cultura. y que se emite a través de la emisora del Sevilla FC.

Podéis escucharlo haciendo clic en la imagen.

Y a partir del minuto 52:50, aproximadamente, mi modesta colaboración, centrada en la figura de Paolo Sollier y la referencia que podemos encontrar en “Futbolistas de izquierdas” de Quique Peinado. y publicado por Léeme Libros.

Sollier fue un futbolista peculiar. A los hinchas que aplaudían sus goles, él les respondía con el puño en alto. No llegó a ser una estrella, y tan solo jugó un año en la serie A con el Perugia. El año anterior, cuando llegó a este club, lo hizo regalando un libro a cada uno de sus compañeros. Gabriel García Márquez, poesía de Jacques Prévert. A los más jóvenes, cómics de Corto Maltés. Y al entrenador le tocó una colección de poesías de Cesare Pavese acompañada de una dedicatoria: “No se vive sólo de fútbol”.

 

Y un 7 de febrero (como lo fue el miércoles) se publicó un poema suyo en un diario deportivo. A continuación, el fragmento que alude a ese hecho en “Futbolistas de izquierdas“:

“Así eran los años 70. Sollier seguía escribiendo. Ya no eran odas a los fresadores en la fábrica de Mirafiori, sino algo mucho más revolucionario: poesías sobre el fútbol en diarios deportivos: «Viene con cara de billete de cinco mil el pueblo sin espalda. Y nosotros lo divertimos desde una ventana del tiempo: somos la droga». Estos versos se publicaron en el diario Tuttosport, el deportivo de Turín, el 7 de febrero de 1976. Imaginen a Paco, su vecino, agarrando un Marca hoy y leyéndolos”.