Mortadelo y Filemón: “Mundial 86”

 





Seguramente, el de México 86 es uno de los Mundiales más recordados por todos los aficionados al fútbol. Una de las razones principales es que fue el campeonato de Maradona, quien llevó a la selección de Argentina a convertirse en la campeona marcando dos de los goles más recordados de la historia del fútbol, ambos contra Inglaterra: uno, el considerado uno de los mejores jamás visto, tras dejar sentados a varios rivales ingleses. Y el otro, el inducido por la que él mismo señaló como “la mano de dios”.

Mortadelo y Filemón, tras las experiencias en el Mundial de 1978 y el de España en 1982 (repartidos en tres álbumes), no faltaron a su cita cuatrienal. Aunque, en esta ocasión, su participación se vio interrumpida por el cierre de la editorial Bruguera en 1986.

 

 

Tal y como aparece en la Wikipedia, se trata de una de las historias apócrifas de la pareja de detectives, pues fue serializada por el denominado Bruguera Equip con un guión de Jesús de Cos. Fue la última historieta larga de Mortadelo y Filemón serializada por la Editorial Bruguera, apareciendo las primeras 32 páginas en los números 275 a 277 de la revista Mortadelo, quedando interrumpida la aventura por el cierre de la editorial. El final de la historieta pudo leerse al año siguiente en los números 1 y 2 de la nueva revista Súper Mortadelo, de Ediciones B, con el título “El superpatadón”.

 

SINOPSIS

La organización rival de la T.I.A., la A.B.U.E.L.A, ha decidido sembrar el caos en el mundial de México 86 infiltrando una lista con partidos controvertidos como el de los racistas de África del Sur contra Bélgica (con jugadores negros falsos de la A.B.U.E.L.A) o USA contra URSS (quienes llevan sus tanques y misiles al campo de juego). Mortadelo y Filemón deben evitar que la violencia campe a sus anchas en los partidos.​

 

 

 

La historieta sigue la línea de las habituales de Ibáñez: sucesión de gags con las disparatadas peripecias de los agentes, poco duchos en materia futbolística, y una marcada crítica a los fastos de los dirigentes. Además, en esta ocasión, se hace también referencia a las disputas entre países por problemas raciales, como el enfrentamiento entre Bélgica y África de Abajo, que acaba con un escandaloso empate… a heridos. Y, así mismo, a la histórica animadversión entre países como Irandia e Irakundia (fácilmente identificables) o entre USA y la URSS.

 

 

Y, por supuesto, no falta alguna viñeta espectacular que es todo un homenaje a la “concordia entre aficiones”.

 

FUENTES:

Wikipedia

La página no oficial de Mortadelo y Filemón

Página Mortadelo y Algo más

Lo mejor de Mortadelo y Filemón

Anuncios

Mortadelo y Filemón: “El balón catastrófico”

 

Mortadelo y Filemon 063 - 01.jpg

 

El balón catastrófico” es el tercer álbum que Francisco Ibáñez dedicó al “Mundial 82”, tras “¡En marcha el Mundial 82!” y “¡Queda inaugurado el Mundial 82!”. La historia apareció serializada por primera vez en los números 130 a 135 de la revista “Súper Mortadelo”, entre el 21 de junio y el 30 de agosto de 1982.

En la sinopsis de la Wikipedia leemos:

El balón catastrófico es un balón de fútbol inflado con un gas bacteriológico especial que convierte en burro a quien lo aspira. Lo prepararon unos terroristas del mando del coronel Gamberraffi, de Gibia, para atentar en los Estados Juntitos de Norteamérica. Pero este plan para convertir a la población en burros salió mal y el balón se extravió en España. La misión de Mortadelo y Filemón es encontrar ese balón y destruirlo, habida cuenta de que también los terroristas lo buscan. Y para inmunizarse contra el gas toman un antídoto del profesor Bacterio (contra su voluntad).

 

3

La transformación en burro a todo quien aspire el gas contenido en el balón es una clara crítica al fútbol por parte de Ibáñez. En la página de la Wikipedia correspondiente a esta historia también podemos leer lo siguiente:

Previamente al Mundial de España 1982, Ibáñez imaginó una divertida historia que combina la euforia futbolística (capaz de “emburrecer”) con el terrorismo islamista, mucho antes de ser conocido como hoy lo conocemos. El coronel Gamberraffi, de Gibia, es un sosías de Muammar al-Gaddafi. El fútbol no es el tema principal, pero la misión de Mortadelo y Filemón sirve como pretexto para burlarse de él como Ibáñez sabe. Es muy llamativo el episodio en que los dos agentes pasan por Valdecascote de la Ciénaga, pueblo que celebra su “Mundial 82” particular (el balón catastrófico está allí).

 

1

En el “El balón catastrófico” volvemos a ver una limitada presencia del fútbol. La presencia continua del balón que deben recuperar Mortadelo y Filemón es su principal vínculo, además de la referencia al Mundial 82 que aparece en un par de momentos de la historia.

Por lo demás, existe también otra escena futbolística que se desarrolla en uno de los lugares a los que los detectives deben desplazarse en su misión, Valdecascote de la Ciénaga, donde han organizado su propio y particular campeonato del mundo.

Una historia en la que pese a que hay poco fútbol, las risas son abundantes.

4

2

 

La historieta se convirtió en uno de los capítulos de la serie de dibujos animados dedicada a “Mortadelo y Filemón“. Os dejo el vídeo, pero no dejéis de leer el cómic.

 

FUENTES:

Wikipedia

La página no oficial de Mortadelo y Filemón

Página Mortadelo y Algo más

Lo mejor de Mortadelo y Filemón

Mortadelo y Filemón”: “Mundial 82 bis” o “¡Queda inaugurado el Mundial 82!”

portada

 

!Queda inaugurado el Mundial 82!” es el segundo álbum que se publicó con motivo de la organización del Mundial 82, tras “¡En marcha el Mundial 82!” (o “Mundial 82”) y el que se publicaría después, “El balón catastrófico”. También conocido como “Mundial 82 bis”, fue la primera historieta larga de Mortadelo y Filemón en serializarse en la revista Súper Mortadelo. Un total de 44 páginas publicadas entre el 24 de marzo y el 7 de junio de 1982 entre los números 124 a 129.

 

Gag3

SINOPSIS (según la Wikipedia)

 Va a empezar el Mundial de fútbol España 1982. Todos los equipos nacionales se trasladan a nuestro país para competir e intentar llegar a la final. Sin embargo, un oscuro nubarrón se acerca: una de las selecciones ha sido raptada y suplantada por un equipo de espías que vienen a España para descubrir nuestro poderío militar. Para descubrirlos, el Super emplaza a Mortadelo y Filemón a que jueguen en el equipo español para descubrir a los espías, a los que sólo podrán identificar de una manera: al no ser futbolistas profesionales, son muy malos jugando al fútbol.

A diferencia del primer volumen dedicado al Mundial 82, las referencias de tipo futbolística son, en este caso, mucho más habituales. La llegada de los equipos al aeropuerto (representada en una espectacular viñeta con la que se inicia la historieta), pasando por las clases de fútbol que se imparten a Mortadelo y Filemón por parte de Melanio Perrera (inspiración directa en Helenio Herrera), la incorporación de los dos agentes a la sección nacional o algunos gags que transcurren durante el transcurso de algún partido son algunos ejemplos.

Asimismo, los dos agentes aparecen vestidos de futbolistas en gran parte de la historia, apareciendo también numerosos balones, jugadas y otros episodios puramente futbolísticos.

Gag14

La estructura de distribución de viñetas es la habitual de la mayoría de páginas: cuatro filas horizontales divididas, cada una de ellas, en 2 ó 3 imágenes por fila. Este formato varía en algunos casos muy concretos, en los que el número de viñetas se amplia para mostrar de forma más detallada el desarrollo de alguna acción. También encontramos otro efectivo recursos, como el de la combinación vertical de viñetas o, las más espectaculares de gran tamaño que ocupan casi media página.

Gag1

Este tipo de viñetas de gran formato que ya encontrábamos en álbumes anteriores son de gran efectismo visual, pues invitan a deleitarse con la cantidad de detalles que Ibáñez reparte en ellas, y en las que podemos identificar algunas de sus elementos más habituales en estos casos. En este álbum en concreto, encontramos 5 de este tipo, algunas de ellas de gran espectacularidad, como la citada del aeropuerto con que la historia comienza o la del córner que lanza Mortadelo.

 

cesped

El desarrollo de la historia puede subdidividirse en seis episodios, correspondientes cada uno de ellos a diferentes fase del argumento central.

  • Primera: los equipos participantes en el Mundial comienzan a llegar, y se tiene noticias de que uno de ellos ha sido raptado. Mortadelo y Filemón deberán descubrir cuál es.
  • Segunda: Mortadelo y Filemón son infiltrados en el equipo de la selección nacional para que puedan investigar.
  • Tercera: el Súper envía a los agentes a espiar a la selección de Camerún, que está entrenando en las afueras y sobre la que recaen algunas sospechas.
  • Cuarta: mientras continúan adelante con sus pesquisas se disputa un España – Nueva Zelanda.
  • Quinta: partido contra la selección de Rusia, y aparición del profesor Bacterio, que proporciona uno de sus inventos a Mortadelo y Filemón.
  • Sexta: final del campeonato, con participación de los dos detectives, e inesperada resolución de la historia.

Gag6

Un álbum, en definitiva, en el que encontramos una buena cantidad de material futbolero en forma de divertidos y originales gags, y  en el que no falta la crítica de Ibáñez a los excesos asociados con el mundo del fútbol.

 

Gag18

 

FUENTES:

Wikipedia

La página no oficial de Mortadelo y Filemón

Página Mortadelo y Algo más

Lo mejor de Mortadelo y Filemón

 

portada2 (1) - còpia

Mortadelo y Filemón: “Mundial 82” o “¡En marcha el Mundial 82!”, de Francisco Ibáñez

 

 

El campeonato mundial de fútbol de 1982 se celebró en España. Tras el ejemplo del Mundial de 1978 en Argentina, en pleno período dictatorial, se dice que la situación política española (con la aún reciente muerte del dictador) se podría ver beneficiada por un acontecimiento de estas características. Mundial de Fútbol y Olimpiadas son, seguramente, los acontecimientos de masas con un mayor potencial a la hora de actuar como altavoces.

Y España, en aquellos incipientes años 80, necesitaba como agua de mayo comenzar a proyectar una imagen moderna y abierta, lejos de todo lo que el franquismo había significado. De hecho, no hay que olvidar que un año antes, el 23 de febrero de 1981, se produjo un intento de golpe de estado con la entrada de un comando de la Guardia Civil en el Congreso de los Diputados.

 

 

Concedida la organización del Mundial a España, y tras la exitosa experiencia de la aventura de Mortadelo y Filemón en el Mundial 78, no podía faltar dar continuidad al proyecto y volver a hacer que tan famosos agentes volvieron a protagonizar una aventura futbolera. El caso es que al final no fue una, sino tres las historias que Francisco Ibáñez acabó realizando con motivo del citado Mundial. La primera de ellas es “En marcha el Mundial 82” (que también fue publicada bajo el título “Mundial 82”), seguida por “¡Queda inaugurado el Mundial 82!” (o “Mundial 82 bis”) y “El balón catastrófico”.

En marcha el Mundial 82” fue serializada durante los números 553 a 562 de la revista Mortadelo, entre junio y julio de 1981, con un total de 44 páginas.

 

SINOPSIS:

El grupo terrorista P.E.P.A. (Plueblabruta Exige Plena Autonomía) va a aprovechar el Mundial 82 que se celebra en España para llamar la atención sobre su causa. Mortadelo y Filemón deberán evitar los atentados de este grupo y acabar con sus integrantes (Fte: Entrelectores).

 

Se trata de un álbum en el que existe poco fútbol desde el punto de vista visual. Es decir: que apenas hay balones, ni jugadores, ni partidos en un estadio. La acción avanza a partir de los diferentes gags que Mortadelo y Filemón protagonizan como consecuencia de la misión que les ha sido encomendada. Podríamos decir que la presencia futbolística es casi secundaria, reduciéndose al marco temporal en el que todo sucede (la organización del Mundial 82), algunos de los protagonistas (el delegado de la F.O.F.A.) y alguna que otra referencia más anecdótica.

 

 

No falta, sin embargo, la clara crítica de Ibáñez al acontecimiento. La historieta comienza justamente mostrando la contradicción que supone organizar un evento de las dimensiones de un mundial cuando existen numerosas carencias más prioritarias para resolver. Así, se compara el edificio que es está construyendo, y para el que no se escatiman recursos, en contraposición a la construcción de un centro sanitario.

La acción se divide en cinco episodios. Todos ellos giran en torno a la misión que se encarga a Mortadelo y Filemón de proteger a Mr. Pelotensko, delegado de la F.O.F.A., de los intentos de atentado que los terroristas de la P.E.P.A. intentarán contra él. La protección, evidentemente, se acaba convirtiendo en una sucesión de divertidos gags en los que casi consiguen justo el efecto contrario.

 

Un álbum en el que como al principio comentaba no hay elementos visuales directamente relacionados con el fútbol, a diferencia de lo que sí ocurría en el álbum correspondiente al “Mundial 78”. En cambio, en el siguiente álbum dedicado al Mundial de 1982, “¡Queda inaugurado el Mundial 82!” la presencia de lo futbolístico será evidente prácticamente en todas sus páginas.




 

FUENTES:

Wikipedia

La página no oficial de Mortadelo y Filemón

Página Mortadelo y Algo más

Lo mejor de Mortadelo y Filemón

 

Mortadelo y Filemón: “Mundial 78”

 

1

La primera incursión de Mortadelo y Filemón en un mundial de fútbol se produjo con la historieta dedicada al campeonato que se celebró en 1978 en Argentina. Apareció de manera serializada entre los números 361 al 372 de la revista Mortadelo, concretamente entre el 24 de octubre de 1977 y el 2 de enero de 1978 con un total de 44 páginas.

Inicialmente, el nombre que se le puso a esta aventura fue la de “Mundial”, siendo añadido a posteriori la indicación de “78”. Un poco antes, en 1976 concretamente, la estrambótica pareja de detectives ha había participado en un episodio de temática futbolística cuyo título es “¡A por ese balón!”, aunque, como anteriormente indicaba, la de “Mundial 78” es la primera incursión de pleno en la mayor de las competiciones futbolísticas.

Francisco Ibáñez ha manifestado en más de una ocasión que el fútbol no es precisamente una de sus aficiones. Pese a ello, con “Mundial 78” se pondría en marcha una cita con los diferentes mundiales que se han ido celebrando y a la que, desde entonces, no ha faltado.

 

Así, cada cuatro años, ha aparecido un volumen dedicado al Mundial en cuestión con presencia de Mortadelo y Filemón. En algunos casos, como el Mundial de España, incluso se llegaron a publicar tres álbumes, bajo de los títulos de “¡En marcha el Mundial 82!”, “¡Queda inaugurado el Mundial 82!” y “El balón catastrófico”.

La única excepción en la cita de cada cuatro años se producirá con el “Mundial de México 86”, que al coincidir con el cierre de la Editorial Bruguera dejó la historieta prevista inacabada. Ibáñez ya no se ocupó de ella, y acabó siendo terminada por el denominado Bruguera Equip.

La temática futbolística, aunque no fuese del agrado de Ibáñez, no era novedosa para él. A la historia “¡A por ese balón!” (de 4 páginas, publicada en 1976 en un “Mortadelo Especial Fútbol”) citada al comienzo del artículo, hay que añadir algunas otras incursiones en el mundo del balón, como viñetas e historietas aparecidas durante los años 50 y 60 en revistas como “El DDT”. Así mismo, es interesante destacar algo que desconocía, como el hecho de que Ibáñez es el creador de dos personajes relacionados con el mundo del balón, como Balín y Balón, así como de Godofredo y Pascualino, representantes de deportistas.

 

Imagen de www.elblogdejuanantonioros.blogspot.com

En cuanto al caso que nos ocupa, el del “Mundial 78”, dicen los entendidos en los avatares de Mortadelo y Filemón que se trata de una de sus mejores historietas, en la que se incluyen algunos de los gags más logrados y destacados de Ibáñez.

La sinopsis es la siguiente:

El presidente de la República Africana del Mondongo, Mondonguillo I, quiere organizar el mundial de fútbol. Pero la FIFA, tras inspeccionar el territorio, decide no conceder su autorización. Como consecuencia, Mondonguillo I buscará vengarse saboteando el Mundial de 1978 que se celebrará en Argentina. Mortadelo y Filemón serán los encargados de evitar el posible sabotaje. Para ello, serán enviados al campeonato del mundo infiltrados en la selección española. Y, además, contarán con la ayuda del profesor Bacterio y sus inventos.

 

 

La historia de Mundial 78 comienza con el encargo de la misión, por parte del súper, a Mortadelo y Filemón. A partir de ese momento, la aventura avanza en diferentes fases que incluyen el entrenamiento por parte de los detectives, el viaje hasta Argentina, el desarrollo de las peripecias que allí se viven y la conclusión del mundial.

Al tratarse de una historia serializada cada una de las fases se muestra en conjuntos de cuatro páginas. De ahí que cada uno de estos grupos concluya con la típica persecución de personajes tras alguna trastada, llevándose la palma el profesor Bacterio a la hora de ser perseguido. También se utiliza en un par de ocasiones un recurso que siempre me hizo mucha gracia: la referencia en el diario. Era una de las viñetas que más me impactaba en tanto que combina la exageración en el dibujo con lo escandaloso de la descripción de lo sucedido.

 

El profesor Bacterio es uno de los personajes claves en esta historia, pues la sucesión de inventos que va ofreciendo a los detectives para que puedan ejecutar su misión es uno de los generadores de varios de los gags que se muestran. Desde un inyectable que proporciona al chut una potencia demoledora, pasando por un brebaje que permite saltar como los canguros o adquirir una velocidad tremenda, un balón teledirigido o un gas debilitador, son algunos ejemplos de las estrambóticas creaciones del peculiar científico que en lugar de ayudar acostumbran a acarrear catastróficas consecuencias a Mortadelo y Filemón.

Todo sucede en el marco de un episodio real y de la máxima actualidad: la celebración del campeonato del mundo de 1978. La acción se traslada, por esa razón, a Argentina, país organizador del evento, aunque la confusión con el nombre de alguna de sus ciudades tendrá gran protagonismo en algún momento de la historieta.

 

 

También, en este sentido, cabe destacar que se trata de la primera ocasión en la que aparecen representados políticos reales. Es el caso de Adolfo Suárez, presidente del gobierno en aquella época, del general Videla (presidente de la junta militar argentina) y del dictador ugandés Idi Amín, que no aparece con su nombre, pero que es perfectamente reconocible en el personaje de Mondonguillo I.

Como en el resto de álbumes de temática futbolera, la presencia del fútbol es relativamente secundaria, teniendo todo el protagonismo los avatares que Mortadelo y Filemón van experimentando en la resolución de su misión. Aún así, no faltan las viñetas totalmente futboleras, algunas de ellas impactantes, y, como no podía ser de otra manera, la crítica velada del autor a todo lo que tenga que ver con una desbordada pasión futbolera.

bibliotecas-y-estadios-filemon

Como curiosidad, citar la presencia de extraños equipos (como las selecciones de Alaska y Papuasia) y de estrambóticos marcadores, como el España 38 – Melanesia 0, o el España 36 – URSS 1.

En cuanto a las selecciones que llegan a la final del mundial y el resultado… Mejor lo leéis y lo descubrís. Y también vale la pena que descubráis por vuestra propia cuenta las habilidades futbolísticas y goleadoras (si es que las tienen) de Mortadelo o Filemón.

En cualquier caso, lo que es un auténtico golazo es el buen rato que uno pasa leyendo esta aventura y disfrutando del detallismo, lleno de humor y creatividad, de cada una de las viñetas.

 

 

FUENTES:

Wikipediahttps://es.wikipedia.org/wiki/Mundial_78_(historieta)

La página no oficial de Mortadelo y Filemónhttp://mortadelo-filemon.com/ficha_content?q=YWlkPTE3MjA%3D

El rincón de Mortadelónhttp://mortadelon.blogspot.com.es/2007/10/mundial-78-mejores-historietas-viii.html

Lo mejor de Mortadelohttp://lomejordemortadelo.blogspot.com.es/2010/10/35.html

 

 

 

 

 

 

Mortadelo y Filemón en los Mundiales

 

 

“¡Yo he odiado toda mi vida el fútbol y no sé cuantos Mundiales he hecho!”

“¡Qué coño voy a ver partidos de fútbol!, ¡Sería una locura!”

Las frases anteriores pertenecen a Francisco Ibáñez. A primera vista, no queda duda alguna: no siente especial aprecio por el fútbol. Y, sin embargo, y como él mismo explica, son innumerables las historietas de temática futbolística que ha creado a lo largo de su carrera.

Las más importantes son, sin duda, los álbumes que con motivo de cada mundial se ha visto “obligado” a realizar con dos conocidos protagonistas: Mortadelo y Filemón. Desde 1978, año de celebración del Mundial de Argentina, y hasta la actualidad (con el Mundial de Rusia que comenzará en unos meses), dos de los más famosos y conocidos detectives de nuestros tebeos no han faltado a su cita cuatrienal.

Para estos peculiares personajes la participación en acontecimientos deportivos no es extraña, pues también son asiduos en los juegos olímpicos. Pero el caso del fútbol es paradójico precisamente por la declarada enemistad del humorista al principio citada.

 

 

Pese a esa animadversión, podría ser que Ibáñez se viera obligado por motivos empresariales a enviar a Mortadelo y Filemón a cuantos campeonatos se van celebrando. Pero, aun si así fuera, las incursiones de Ibáñez en el mundo del fútbol son anteriores al primero de los mundiales con álbum dedicado, el citado de 1978.

Ya desde finales de los cincuenta e inicios de los sesenta Ibáñez recibe encargos para que dibuje viñetas humorísticas sobre diferentes deportes para la revista DDT, una disciplina en la que tenía los precedentes de otros grandes del humor gráfico como Peñarroya.

Gracias a esa actividad, podemos encontrar abundantes ejemplos de las viñetas futbolísticas realizadas en aquella época, y en las que ya se dejaba entrever una visión más crítica de todo lo que desprendiera aroma futbolero.

 

 

Este 2018 es año de celebración, pues Mortadelo y Filemón cumplen 60 años. Si a eso le añadimos que toca campeonato del mundo, y le sumamos que se cumplen 40 años de aquel primer álbum mundialero, el de Argentina 78, tenemos como resultado que vale la pena volver a repasar cada uno de los volúmenes desde entonces publicados.

De 1978 a 2018, si contamos de cuatro en cuatro, salen un total de 11 mundiales. Esa cifra, sin embargo, no se corresponde con exactitud con el número de historietas publicadas con participación de Mortadelo y Filemón. La causa de ello es que la llegada del Mundial 82 de España supuso la publicación no de uno, sino de tres álbumes: “En marcha el Mundial 82“, “¡Queda inaugurado el Mundial 82!“, y “El balón catastrófico“. Seguramente, las posibilidades comerciales del tema fueron razón clave para intentar explotar al máximo el acontecimiento.

 

 

A partir de entonces Ibáñez nunca ha faltado a la cita con el gran espectáculo del fútbol planetario excepto en dos ocasiones (o en una y media, según cómo se mire). Se trata del volumen correspondiente al Mundial de México 86, que comenzó publicándose de forma serializada pero quedó interrumpido al producirse el cierre de la editorial Bruguera. Cuando Ediciones B se hizo cargo de los derechos de los personajes se concluyó la publicación por parte del denominado Bruguera Equip, pero sin que se hiciera en un volumen específico “Mundial 86“, como sucede con el resto de campeonatos.

Y, por otro lado, está el caso del Mundial de Italia celebrado en 1990, cuya aventura fue guionizada por Ibáñez, aunque realizada por Juan Manuel Muñoz, por lo que no puede ser considerada del todo apócrifa.

En cuanto al resto, a cada año de mundial tenemos la suerte de encontrarnos un nuevo álbum lleno de gags, aventuras y trastadas de esos dos grandes que son Mortadelo y Filemón. E Ibáñez, manteniéndose fiel a su repelús futbolero, continúa espolvoreando su crítica al forofismo cada vez que tiene oportunidad de hacerlo.

 

Así que hasta que aparezca el volumen correspondiente al Mundial de Rusia (cuya publicación está prevista para el 5 de abril) intentaré publicar un artículo por cada uno de los volúmenes.