“El balonazo”, de Belén Gopegui. Colección El Barco de Vapor. SM Ediciones

 

 

Hace unos días escribía un artículo en el que explicaba cómo llegó a mis manos un inesperado libro de  Belén Gopegui. a quien conocía por novelas como “La conquista del aire”. El libro al que me refiero es “El balonazo”, inesperado descubrimiento en tanto que desconocía la faceta futbolera de la escritora.

Se trata de un libro que  encaja perfectamente en lo que debería ser una propuesta de lecturas para esa franja de edad tan importante como la de los 11-12 años. Desconozco si alguna escuela lo utiliza ya como parte de su plan lector -estoy convencido de que sí-, pero por si acaso algún profesor o prefosora lee este blog en busca de recomendaciones de lecturas infantiles que se apunte esta.

Me parece una de esas lecturas que además de ofrecer la parte de placer que todo libro debería proporcionar, añade una importante cantidad de temas de actualidad, cercanos al tipo de lectores al que se dirige y que invitan a reflexionar y trabajar en torno de esas cuestiones. Una perfecta combinación que ofrece placer por la lectura + reflexión sobre lo que se explica, y el fútbol como marco de la historia.

 

 

SINOPSIS

Es mentira: no se ven las estrellas cuando te dan un balonazo, y lo importante no es participar, porque todo el mundo quiere ganar, y lo que pasa en los libros nunca ocurre en realidad. Por eso, Daniel está harto. Y quiere jugar bien al fútbol para ganar la final, y que por una vez los piratas sean los buenos y se saltan con la suya.

Una novela que propone una reflexión sobre la verdad y la mentira, sobre lo justo y lo injusto, y sobre el poder de la amistad.

 

El balonazo” fue publicado por Ediciones SM en el 2008, en la serie naranja (la destinada a los mayores de 8 años) de su colección “El barco de vapor”. Mi único pero en este sentido es que aunque no veo problema en que el libro pueda ser leído a partir de esta edad, creo que es más adecuada para lectores un poco mayores, a partir de 10 años, los correspondientes a la serie roja de la misma colección.

 

 

La historia parte de un supuesto muy simple pero a partir del cual se puede extraer mucho jugo. Daniel es un niño normal y corriente, aficionado al fútbol, deporte que practica en el equipo de su colegio. El equipo, por cierto, lleva el nombre de “Carmen Laforet”: otro ejemplo de la unión entre fútbol y literatura.

Daniel y sus compañeros se ven inmersos en plena competición. El protagonista es un habitual del banquillo, un rol que no parece importarle demasiado y que no impide que su implicación con el equipo sea máxima. El resto de jugadores son los que podríamos encontrar en cualquier grupo. Es decir, que nos encontramos ante niños y niñas completamente normales, lo que permite una completa identificación con los personajes a la hora de la lectura.

 

 

Además de la línea futbolística, existe otro eje central en la historia. Daniel conoce un día a un joven mantero, de nombre Maxama, con quien entabla una cierta relación. El joven ha tenido que salir huyendo de la policía en alguna ocasión con sus dvd ante los ojos de Daniel. Procede del Senegal, y está intentando conseguir el dinero necesario para marchar a París, donde vive un primo suyo que puede conseguirle un trabajo.

El encuentro con Maxama hará que Daniel tope con una realidad muy diferente a la que los libros acostumbran a describir. Tal y como el protagonista explica al comienzo de la historia, “empezaba a estar muy harto de los libros”, pues “nada de lo que explican es verdad”. En el mundo de la ficción, todo acaba siempre bien. Pero, ¿qué ocurre en la vida real?

Esta cuestión es una de las que sobrevuelan toda la historia. Porque la vida real es muy diferente a lo que acostumbramos a leer en esos cuentos que siempre terminan bien. El dilema se acabará de completar en cuanto Daniel deba enfrentarse a lo que es o no es justo, y de qué forma debe uno enfrentarse a problemáticas tan actuales como la de la inmigración, el pirateo, el top manta, etc.

 

 

Y todo ello, con otros temas de trasfondo de gran importancia, como por ejemplo el sentimiento de amistad, la importancia del trabajo en equipo, las preguntas respecto a lo que está bien o está mal, las consecuencias de determinadas mentiras, y otras muchas reflexiones de gran interés que hacen de este libro un ejemplo de lo que debería ser no una lectura obligatoria, sino una lectura recomendada.

Y todo ello complementado con unas atractivas ilustraciones obra de Oriol Vidal.

 

 

MÁS INFORMACIÓN

Podéis leer el primer capítulo en este enlace. Y encontraréis una propuesta de actividades complementarias relacionadas con el libro en este otro.

Anuncios

FutBlog: Capitulo 13: el 18 de noviembre un 18 de noviembre en la literatura futbolera

 

de_aquiles_a_zidane_7919_6FZGGOxu

Hace años, en primero de B.U.P., si mal no recuerdo, tuve a un profesor de matemáticas cuya voz todavía imito de vez en cuando haciendo una de las preguntas que solía dirigirnos arrastrando y alargando mucho las últimas sílabas de las palabras: “Calculaaaaar, la probabilidad, de que si tenemos, una caja con 20 tornillooooosss…”. Siempre que pienso en cuestiones estadísticas me acuerdo de él. Como por ejemplo ayer, 18 de noviembre, justo al finalizar la lectura del capítulo “El triunfo de la compasión”. Pertenece al magnífico “De Aquiles a Zidane”, escrito por Andrés Albalate López y publicado por la editorial Nuevos Textos.

En ese capítulo se describe la importancia de saber distinguir que la condición de adversarios se limita al momento de la contienda. Una vez esta finaliza –como en el caso de un partido de fútbol- el hecho de darse la mano simboliza el dejar atrás la consideración de enemigos, para retornar al reconocimiento del otro como ser humano.

El autor ejemplifica esta cuestión estableciendo un paralelismo entre el gesto que Íker Casillas y Xavi Hernández tuvieron tras los lamentables sucesos de la final entre Barça y Real Madrid de la Supercopa del 2011. Fue aquel partido en el que Mourinho metió el dedo en el ojo de Tito Vilanova, en el que el equipo perdedor se fue del campo sin asistir a la entrega del trofeo al ganador, y en el que la tensión entre ambos clubes llegó a niveles inesperados.

Finalmente, gracias a la sensatez de los capitanes de ambos equipos, el clima deportivo se pudo restablecer. Una situación que se asocia a uno de los episodios que sucedieron después de que Aquiles matara a Héctor, hijo de Príamo, rey de Troya, durante la guerra entre griegos y troyanos relatada en la “Ilíada”.

 

ivanovpriamoyaquiles.jpg

Imagen de www.anatomiadelahistoria.com

 

Un episodio y otro, aunque separados por más de dos mil años, sirven, como antes explicaba, para analizar los límites de la consideración de enemigo, sea durante una batalla o durante la celebración de un partido de fútbol.

Pero, ¿este artículo no iba de probabilidad y de 18 de noviembre?  Pues sí. Y es que ayer, absorto como estaba en la lectura de este fragmento del libro, justo al llegar al final del mismo leí la parte en la que Casillas describe su conversación con Xavi, y explica:

“Yo no había visto desde que era niño la imagen de un Barça-Madrid como la que estábamos dando y yo estaba allí, era protagonista de un error imperdonable, parte y responsable de lo que estaba pasando. Y como no lo concebía y era protagonista, tomé una decisión”.

Estas palabras de Casillas son parte de una entrevista publicada en el diario El País. ¿Sabéis qué día? El 18 de noviembre de 2013.

Y ahora, calculaaaaaar, la probabilidaaaaadddd, de que si leeeeessss un librooooo un día en concretoooo, aparezca escritaaaaaa justo esa fechaaaaa en lo que estás leyendooooo.

 

515c16b8264a5.JPG

Imagen de www.madrid-barcelona.com

Mortadelo y Filemón cumplen 60 años… y seguirán jugando a fútbol

 

 

Se cumple el 60 aniversario de Mortadelo y Filemón, y para celebrarlo se publica un volumen especial para conmemorar este más que destacable aniversario.

Un buen momento para recordar que estos dos inseparables compañeros que tantos y tantos buenos ratos nos han hecho pasar durante años también han estado presentes en numerosos acontecimientos futbolísticos y, especialmente, en los mundiales de fútbol. Y eso que su autor no es especialmente futbolero, tal y como afirmaba en una entrevista de hace un tiempo:

“Con todo esto de la actualidad empezamos con Olimpiadas y Mundiales, ¡cómo odiaba los Mundiales! No me gusta el fútbol y en un álbum de un Mundial sólo puede haber fútbol y es muy aburrido, y luego están los tacos, tengo que dibujar todos esos tacos en los zapatos…”.

 

 

Pero aún así, tenemos una buena noticia. Y es que el propio Ibáñez ha afirmado, en el acto de presentación de este volumen para el 60 aniversario:

“Cuando acabo un álbum ya estoy pensando en el siguiente. Ahora estamos presentando éste del 60 aniversario, pero ya no me acuerdo de los chistes que puse, porque después he hecho dos más sobre los mundiales de fútbol”.

 

Fútbol y literatura clásica en “De Aquiles a Zidane”, de Andrés Albalate López. Editorial Nuevos Textos

 

 

La Editorial Nuevos Textos acaba de publicar “De Aquiles a Zidane“, una obra escrita por Andrés Albalate López y en la que fútbol y literatura clásica quedan vinculados de una forma más que original. El planteamiento de la obra no puede ser más atractivo: relacionar diferentes episodios de la cultura clásica con otros del ámbito futbolístico.

Nacido como forma de motivación para que los alumnos se acerquen al mundo de la filosofía y la cultura griega, se trata de una propuesta que acierta de pleno. De momento, os dejo con la nota de prensa enviada desde la editorial.

LA EDITORIAL NUEVOS TEXTOS PUBLICA EL LIBRO DE AQUILES
A ZIDANE. ENSAYOS SOBRE FÚTBOL Y LITERATURA CLÁSICA
,

OBRA DE ANDRÉS ALBALATE LÓPEZ

A partir de siete episodios futbolísticos más o menos conocidos, el autor va tejiendo una tupida y firme red de historias (clásicas y no tanto) con el único objetivo de llevarnos, sin casi darnos cuenta, hasta el “huerto filosófico”.

Madrid, 2 de noviembre de 2017.- El pasado 16 de octubre salió a la venta el libro De Aquiles a Zidane. Ensayos sobre fútbol y literatura clásica, del profesor de Filosofía Andrés Albalate. Esta obra es el tercer libro publicado por Nuevos Textos, una editorial independiente fundada por Isabel García e Iñaki de las Heras, especializada en trabajos periodísticos y ensayos de divulgación.

El libro es fruto de un concienzudo trabajo de relectura, análisis y actualización de textos clásicos y modernos, obras de ficción y crónicas deportivas que le ha permitido al autor abordar ciertos problemas filosóficos de y desde la literatura y los lances futbolísticos, y que responde a una necesidad del profesor de establecer contacto con sus alumnos.

Mi intención era mostrar a los estudiantes la vitalidad de unos relatos compuestos hace más de dos milenios que les hablaban directamente a ellos, y además, de paso, señalar la sorprendente riqueza de significados de algunas acciones del mundo del fútbol en apariencia triviales sobre las que muy pocos aficionados han reparado y extraído todo su sentido. Y entonces se produjo el milagro. Algunos escucharon.

De este modo y a lo largo de siete capítulos, el autor repite un mismo patrón en el que una crónica deportiva o un determinado acontecimiento del mundo del fútbol es analizado a través de su “equivalente” texto clásico, como puede apreciarse más claramente en el índice:

PRÓLOGO

CAPÍTULO 1. El triunfo de la compasión
F.C. Barcelona contra Real Madrid
Príamo y Aquiles

CAPÍTULO 2. La tentación de la inmortalidad
Piacenza Calcio contra A.S. Livorno
Ulises y Calipso

CAPÍTULO 3. La antigua y auténtica ética de la guerra
Club Atlético Peñarol contra Club Nacional de Football
Héctor y Áyax

CAPÍTULO 4. La victoria, más allá de los escrúpulos morales
Selección de Italia contra selección de Francia
Creonte y Antígona

CAPÍTULO 5. La experiencia de la mortalidad
Real Unión Club contra Real Madrid
Aquiles

CAPÍTULO 6. El carácter trágico de la condición humana
Caïman de Duala contra Tonnerre Yaundé
Agamenón

INTERLUDIO

CAPÍTULO 7. Victoria e identidad, dos caras de la misma figura
Selección española de fútbol
Ulises

De Aquiles a Zidane (pasando por John Wayne, el Negro Jefe, Penélope o el mismísimo Mourinho) es, sin duda, una lectura provechosa tanto para mentes como para cuerpos inquietos.

EL AUTOR

ANDRÉS ALBALATE LÓPEZ es profesor de Filosofía en distintos institutos públicos de Castilla-La Mancha desde el año 2008. Antes trabajó como reponedor, jardinero, vendedor de seguros y teleoperador.

Tres hitos sobre todo han marcado su itinerario vital e intelectual: el primero son los muchos años que jugó al balonmano en el Club de Alcobendas; el segundo es la lectura de las obras de Machado, Ferlosio, Dostoievski y de las traducciones al castellano de la Odisea y la Ilíada de Luis Segalá y Estalella; el último es el continuo diálogo con los alumnos de los centros donde ha tenido la suerte de ejercer la docencia.

Si clicáis en el apartado “Capítulo 2” podréis leer esta parte del libro.

12 de noviembre: el día en que un futbolista vendió su alma al diablo

 

 

Hoy es 12 de noviembre, y esta noche un futbolista hará un pacto con Satanás a cambio de marcar más goles y alcanzar el triunfo. Será en el relato “El alma al diablo“, escrito por Justo Navarro y publicado en el volumen “Cuentos de fútbol I“. Uno de los escasos ejemplos, junto a “Buba”, de Roberto Bolaño, en el que el fútbol y lo demoníaco forman parte del mismo equipo.

Aquí, un fragmento de la historia:

Ya no era ni suplente. Ni siquiera jugaba los humillantes partidos amistosos: jugaba un tiempo y era sustituido, porque un equipo grande también debe ser grande en los partidos amistosos. Era un vagabundo entre los defensas, el príncipe de la apatía contagiosa: recibía un balón, se dejaba el balón atrás, resbalaba, era sustituido.

Entonces llegó la noche del viernes 12 de noviembre. Al día siguiente había partido: televisaban el partido y, como de costumbre, él no había sido convocado. Esperó a que dieran las dos de la madrugada, porque a esa hora ningún chivato del club telefonearía para comprobar si el futbolista estaba durmiendo. Lo vigilaban: lo habían examinado médicos y psicólogos. A las dos de la madrugada salió a la calle. Cogió el Volkswagen que había alquilado esa tarde, un coche que no llamaba la atención, para irse a beber cerveza a un bar de carretera donde fuera difícil ser reconocido, si aún alguien recordaba su cara.

Porque a la mala suerte se había sumado la mala vida, las noches de cerveza y los días que pesaban como sacos de arena. Lo habían expulsado de varios entrenamientos, lo habían apartado del equipo durante un mes. Le quedaban pocos meses en el Real Madrid, aunque le quedaran dos años de contrato. Y la cerveza le quitaba la angustia, a la segunda cerveza se encontraba mejor.

 

Imagen de www.futbol9sports.com