“El misterio de las 101 calaveras”, núm. 15 de “Los futbolísimos”, de Roberto Santiago, Enrique Lorenzo y SM Ediciones

 

Misterio 101 calaveras

 

A la pregunta ¿cómo se consigue vender más de 2.000.000 de ejemplares de una colección de libros infantiles? solo se puede responder de una manera: es un misterio. Mejor dicho: es un misterio tras otro. Quince misterios para ser exactos (y el número dieciséis viene en camino).

Desde que apareciera el primero de ellos, “El misterio de los árbitros dormidos”, cada uno de los misterios de la triunfadora serie “Los futbolísimos”, escrita por Roberto Santiago, ilustrada por Enrique Lorenzo y publicada por SM Ediciones se ha acabado transformando en un éxito rotundo.

Para conseguirlo, en realidad, tan solo ha hecho falta mezclar con maestría aventura, fútbol, amistad, humor… y un misterio por resolver. Esos ingredientes, combinados con un tipo de escritura idónea para el segmento de edades al que se dirige (a partir de los 10 años), y de unas atractivas ilustraciones han conseguido lo que parecía imposible: que miles de niños y niñas se enganchen a la lectura, devoren los números de la serie tan pronto como aparecen y esperen con impaciencia la aparición del nuevo volumen. Así de misteriosamente fácil.

Parece una piedra grande.

O un balón de fútbol.

Pero no.

Se trata de otra cosa.

Lo palpo con las dos manos.

Me limpio un poco los ojos.

Y al fin puedo verlo.

Lo que tengo delante es…

UNA CALAVERA.

 

El último ejemplo de esta saludable y beneficiosa fiebre está protagonizado por “El misterio de las 101 calaveras”, una nueva y absorbente historia que ya engancha desde la portada y el planteamiento inicial: un terreno de juego embarrado en el que aparecen calaveras. Ante semejante reclamo, ¿qué lector infantil podría resistirse?

 

20190520_124153 - còpia

 

SINOPSIS

No para de llover. El pueblo se ha inundado y, lo que es más misterioso, no paran de aparecer calaveras entre el barro. El alcalde y la policía están pensando en desalojar el pueblo. Y mientras tanto, Soto Alto se prepara para un partido muy importante contra el Green Thunder: la Copa Intercentros.

Si, en general, todos los títulos de la serie son una invitación a disfrutar de la intriga y la curiosidad, en esta ocasión la presencia de calaveras implica que hay algo en la historia que aumenta el habitual suspense presente en todos los números.

Todo comienza con un extraño y estrambótico partido sobre una superficie casi impracticable por culpa de las intensas lluvias de los últimos días. Allí, tras un lance del partido, Pakete cae en un socavón de fango en el que descubre, aterrado, la presencia de un cráneo. Por si no fuera suficiente, alguien descubre otra calavera, y otra y otra, incluso en el pueblo de al lado, una avalancha de calaveras cuya procedencia es todo un enigma y cuyas consecuencias pueden ser terribles tanto para el pueblo como para el equipo de los Futbolísimos.

Publicación1

 

La historia, a partir de aquí, avanza en tres líneas, pues al escabroso enigma de las calaveras hay que añadir que el equipo del Soto Alto tiene un partido pendiente (una semifinal de copa) con el Green Thunder, el equipo de Bañuelos de Abajo, población vecina de Sevilla la Chica. Por si fuera poco, Víctor, el hermano de Pakete, cobra cierto protagonismo en esta aventura. Preparar el partido, investigar el caso de las calaveras, y ver lo que sucede con Víctor se van entrelazando a lo largo de las páginas sin que el interés decaiga en ningún momento.

Y, como siempre, en una historia protagonizada por un grupo de niños y niñas completamente normales y con quienes cualquiera de los fans de la serie se identifica rápidamente, y en los que los valores como la amistad y el compañerismo acaban prevaleciendo por encima de cualquier otro.

Decía al principio que el número dieciséis ya está en camino. Y para ir abriendo boca, se ha tenido la brillante idea de consultar con los lectores qué título le pondrían de una relación de tres propuestas. Un argumento más para entender porqué son tantos y tan fieles los seguidores de “Los Futbolísimos”. O, dicho de otro modo, nada hay de misterioso en tanto éxito.

 

20190521_062533 - còpia

 

Podéis leer el primer capítulo haciendo clic aquí.

 

Anuncios

“El niño que no sabía jugar al fútbol”, de Ernesto Rodríguez Abad y Víctor Jaubert. SM Ediciones

 

_3NE4K_171986.pdf

 

“Parecía que todos nacían sabiendo dar patadas a la pelota. Él no. Salió de debajo del mostrador con su libreta de versos y dibujos. Allí estaban sus mundos.”

 

20190429_075755

Hace más de cien años, entre 1908 y 1910, se publicó en la capital de Uruguay, Montevideo, una revista bajo el título “Bohemia – Revista de arte”. Un día, uno de sus lectores escribió a sus editores si podían publicar algún artículo relacionado con el fútbol. La respuesta fue contundente: “La poesía y las patadas son incompatibles”.

Afortunadamente, el tiempo ha quitado la razón a quien así opinaba, y desde entonces no han parado de aparecer los ejemplos en los que ambos términos van de la mano. El último, destinado a convertirse en una obra de referencia, hace toda una demostración de lo que esa pareja ha dado de sí durante el último siglo, y las une en literaria ceremonia casándolas en el título: “Poesía y patadas”, de Miguel Ángel Ortiz.

El camino hasta la situación actual ha sido, sin embargo, largo y sinuoso, como “The long and winding road” que cantaban los Beatles. Porque, no solo versos y chutes han acostumbrado a avanzar desemparejados, sino que, en ocasiones, el protagonismo de uno ha podido implicar la anulación del otro. Y eso, más o menos, es lo que encontramos en una maravilla de libro y de historia: “El niño que no sabía jugar al fútbol”, escrito por Ernesto Rodríguez Abad, ilustrado por Víctor Jaubert y publicado por SM Ediciones en el 2015.

 

20190429_075700

 

SINOPSIS

A Rodolfo no le gusta jugar al fútbol. Y lo cierto es que no se le da bien, aunque todos a su alrededor se empeñan en que aprenda. Pero Rodolfo sabe hacer otras cosas: es capaz de tocar el corazón de las personas.

 

El protagonista de esta delicia de cuento destinado a lectores infantiles a partir de 7 años es Rodolfo, un niño con una especial sensibilidad para las letras y la poesía y, al mismo tiempo, con una absoluta falta de interés por el fútbol. Todos los que le rodean, incluidos sus padres, parecen pensar únicamente en el balón. En los recreos del colegio todos juegan a la pelota, y lo mismo hacen sus amigos en cuanto acaban las clases. Pero a Rodolfo jugar a pelota no se le da bien, por lo que nadie lo quiere en su equipo y, poco a poco, se va encerrando en su mundo. Incluso el día de su cumpleaños el pobre Rodolfo recibe el regalo que él menos desearía: un balón de reglamento.

 

20190429_125748

 

“Y Manolo, Luisa, Fernando, Javier, Ignacio, Laura… y hasta doña Eloísa Quintana, la maestra, comprendieron que los balones pueden llevar poemas, canciones, dibujos y sonrisas”.

 

Al pequeño Rodolfo, en realidad, lo que le interesa es escribir poemas, jugar con las palabras, inventar rimas y soñar con mundos imaginarios. Una afición que se ve obligado a practicar en solitario, que poco a poco lo va aislando. Pese a los intentos de todos por arrastrarlo hasta el mundo del fútbol, él solo se encuentra cómodo en su particular universo. Y eso, poco a poco, lo va haciendo cada vez más invisible a todos. Nadie se interesa por lo que hace, y todos permanecen ajenos a sus libretas y sus escritos.

 

20190429_075846

 

Pero un día conocerá a alguien que no lo verá como un extraño, sino que descubrirá lo que de único y especial tiene Rodolfo. Eso lo animará a dar el paso a mostrarse a los demás tal y como es. Y será a partir de entonces cuando todos comiencen a fijarse en él, y a entender que todos somos únicos y especiales, y que no pasa nada si a uno le gusta mucho la poesía y nada las patadas.

 

20190429_125652

 

El niño que no sabía jugar al fútbol” es una delicada y gran historia, con un protagonista entrañable. Además, se acompaña de unas atractivas y poderosas ilustraciones, con un estilo muy plástico y personal, que contribuye a transmitir la sensibilidad que se respira a lo largo de todas las páginas.

Una lectura ideal para trabajar en las escuelas por el poderoso mensaje de fondo que transmite: todos somos únicos y especiales, y deberíamos aprender a respetar y aceptar los gustos de cada cual.

 

20190429_125808

 

Fútbol y literatura para el Día del Libro: once libros infantiles

 

 

Después de la lista de propuestas de libros de temática futbolera para adultos, propongo una selección de once libros destinados a lectores infantiles. Así que si tenéis algún niño o niña en vuestro entorno a quien queráis regalar un libro, aquí tenéis algunas ideas.

Como en el caso de los mayores, me he visto obligado a dejar en el banquillo algunas obras que perfectamente podrían haber estado en el equipo titular.

 

Mi amigo futbolista

Edward van de Vendel. Thule Ediciones (2019). De 4 a 7 años

El día de su cumpleaños, Mateo recibe dos regalos maravillosos: una pelota y un cerdito. El cerdito se llama Barto, que de fútbol sabe poco, pero no importa: cuando Mateo sale a buscar con quién jugar un partido, siempre lo acompaña. Porque eso es lo que haces cuando eres un cerdito futbolista.

 

Armando

Fernando Pérez Hernando. Takatuka (2016). De 4 a 7 años.

El papá de Armando es un enamorado del fútbol y hoy le ha hecho un regalo muy especial: ¡su primer balón de fútbol! Por fin podrá compartir con él su gran pasión enseñándole a jugar a fútbol. Pero Armando no muestra el mismo entusiasmo que el padre por ese deporte, ni responde a los automatismos que suponemos en los chicos, cuando los enfrentamos a esa famosa esfera. Armando no parece llevar los grandes chuts y las grandes paradas en los genes, pero se las apañará para incorporar la pelota en sus juegos.

¡Un álbum no apto para padres superfutboleros!

 

Desde los ojos de Lucas

Juan Carlos Quezadas y Arianna Vairo. A Buen Paso (2015). A partir de 7 años

La fabulación del futbol desde un barco en alta mar. Una demostración de lo que la palabra hace por el balompié. Un estilo poético, en frases breves, contundentes, lleno de alusiones sutiles. Es entrañable la idea del futbol como alimento de hombres solos. (Juan Villoro)La palabra es la fuerza esencial que da forma al universo. Lucas lo sabe y cada noche se dedica a forjar historias para que los marineros de un barco que se encuentra siempre al otro lado del mundo mantengan la esperanza. Lucas ha visto todos los partidos de futbol, absolutamente todos, y en medio del mar se encarga de recrear para aquellos hombres solitarios los vaivenes y los sueños y las alegrías que esos juegos han desatado.Al caer la noche la oscura pared de su camarote se convierte en una pantalla donde se reflejan los colores más hermosos, jugadas imposibles, batallas que dejan herido el corazón. Desde los ojos de Lucas, un cuento para leer el futbol de otra manera.

 

Intriga en el fin del mundo

(núm. 9 serie “Los superjusticieros del fútbol”)

Víctor y Victoria Koppa. La Galera (2019). De 9 a 12 años

La Daniela quiere ser una Superjusticiera del Fútbol aunque sea más peligroso que hacerse amiga del monstruo del Lago Ness. Los Reyes del Silbato viajarán hasta el Fin del Mundo para mejorar deportivamente y continuar vivos en la Liga de Campeones. Pero tambén deberán resolver un gran misterio relacionado con una actividad secreta y prohibida. ¡Es la hora de los Enmascarados de la Justicia!

 

El misterio de las 101 calaveras

(núm. 15 de la serie “Los futbolísimos”)

Roberto Santiago y Enrique Lorenzo. SM Ediciones (2019). A partir de 10 años

 

No para de llover. El pueblo se ha inundado y, lo que es más misterioso, no paran de aparecer calaveras entre el barro. El alcalde y la policía están pensando en desalojar el pueblo. Y mientras tanto, Soto Alto se prepara para un partido muy importante contra el Green Thunder: la Copa Intercentros.

 

El fútbol y el amor son incompatibles

(núm. 4 de la Serie “Sara y las goleadoras”)

Laura Gallego. Editorial Planeta (2019, reedición de la serie publicada originalmente en Destino en 2009-2010). A partir de 10 años

¡Cambia las normas y haz realidad tus sueños! Alguien ha robado el examen de ciencias y el profesor amenaza con suspenderlos a todos… Aunque las pistas apuntan a Sam, Sara no cree que sea culpable. Para descubrir la verdad va a necesitar la ayuda de las Goleadoras, que andan revueltas porque se acerca San Valentín ¡y un lío tremendo de tarjetas chivatas!

 

El mundial de fútbol más raro del mundo

Carlos Peramo. Ediciones B. Colección Tucán Verde (2019) (reedición de la obra publicada en el 2011). A partir de 10 años.

Max tiene diez años y un montón de ideas. La última: organizar con sus amigos un mundial de fútbol en el barrio. Pero la inesperada visita de la abuela Consuela y el abuelo Tomás Nomás, a quienes apenas conoce porque acostumbran a estar siempre de viaje en su autocaravana, alterará sus planes de tal manera que su mundial de fútbol se convertirá en el más raro del mundo. Una historia que traza un puente de convivencia entre niños y abuelos y que habla de la dificultad de encarar los desafíos del día a día y de perseguir los propios sueños.

 

Una historia de fútbol

José Roberto Torero y Andreu Llinás. Blackie Books (2017). A partir de 10 años.

Zuza es un niño como tantos otros. Le encanta quedar con su pandilla y jugar al fútbol, aunque es bastante malo. Dico, su mejor amigo, también adora jugar al fútbol y es buenísimo. Juntos deciden montar un equipo para participar en el campeonato de su ciudad. Son inseparables.

Jugadas memorables, tiros por la escuadra, abrazos de gol y muchas otras cosas que forman parte del universo mágico del fútbol. La vida de Zuza, Dico y sus amigos quedará marcada por los momentos vividos partido a partido. Un campeonato que nunca olvidarán. Y en el que aprenderán que lo fundamental no es competir, sino compartir. Y disfrutar.

Esta es la aventura de un pequeño equipo de fútbol. Pero también es una historia sobre la amistad, la familia y el primer amor. Porque no solo es importante lo que tú te propones, sino de quién te rodeas para conseguirlo.

 

El mejor gol

Rubén Bernabé y Guillermo Monje. Sally Books (2018). A partir de 10 años

En el campamento de verano se va a disputar el torneo de fútbol que otorgará al ganador la ansiada beca Pipistrelli. Max pondrá todo su empeño en conseguirla pero la suerte no le acompañará: al frente de un equipo novato, deberá sobreponerse a las jugarretas de Saúl, tanto fuera como dentro del campo. Lo que aún no sabe Max, es que se puede ganar de muchas formas.

 

El chaval de la cantera

Lluis Prats. La Galera (2016). A partir de 10 años

Nico juega tranquilamente en la plaza del pueblo. Lo que no sospecha es que dentro de pocas semanas tendrá su sueño al alcance de la mano: lo llamarán del mejor club del mundo para hacer las pruebas de acceso a la cantera de futbolistas. Nico tiene el fútbol en la cabeza, y en los pies, cuando hay otros que solo lo tienen en los pies. Y eso es lo que busca el cazatalentos: un chaval que vea el juego desde el campo, mientras se está jugando. Que tenga ojos en la nuca y sentido común. Y que en lugar de botas calce guantes. Pero el día a día será duro. Y Nico tendrá que acostumbrarse a muchos cambios y que estos no le afecten en el campo.

 

El mejor de los 22

Vicent Dasí. Algar Editorial (2018). A partir de 10 años

Buddy se ha convertido en el héroe de su equipo de fútbol cuando descubre que el rock-and-roll es su verdadera pasión. ¡Pero en la vida hay que decidir! Justamente, el partido más importante de la temporada se juega el mismo día y a la misma hora que se celebra el casting de Sueños y Estrellas, el famoso programa televisivo que podría lanzarle al éxito musical. ¡Qué faena! ¿Qué escogerá?

 

El regreso de “Roy of the Rovers” y la unión de cómic y pantallas

 

 

 

Una de las principales preocupaciones vinculadas a la población infantil y juvenil es la de cómo conseguir inculcarles el gusto por la lectura. No conozco a nadie que considere que leer tenga efectos perjudiciales. Incluso las personas no lectoras consideran que es bueno que los más pequeños se aficionen a los libros. Pero, ¿cómo conseguirlo?

Cuando hablo sobre el tema con otras personas acaba apareciendo una cierta coincidencia en acusar de esta falta de afición a las pantallas. El móvil se ha convertido en un objeto de alta capacidad adictiva, y en un vampiro de tiempo al que se pasan (nos pasamos) el día enganchados. La teoría resultante es clara: cuanto más horas pasan enganchados al móvil menos horas dedican a la lectura.

Siendo esto cierto en líneas generales, creo también que caemos en una cierta simplificación del asunto. El hábitat propio de las actuales generaciones es el tecnológico. Para que nos entendamos: mientras que nosotros éramos analógicos, ellos son digitales. Como en todo, en ambos grupos encontramos cosas positivas y negativas. Seguramente, desde nuestra perspectiva, gran parte de su universo está lleno de tentaciones satánicas. Pero es el suyo, y por más que nos desagrade, no vamos a cambiarlo.

En el caso de la lectura, creo que es un error obcecarse en asociarla exclusivamente al papel. Soy de los que defienden que lo importante es que se lea, independientemente del soporte. Y, al mismo tiempo, también creo que se debería prestar más atención a géneros como el del cómic por su potencial papel de puente hacia otras lecturas. Por esa razón, creo que sería mucho más acertado y efectivo que a la hora de proponer “lecturas obligatorias” (nombre horroroso, por cierto) en las escuelas, se trabajaran y mostraran otras opciones. Profundizar, por ejemplo, en las posibilidades de la ciberliteratura, la narrativa transmedia y la hipertextual, los libros con realidad aumentada, etc.

Viene todo este rollo a cuento de la interesante iniciativa que se ha puesto en marcha en relación con el regreso de Roy of the Rovers, uno de los cómics futboleros más emblemáticos del Reino Unido. Creado en 1954 por Frank S. Pepper para la revista “Tiger”, se trata de un cómic que tuvo una gran longevidad y popularidad, y en el que se describían las aventuras futbolísticas de Roy Race, jugador del Melchester Rovers.

 

El cómic dejó de publicarse en los años noventa, pero el año pasado Roy volvió a saltar al terreno de juego de las páginas de la mano de todo un especialista en este tipo de obras: Tom Palmer. Se trata del mismo autor de la serie de libros “Escuela de fútbol”, de la que si no me equivoco hay dos traducidos al español, y cuyo formato es redondo.

 

 

El caso es que Roy of the Rovers vuelve a estar en circulación en forma de cómic con nuevas historias. Y, como complemento a su reaparición, se ha creado una aplicación para móviles y tabletas que se puede descargar en el Play Store de Google y que permite estar al día de todas las novedades relacionadas con el personaje. También, por lo que parece, además de la compra de los nuevos números que vayan apareciendo, se podrá ir leyendo en el dispositivo, de manera gratuita, una historia cada semana.

 

 

No nos encontramos ante una acción revolucionaria como las que anteriormente citaba, pero me parece destacable por el intento de establecer comunicación directa entre el producto (el cómic, en este caso), y el lugar en el que hay que promocionarlo (la pantalla), pues es donde se encuentra el posible lector.

Un camino del que todavía queda mucho por recorrer pero que me parece es de lo más acertados para facilitar el acceso a la lectura de los más jóvenes.

 

“La composición”, relato de Antonio Skármeta. Ediciones Ekaré

 

81JQqsT7wAL

 

Niños y niñas solo deberían pensar en jugar. Encerrarse en el país de la infancia y permanecer en él el mayor tiempo posible, ajenos a las catástrofes que no paran de provocar los adultos. Dedicarse cada uno de ellos a lo que más les guste y divierta. “Pasar los días absorto y feliz”, como decía aquella canción de Gabinete Caligari. Y los futboleros, pensar únicamente en balones de reglamento, en partidos interminables, en regates y en goles. Como Pedro, el protagonista del maravilloso relato de Antonio SkármetaLa composición”, un pequeño a quien lamentablemente la situación política de su país (el Chile de los años 70 y el golpe de Pinochet) lo obliga a madurar de golpe.

Publicado por primera vez en 1979 en la edición dominical del diario Le Monde, en el año 2000 apareció la primera versión ilustrada por parte de Ediciones Ekaré, siendo galardonada con varios premios. En el año 2003 recibió el Premio Unesco de Literatura Infantil en pro de la Tolerancia.

 

 

SINOPSIS

Pedro es un niño de tercer grado apasionado por el fútbol. Todas las noches, su familia se sienta cerca del radio a oír noticias sobre el país, que vive bajo una dictadura. Un día, Pedro ve cómo al padre de su amigo Daniel se lo llevan en un jeep de militares. Otra mañana, un señor uniformado entra al salón de clases a pedirles a los niños que escriban una composición titulada: “Lo que hace mi familia por las noches…”. Así, Pedro debe responder por sí mismo la pregunta que alguna vez le hizo a su padre. ¿Los niños pueden estar en contra de la dictadura?

 

f6eb9a79b050f2758bb5cb555ed218ea

 

La unión de fútbol y situación política no es nueva en Skármeta. Unos años antes, en 1975, había publicado su primera novela, “Soñé que la nieve ardía“, cuyo protagonista, Arturo, viaja a la ciudad con la intención de convertirse en un futbolista famoso pero descubrirá una realidad desconocida para él: la de la lucha política.

Son los años del golpe de estado y la toma del poder por la junta militar de Pinochet. El mismo contexto que encontramos en “La composición”, haciendo en este caso que el punto de vista de la situación que se está vivienda recaiga en la vivencia de un niño.

 

alfonso-ruano-ekare-la-composicion-antonio-skarmeta-b_cr

 

En el año 2012, Skármeta regresó al fútbol a través de una lectura para niños con el cuento “El arquero de los Andes” (o “El portero de la cordillera”, según el país en el que haya sido editado).

 

815ZnJhO3tL.jpg

 

La composición” es, en definitiva, uno de esos relatos conmovedores y directos como un puñetazo, escrito con gran maestría y delicadeza. El texto se combina a la perfección con las magníficas ilustraciones de Alfonso Ruano, de gran plasticidad y sobriedad, y capaces de reflejar la emotividad de la atmósfera en la que desenvuelven los personajes.

 

alfonso-ruano-ekare-la-composicion-antonio-skarmeta-c_cr

“Armando”, de Fernando Pérez Hernando. Editorial Takatuka

 

 

Hace unos días se estrenó el documental “Fútbol Club Maradona“, un repaso por el período en el que el crack argentino estuvo en el F.C. Barcelona. El ‘pelusa‘ ha sido uno de los mejores jugadores de la historia, y para ello tuvo que recorrer un largo camino que comenzó en su tierna infancia.

Algo así es lo que parece que encontraremos en “Armando“, una delicia de álbum escrito e ilustrado por Fernando Pérez Hernando, y publicado en el 2016 por la Editorial Takatuka. La portada no puede ser más clara: un niño llamado Armando, vestido con la camiseta de la selección argentina y sosteniendo un balón de fútbol.

 

 

 

En este cuento, sin embargo, las cosas no son lo que aparentan, y en su interior nos espera una original sorpresa. Para comenzar, no nos encontramos ante una biografía del crack argentino, sino ante una historia con un interesante trasfondo, por lo que más vale no extraer conclusiones precipitadas.

 

SINOPSIS

El papá de Armando es un enamorado del fútbol y hoy le ha hecho un regalo muy especial: ¡su primer balón de fútbol! Por fin podrá compartir con él su gran pasión enseñándole a jugar a fútbol. Pero Armando no muestra el mismo entusiasmo que el padre por ese deporte, ni responde a los automatismos que suponemos en los chicos, cuando los enfrentamos a esa famosa esfera. Armando no parece llevar los grandes chuts y las grandes paradas en los genes, pero se las apañará para incorporar la pelota en sus juegos. ¡No apto para papás superfutboleros!

 

 

Una maravilla destinada a los lectores más pequeños (y muy recomendable para los padres aficionados al fútbol) que nos ayuda a reflexionar sobre los expectativas que a menudo proyectan los padres para sus hijos.

Una lectura futbolera para el Día Internacional del Libro Infantil.

 

 

 

“El misterio de las 101 calaveras” y las portadas de Los Futbolísimos

 

 

Tras la sesión de presentación que celebramos en enero, como punto de arranque al Club de Lectura de los Futbolísimos que modero en la Biblioteca del Vendrell, el pasado viernes celebramos la primera tertulia, protagonizada por el número 1 de la serie: “El misterio de los árbitros dormidos“.

 

 

Además del comentario de diversos aspectos del libro, aproveché para hablar de la importancia de las ilustraciones en los libros destinados al público infantil. Para ello, hice un repaso por las diferentes portadas de la serie. Hablamos de dinamismo y simetría, de tipos de narices y ojos, y también… de dentaduras. A los chicos y chicas participantes en el club no les pasó inadvertido que entre el número 9 (“El misterio de la lluvia de meteoritos“) y el número 11 de la serie (“El misterio del día de los inocentes“) parecía que Pakete había ido al dentista, pues su dentadura había mejorado claramente.

 

 

Como todavía no era pública, no pude enseñarles la portada del número 15, “El misterio de las 101 calaveras“, que reafirma lo dicho sobre la dentadura de Pakete.

 

 

Un atractivo título para la nueva aventura de “Los Futbolísimos” que estará disponible el próximo mes de abril.

SINOPSIS

No para de llover.El pueblo se ha inundado y, lo que es más misterioso, no paran de aparecer calaveras entre el barro.El alcalde y la policía están pensando en desalojar el pueblo.Y mientras tanto, Soto Alto se prepara para un partido muy importante contra elGreen Thunder: la Copa Intercentros.