“La aventura de los Balbuena con los inventores del fútbol”, núm. 9 de la serie “Los forasteros del tiempo”, de Roberto Santiago. SM Ediciones

 

Tengo once años recién cumplidos y mi nombre es Sebastián Balbuena, igual que mi padre y mi abuelo.

Aunque todos me llaman Sebas.

Soy de un barrio que se llama Moratalaz.

Y más vale que lo diga cuanto antes: 

He viajado en el tiempo.

A través de un agujero negro.

 

Nos hemos habituado a escuchar y utilizar el término crossover, cuyo significado está relacionado con la idea de ‘cruce’, en relación con el mundo del automóvil. Pero no es exclusivo de este, y podemos encontrarlo también en otros ámbitos como el de la música, el de la informática y, desde ahora, en el de la literatura infantil.

La razón de ello es la publicación de la magnífica “La aventura de los Balbuena con los inventores del fútbol”, la entrega número 9 de la serie “Los forasteros del tiempo”, escrita por Roberto Santiago, publicada por Ediciones SM e ilustrada por Carles Lluch. Y es que, en esta obra, se produce una aparición de “Los Futbolísimos” que los convierte en parte destacada del desarrollo de la historia.

Así, recorremos el camino inverso al que se produjo en el volumen número 7 de la futbolera serie, “El misterio del penalti invisible”. Fue en aquella aventura cuando se produjo la primera aparición de los Balbuena como personajes que formaron parte de la trama. A partir de aquel número, pasaron a tener identidad e historietas propias, alejadas del fútbol, y abriendo un interesante camino de gran éxito que sirve para hablar de diferentes periodos de la historia de una forma muy amena y entretenida, con una importante componente pedagógica.

 

 

SINOPSIS

Londres, 1863. Los Balbuena aterrizan frente a la famosa Taberna Freemason´s donde se inventó el fútbol moderno. Lo que no se esperan es que “Las Ratas” (la banda más peligrosa de la City) secuestren a Sebastián y Mari Carmen y les reten a un partido en el que está en juego su supervivencia. Para solucionar el embrollo, deciden viajar de nuevo en el tiempo y pedir ayuda a unos viejos amigos: el Soto Alto F.C.

A la sombra del Big Ben, en la capital del Imperio británico, Los Forasteros y Los Futbolísimos unirán fuerzas por primera vez contra un poderoso enemigo. Y quizá, sin saberlo, darán algunas ideas que cambiarán el fútbol para siempre.

 

 

– Mira, Sebastián Balbuena, estás en el mejor barrio de Londres: Covent Garden –dice orgulloso-. Y si nada ha cambiado en los últimos minutos, hoy es 8 de diciembre de 1863.

– Qué bien, genial –digo, intentando procesar la información.

 

Siguiendo la acertada propuesta de la serie “Los forasteros del tiempo” y sus viajes a través de la historia, el lector viajará hasta el Londres de 1863, al preciso instante en el que las 13 reglas del fútbol nacieron en la famosa taberna de la Freemason’s. A partir de este inesperado aterrizaje temporal, los protagonistas de la historia no se limitarán a ser unos meros espectadores de cuanto allí sucedió durante aquellos días, sino que se verán involucrados en un episodio de consecuencias imprevistas para su futuro.

 

 

Los Balbuena, en su peripecia londinense, se verán obligados a disputar un particular Para resolverlo, será necesario que alguien les ayudepartido de fútbol contra un temible equipo, y del resultado del cual se pueden derivar serias consecuencias para el futuro de todos. Por ello, deberán hacer todo lo posible para ganarlo, y nadie mejor para ayudarlos a competir con garantías que sus amigos de los Futbolísimos

La novela presenta todos los ingredientes que los numerosos seguidores de las series escritas por Roberto Santiago ya conocen: entretenimiento, dinamismo, intriga y diversión garantizada hasta la última página, con inesperados giros que mantienen en vilo al lector.

 

 

Los jóvenes lectores, gracias a historias tan entretenidas como esta, entenderán que todo tiene un origen y una evolución a lo largo del tiempo. Así, algo tan extendido y conocido como el fútbol actual, regido por un reglamento estable desde hace muchos años, y en el que conceptos como el del fuera de juego, los penaltis, las prórrogas o la figura del árbitro están tan interiorizados por todos que parece que desde los inicios haya tenido que ser así, se descubre que no siempre formaron parte del juego.

Nos dimos un fuerte apretón de manos.

Delante del viejo almacén de la Hermandad, entre la niebla y la lluvia, sellamos el Trato de Covent Garden.

Un acuerdo que tal vez no aparecería en los libros de historia.

Pero que para nosotros era muy importante.

 

Entre otros aspectos, la historia permite conocer aspectos como los nombres de los fundadores de la primera asociación de fútbol, el lugar en el que este apareció, y el nombre del primer partido de la historia.

 

 

La novela sirve, así mismo, para ofrecer unas pinceladas sobre la ciudad de Londres, con especial importancia de uno de sus monumentos más destacados, así como para incorporar algún que otro personaje histórico real.

A continuación un par de vídeos en los que Roberto Santiago, el autor de las colecciones Los Forasteros del Tiempo y Los Futbolísimos, nos habla acerca de cómo surgió la idea de hacer el crossover y muchas curiosidades más.