6 de enero, Día de Reyes, de balones de reglamento… y de merchandising de “La hermandad de los balones desaparecidos”

 

Hubo un tiempo en el que una de las peticiones estrella que abundaba en las cartas que se escribían a los Reyes Magos era ese poderoso y mágico generador de felicidad que era un balón de reglamento.

 

 

Los tiempos han cambiado, aunque la ilusión en torno a la noche más mágica no debería desaparecer. Así que espero que os hayáis portado muy bien y que los Reyes Magos, tal y como han hecho en casa de la Familia Ulises, se hayan “etivocado” y os hayan dejado muchos más regalos de los que habíais solicitado.

 

 

Y, sobre todo, que entre vuestros regalos no haya faltado un libro. Si es “La hermandad de los balones desaparecidos” mejor que mejor 🙂

 

 

En mi caso, como he sido muuuuuuy buen chaval, me han traído… ¡un pijama que parece merchandising de “La hermandad…“!

Si es que los Reyes Magos son muy listos 😀

 

Pijama Hermandad - copia.jpg

“La hermandad de los balones desaparecidos” en la Secció de Futbol del Club d’Esports Vendrell

 

d9d6ea2a-b1f1-46d6-b0b9-ba59fc6fa1b3

El pasado viernes pasé una magnífica tarde en la Secció de Futbol del Club d’Esports Vendrell, a la que fuí invitado para hablar sobre “La hermandad de los balones desaparecidos”. y muchas otras cosas más.

Fue un auténtico placer conversar con los padres, madres, futbolistas benjamines y alevines y staff técnico que asistieron a la charla, en la que hubo tiempo para hablar de la felicidad que un balón proporciona durante la infancia, de fútbol callejero, de pelotas que se pierden y, sobre todo, de la auténtica esencia del fútbol.

También, ahora que se acercan las fiestas navideñas, recordamos el maravilloso partido que los soldados alemanes e ingleses disputaron en 1914, durante la Primera Guerra Mundial, en la denominada “Tregua de Navidad”.

Y, así mismo, también se colaron en nuestra conversación los balones de Mandy Barker.

Personalmente disfruté mucho, y solo espero que ellos también lo pasaran tan bien como yo. Vuelvo a dar las gracias a los responsables de la Secció de Futbol del Club d’Esports y aprovecho para felicitarlos por impulsar su acertada Escola de Pares y Mares.

 

9e5a9a20-86fd-4b2a-ad6d-5709c55f081b

78930696_2432923346968235_8910084761368657920_o

79766446_2432923586968211_8903182173398368256_o

Presentación de “La hermandad de los balones desaparecidos” en la Biblioteca Marta Mata de Cornellà

 

 

 

La tarde del martes 3 de diciembre tuve la ocasión de vivir una experiencia inolvidable en la presentación de “La hermandad de los balones desaparecidos“. Fue en la Biblioteca Marta Mata de Cornellà, ubicada en el antiguo Cine Titán, paisaje urbano de mi infancia.

 

20191203_182952 (1)

20191203_172635

 

Una sala llena con 60 personas, representantes de diferentes momentos de mi vida, y a los que no puedo hacer más que agradecer que me quisieran acompañar en un momento tan especial.

Compañeros de colegio, gente del barrio, amigos de infancia, de juventud, de la edad adulta, del mundo del fútbol… Me habría gustado poder dedicar a cada una de esas personas el tiempo suficiente para agradecerles lo que su presencia significaba para mi. Pero en este tipo de actos, ya se sabe.

Así que solo puedo volver a insistir en dar las gracias de forma resumida, esperando que lleguen a todo el mundo, y publicar algunas de las fotos que he podido recopilar.

Gracias a Anna Sàlvia (directora de la Biblioteca), a su equipo y la Xarxa de Biblioteques de Cornellà.

Gracias al Sr. Ot García, Regidor de Cultura, por formar parte del acto, y también al Sr. Enrique Vanacloy, Regidor d’Esports, por su asistencia en la sala.

 

 

Gracias a mi familia, siempre incondicional e insustituible, desde mi mujer e hijo a mis padres, hermanos, sobrino, prima…

 

 

Gracias a los compañeros y compañeras del colegio Abat Oliba, con quienes compartí infancia y seguimos vinculados gracias al gen de aquella escuela.

 

 

Gracias a los miembros de la Agrupación de Veteranos de la UE Cornellà, ídolos de infancia con los que ahora tengo el honor de compartir equipo.

 

 

Gracias a los excompañeros del Levante Las Planas, con los que tantos momentos compartí y con los que continúo felizmente vinculado.

 

 

Gracias a todas las amistades que el mundo del fútbol (y todo aquello que lo rodea) me ha proporcionado, incluso sin haber coincidido en el mismo equipo. El compañerismo, por encima de todas las cosas, es una de las esencias del fútbol.

Gracias a todos los amigos y amigas, de procedencias y épocas diversas que la vida ha ido poniendo en mi camino y que ayer, con su presencia, me hicieron vivir unos momentos muy emocionantes y sentirme muy afortunado de haberlos conocido y de tenerlos cerca de mi.

 

 

Gracias a Libros Indie, la editorial que me ha dado la oportunidad de vivir esta experiencia, y a Pablo Ríos, por prestarse a ilustrar esta modesta novela.

Y, finalmente, un agradecimiento muy especial para el amigo y autor Jorge Gamero, por haberme acompañado, animado y guiado desde el inicio de esta aventura y continuar obsequiándome con su generosidad.

 

 

 

Tanto quienes pudieron asistir como quienes no pudieron hacerlo consiguieron hacer, de la tarde de ayer, una experiencia inolvidable.

Cuando tenía 11 años perdí una pelota llena de aire. El martes me fue devuelta inflada con toneladas de afecto.