“De Aquiles a Zidane”, de Andrés Albalate López. Editorial Nuevos Textos

 

Agamenón, Aquiles, Héctor, Áyax, Ulises, Jerjes… son algunos de los personajes de la literatura clásica cuyos comportamientos sirven de modelo para explicar algunos episodios futbolísticos más que conocidos. Eso es lo que ocurre en la magnífica “De Aquiles a Zidane”, de Andrés Albalate López y publicada por la editorial Nuevos Textos.

Se trata de un libro que es una auténtica delicia para los amantes de la filosofía, la literatura clásica, los libros de aventuras y, por supuesto, el fútbol. Porque lo que en él encontramos es todo eso y más mezclado de forma exacta, en su justa proporción. El mérito de esta combinación está en la capacidad de establecer un puente entre el momento futbolístico descrito y una historia del mundo clásico cuyo trasfondo coincide, explicándolo desde una perspectiva completamente inesperada.

La obra se estructura en siete capítulos futbolísticos y un interludio, correspondientes a diferentes épocas y protagonizados por diferentes equipos, en los que lo que pasaría de manera totalmente intrascendente a los ojos del normal aficionado, es transformado en una absoluta luminosidad y explicado con brillantez desde la perspectiva de la literatura clásica. No me extraña, por ello, que tal y como ha contado su autor en alguna ocasión, alguno de sus alumnos, de vez en cuando, “comenzaba a prestar atención a lo que se estaba contando”.

“Las historias de Agamenón, soberano de hombres, de Aquiles, el de los pies ligeros, o del gran Héctor, domador de caballos, cautivaban su atención con una intensidad sorprendente”.

 

Imagen de www.number1sport.es

 

SINOPSIS

En la sinopsis podemos leer:

“De Aquiles a Zidane es un libro sobre seducción. A partir de siete episodios futbolísticos más o menos conocidos, el autor va tejiendo una tupida y firme red de historias (clásicas y no tanto) con el único objetivo de llevarnos, sin casi darnos cuenta, hasta “el huerto filosófico”. Y es que, según se afirma en el prólogo, así como el hierro por sí solo atrae al hombre, el cuerpo por sí solo atrae al alumno. De este modo, de la mezcla a partes casi iguales de fútbol y literatura clásica y surgen toda suerte de reflexiones sobre las incógnitas de la vida y de la muerte, preguntas sobre los bueno, lo malo, lo bello o lo monstruoso del mundo y del ser humano.

Es, además, un libro seductor, como lo son todos y cada uno de sus protagonistas: héroes griegos aguerridos y apasionados, dioses despiadados y algo despistados, estrellas del balón con un atormentado mundo interior, pistoleros sin escrúpulos de este y de todos los tiempos. Como ellos, y a través de ellos, Andrés Albalate nos transmite su pasión por la educación con un lenguaje vibrante que nos recuerda el rumor de la batalla.

De Aquiles a Zidane (pasando por John Wayne, el Negro Jefe, Penélope o el mismísimo Mourinho) es, sin duda, una lectura provechosa tanto para mentes como para cuerpos inquietos.

 

 

La sinopsis ya es lo suficientemente explícita para aproximarnos a lo que encontraremos en su interior. Por si no fuera suficiente reclamo podemos añadirle el acertado e insinuante subtítulo, ”Ensayos sobre fútbol y literatura clásica”. ¿Qué amante de la filosofía, la mitología, la literatura clásica y el fútbol es capaz de resistirse a un anzuelo como ese?

 

Imagen de www.blogs.20minutos.es

 

Título, subtítulo y sinopsis, cumplen, en esta ocasión, su misión de forma totalmente coherente con el conjunto de la obra. Podría pensarse, a priori, y al ver semejante combinación de temas, que nos encontramos ante un estudio de lectura farragosa y aburrida, destinada únicamente a especialistas interesados en esos temas. Todo lo contrario. Porque lo que encontramos es profundidad reflexiva pero escrita de una forma no solamente comprensible, sino atractiva e incluso, por momentos, divertida.

Los episodios que se van explicando, los dilemas morales que se plantean, los conceptos derivados del análisis de la condición humana –valor, justicia, honor, épica…- son transmitidos en un envoltorio que en más de un momento parece que estemos leyendo una historia de aventuras. Y, aún así, el tratamiento es tan acertado que la capacidad de enseñar e invitar a reflexionar y de entretener se consigue sin que la atmósfera general decaiga en ningún momento.

 

“Así que se me ocurrió analizar distintos episodios futbolísticos a la luz de una serie de textos clásicos, o, dicho de otro modo, ensayé examinar determinados pasaje de la poesía épica y trágica desde la perspectiva de ciertos lances deportivos”.

Príamo y Aquiles“. Imagen de www.literaturauniversaldeedipoakafka.blogspot.com

 

Por las páginas de “De Aquiles a Zidane” desfilan el episodio del dedo de Mourinho en un Barça-Madrid y su relación con la historia de Príamo y Aquiles; un Piacenza Calcio-A.S. Livorno, con el protagonismo de Cristiano Lucarelli y su paralelismo con la historia de Ulises y Calipso; un encuentro entre Club Atlético Peñarol y Club Nacional de Football de 1953, en el que un gesto de Obdulio Varela sirve para hablar de Héctor y Áyax; el cabezazo de Zidane a Materazzi relacionado con Creonte y Antígona; un Real Madrid-Real Irún, Rubén de la Red y Ulises; un Caimán de Duala contra el Tonnerre Yaundé, que permite relacionar a George Weah con Agamenón; y el triunfo de la selección española en el Mundial de 2010 y la figura de Ulises.

Cada uno de los capítulos es una auténtica aventura. Por tomar el ejemplo tan presente a lo largo del libro, diría que es una peculiar ‘odisea’ llena de enseñanzas y disfrute lector. E, insisto, con el gran mérito de explicar y hacer comprensibles episodios muy simbólicos de la literatura clásica de una forma amena, instructiva y atractiva.

Desde luego, tener un profesor de filosofía así es un auténtico lujo. Estoy convencido de que más de uno de sus alumnos habrán quedado marcados por sus enseñanzas, y habrán descubierto que la literatura clásica y la filosofía son mundos a través de los cuales vale la pena seguir profundizando.

 

Imagen de www.twitter.com/AndresAlbalate
Anuncios

10 de enero y los temblores de piernas de Leo Messi

 

 

Un 10 de enero como hoy, pero del 2011, Leo Messi obtuvo su segundo Balón de Oro. Fue en una gala celebrada en Zúrich, y aquella noche, por increíble que parezca, al argentino le temblaron las piernas.

Lo explica como nadie Ramón Besa en el texto “¿Un cuento o un relato?”, publicado en “Cuando nunca perdíamos”.

“Aseguran quienes le conocen que aquel 10 de enero fue uno de los días más dichosos de su carrera por la sorpresa del resultado, por su incapacidad para tener una respuesta preparada, instado a improvisar, igual que si hubiera ganado un inesperado Oscar. A veces, como en su caso, la imprevisibilidad consiste en volver a ganar. Messi se sintió más niño que nunca en un acto montado por adultos. A falta del cuero, no extrañó que le temblaran las piernas y se recogiera sin mentar a Iniesta y a Xavi, aparentemente predestinados a competir por el trofeo”.

 

9 de enero y San Lorenzo de Almagro en “Atlas de una pasión esférica”

 

Imagen de www.holasigloxxi.blogspot.com

 

Un 9 de enero como hoy, pero de 1981, el histórico club San Lorenzo de Almagro tuvo que acabar entregando su histórico estadio. Agobiado por las deudas, y en plena dictadura, su terreno fue incluido en una lista de expropiaciones para construir una red de autopistas de peaje que nunca se hizo.

Podemos leer la historia en el capitulo “Volver” de esa maravilla que es “Atlas de una pasión esférica”, escrito por Toni Padilla, ilustrado por Pep Boatella y publicado por Geoplaneta.

“El club se resistió. ¿Cómo entregar uno de los estadios más antiguos, con sus gradas de tablones, donde generaciones de hinchas habían gritado goles? Al final, el 9 de enero de 1981, el club sacó la bandera blanca y entregó los terrenos. Tenía demasiadas deudas y reclamaciones. Presionado por el gobierno, pactó una cifra que permitiera garantizar el futuro del club y se despidió de su estadio”.

 

8 de enero: el día “pues a mí”

 

 

Hoy, 8 de enero, es el día “pues a mí“. ¿Y qué día es ese? Pues el día en el que tras las vacaciones de Navidad, esa es la expresión más utilizada en las puertas de los colegios.

Así se explica en “El misterio del robo imposible“, el número 5 de “Los futbolísimos“:

 

Estábamos en la puerta del colegio.

Era ocho de enero.

Primer día de colegio después de las vacaciones de Navidad.

El día “pues a mí”.

-Pues a mí me han traído unas botas de fútbol nuevas -empezó Marilyn, la capitana del equipo, que tiene que cambiar de botas cada seis meses porque es la más rápida y se pasa los partidos corriendo, y las gasta enseguida.

-Pues a mí, un perro -dijo OCho-, un labrador negro que es superlisto.

 

Espero que hayás tenido un buen día de “pues a mí” 🙂

 

4 de enero y los 9 goles de Pedro Bazán

 

Imagen de www.martiperarnau.com

 

El fútbol es un juego complejo, en el que no existe acción sin dificultad. De entre todas las que forman parte de su desarrollo, quizá la más llamativa es la que lleva a la consecución del gol.

No es fácil marcar goles. Y hoy, 4 de enero de 1948, se cumplen exactamente 70 años de uno de los hechos más insólitos de la historia del fútbol. Un episodio protagonizado por Pedro Bazán, jugador al que seguramente conocerán pocos (y me incluyo en el listado) y que, sin embargo, pasó a la historia un día en el que su equipo, el Málaga, venció por 9 a 2 al Hércules, siendo él el autor, atención, de los 9 tantos de su equipo.

Encontramos la anécdota en el número 62 de la revista Panenka, dedicado a la Segunda División.

 

Que te hartes a marcar

Tres, con remates después de un centro; uno, de oportunismo en un córner; otro, después de una falta; el sexto y el octavo, tras una acción colectiva; el séptimo, de penalti; el último, con un tiro cruzado. El día después de la hazaña, en la Hoja del Lunes de Málaga, destacaba un titular: “Bazán 9-2 Hércules”. Sevillano de La Algaba, Pedro Bazán había recalado en el Málaga en 1946 -previo paso por el Olímpica Jiennense- sin levantar demasiadas expectativas. Pero la forma como la historia lo acabaría recordando se estableció el 4 de enero de 1948, cuando marcó nueve goles en un solo encuentro ante el Hércules.

 

30 de diciembre y el debut de Scirea en “Los fantasmas de Sarrià visten de chándal”

 

Imagen de www.gettyimages.es

Un 30 de diciembre como el de hoy, pero de hace exactamente 42 años, se produjo el debut oficial de Gaetano Scirea con la selección italiana.

Esta es la referencia que encontramos en “Los fantasmas de Sarrià visten de chándal“, de Wilmar Cabrera:

                Con el 7 en su espalda, un número más para un delantero que un defensa, Gaetano salió por el centro del campo con la pelota dominada. Ese era su trabajo. Como lo hacía siempre desde que Bearzot lo llamó a la Nazionale, aquel 30 de diciembre de 1975 contra Grecia.

                Y es que Scirea, que fue setenta y ocho veces internacional con la Azzurra, era uno de los jugadores que manejaban perfectamente los tiempos de un partido. Elegante y discreto. En el papel de atacante-defensa era limpio y efectivo. Y como defensa-atacante salía jugando cuando se le antojaba, sin más objetivo que el arco contrario.

 

28 de diciembre y “El misterio del Día de los Inocentes”

 

 

Hoy, 28 de diciembre, y Día de los Inocentes, la propuesta para el calendario del fútbol y la literatura no podía ser otra que “El misterio del Día de los Inocentes“.

Aunque para Pakete sea el peor día del año, siempre es un buen momento para recomendar una buena lectura. Y mejor aún si es futbolera.

Aquí tenéis el booktráiler: