Presentación de “La hermandad de los balones desaparecidos” en la Biblioteca Marta Mata de Cornellà

 

 

 

La tarde del martes 3 de diciembre tuve la ocasión de vivir una experiencia inolvidable en la presentación de “La hermandad de los balones desaparecidos“. Fue en la Biblioteca Marta Mata de Cornellà, ubicada en el antiguo Cine Titán, paisaje urbano de mi infancia.

 

20191203_182952 (1)

20191203_172635

 

Una sala llena con 60 personas, representantes de diferentes momentos de mi vida, y a los que no puedo hacer más que agradecer que me quisieran acompañar en un momento tan especial.

Compañeros de colegio, gente del barrio, amigos de infancia, de juventud, de la edad adulta, del mundo del fútbol… Me habría gustado poder dedicar a cada una de esas personas el tiempo suficiente para agradecerles lo que su presencia significaba para mi. Pero en este tipo de actos, ya se sabe.

Así que solo puedo volver a insistir en dar las gracias de forma resumida, esperando que lleguen a todo el mundo, y publicar algunas de las fotos que he podido recopilar.

Gracias a Anna Sàlvia (directora de la Biblioteca), a su equipo y la Xarxa de Biblioteques de Cornellà.

Gracias al Sr. Ot García, Regidor de Cultura, por formar parte del acto, y también al Sr. Enrique Vanacloy, Regidor d’Esports, por su asistencia en la sala.

 

 

Gracias a mi familia, siempre incondicional e insustituible, desde mi mujer e hijo a mis padres, hermanos, sobrino, prima…

 

 

Gracias a los compañeros y compañeras del colegio Abat Oliba, con quienes compartí infancia y seguimos vinculados gracias al gen de aquella escuela.

 

 

Gracias a los miembros de la Agrupación de Veteranos de la UE Cornellà, ídolos de infancia con los que ahora tengo el honor de compartir equipo.

 

 

Gracias a los excompañeros del Levante Las Planas, con los que tantos momentos compartí y con los que continúo felizmente vinculado.

 

 

Gracias a todas las amistades que el mundo del fútbol (y todo aquello que lo rodea) me ha proporcionado, incluso sin haber coincidido en el mismo equipo. El compañerismo, por encima de todas las cosas, es una de las esencias del fútbol.

Gracias a todos los amigos y amigas, de procedencias y épocas diversas que la vida ha ido poniendo en mi camino y que ayer, con su presencia, me hicieron vivir unos momentos muy emocionantes y sentirme muy afortunado de haberlos conocido y de tenerlos cerca de mi.

 

 

Gracias a Libros Indie, la editorial que me ha dado la oportunidad de vivir esta experiencia, y a Pablo Ríos, por prestarse a ilustrar esta modesta novela.

Y, finalmente, un agradecimiento muy especial para el amigo y autor Jorge Gamero, por haberme acompañado, animado y guiado desde el inicio de esta aventura y continuar obsequiándome con su generosidad.

 

 

 

Tanto quienes pudieron asistir como quienes no pudieron hacerlo consiguieron hacer, de la tarde de ayer, una experiencia inolvidable.

Cuando tenía 11 años perdí una pelota llena de aire. El martes me fue devuelta inflada con toneladas de afecto.

 

Sesión sobre Fútbol y literatura en la Biblioteca Marta Mata de Cornellá

 

 

¿Qué encuentra un escritor en el fútbol para convertirlo en material literario? ¿Cómo se convierte la experiencia vivida tras un partido de fútbol en literatura? ¿Qué puede aportar el fútbol a la literatura infantil? ¿Forman buena pareja fútbol y literatura?

Acerca de estas y otras cuestiones hablaremos el próximo miércoles 5 de julio en la Biblioteca Marta Mata de Cornellà (Barcelona). La sesión lleva por título “35 años del Brasil-Italia del Mundial 82, y cómo se transforma el fútbol en literatura“, aprovechando que justo ese día se cumplen 35 años de aquel mítico partido, que servirá como ejemplo de lo que el fútbol puede generar desde un punto de vista literario.

Además de numerosas crónicas periodísticas sobre aquel encuentro, Mario Vargas Llosa se vio impulsado a escribir un artículo, el periodista Ricard Torquemada se inspiró en él para un relato, Miguel Delibes hizo referencia en una de sus crónicas y el periodista Wilmar Cabrera escribió la novela “Los fantasmas de Sarriá visten de chándal”, basada en aquel encuentro.

A partir de ese ejemplo concreto hablaremos de cómo el fútbol se transforma en literatura e intentaremos profundizar en esta relación. Porque, como dice Juan Villoro, “el fútbol es, en sí mismo, asunto de la palabra”. Para Manuel Tallónel fútbol es para contar. No es un deporte, contra las evidencias, sino un relato”. Y Vicenç Villatoro escribió en uno de sus relatos que “sin literatura no hay fútbol”.

La tertulia estará moderada por un servidor (Alfonso Morillas) y contará con la participación de Wilmar Cabrera, autor de la novela “Los fantasmas de Sarriá visten de chándal” y de Jorge Gamero, miembro del colectivo de autores de Cornellà. y autor del relato de temática futbolística “La alineación“.