Aficionados que transforman su pasión por un equipo en literatura


En la sección de literatura deportiva de ayer, 16 de marzo, del programa Radioestadio Catalunya de Albert Arranz, en Onda Cero Catalunya, recomendé algunas lecturas cuyos autores han convertido la pasión por sus equipos en obras literarias.

A continuación, los títulos, portadas y sinopsis de los libros que fueron citados, así como el enlace al audio del programa por si os apetece escucharlo.


CLICK AQUÍ PARA ESCUCHAR EL AUDIO DEL PROGRAMA


Relato 19 de diciembre de 1971, de Roberto Fontanarrosa

19 de diciembre de 1971 es un cuento de ficción escrito por el escritor y humorista argentino Roberto Fontanarrosa, en el cual habla sobre el día en que Rosario Central venció a Newell’s Old Boys en la semifinal del Torneo Nacional de 1971. El mismo, fue publicado en 1982, en el libro Nada del otro Mundo.

Si bien la historia es de ficción, este partido de fútbol entre los eternos rivales rosarinos fue real, y se disputó el 19 de diciembre de 1971 (título del cuento) en Estadio Monumental del Club Atlético River Plate con resultado final favorable de 1 a 0 para Central con la recordada Palomita de Poy, tal como lo describe el relato.

El cuento —humorístico/dramático— comienza relatando el estado de la ciudad días previos al enfrentamiento entre Rosario Central y Newell’s Old Boys por la semifinal del Torneo Nacional de 1971 y la preocupación de un grupo de amigos hinchas de Central por utilizar todo tipo de cábala posible para ganar el partido. En un momento recuerdan la historia del padre de un amigo que ya no vivía más en Rosario: el Viejo Casale. El viejo jamás en su vida había visto perder in situ a Central en un clásico rosarino ante Newell’s Old Boys estando presente en el estadio al momento del encuentro. Ante la importancia del partido deciden invitarlo a Buenos Aires (donde se llevaría a cabo el partido) a que concurra al estadio junto a ellos. Este grupo pensaba que la presencia del viejo le traería suerte a Central, debido a su favorable historial ante Newell’s. Sin embargo Casale se niega rotundamente a asistir y aduce enfermedades del corazón que le impedían concurrir a la cancha desde hacía más de dos años. Ante esta negativa, este grupo de centralistas decide planear un secuestro y llevar engañado a Casale al Monumental.


Colección Hooligans Ilustrados, de Libros del KO

El fútbol hecho literatura.

El alimento espiritual de fajadores y tuercebotas. La crónica sentimental de un escritor a través de los colores de su equipo de fútbol. Algo de épica y mucho barro. Recuerdos de infancia, amores adolescentes y ajustes de cuentas. Escaramuzas de patio de colegio y goles milagrosos desde el medio del campo. La champions y tercera.

No vale alta ni chupón.


Fiebre en las gradas, de Nick Hornby (Anagrama, 1992)

«Me enamoré del fútbol tal como más adelante me iba a enamorar de las mujeres: de repente, sin explicación, sin hacer ejercicio de mis facultades críticas, sin ponerme a pensar en el dolor y en los sobresaltos que la experiencia traería consigo», confiesa Nick Hornby, quien reconoce abiertamente que para él este deporte no es ni una vía de escape ni un entretenimiento, sino toda una forma de ver y estar en el mundo.

Fiebre en las gradas es el relato autobiográfico de la tumultuosa relación del autor con el fútbol y con su equipo, el Arsenal londinense, durante más de veinte temporadas. Con un entusiasmo contagioso y su característica ironía, Hornby nos cuenta lo que ocurre cuando uno deja que el fútbol llene unos cuantos huecos que deberían haber estado ocupados por otras cuestiones. Esclavo del calendario de competiciones y del devenir de su equipo, este adicto al fútbol rechaza invitaciones a bodas porque ese día el Arsenal juega en casa, o asocia su primera gran ruptura amorosa a la pérdida de un jugador emblemático. Así, este deporte y su equipo serán aquello que marque la iniciación a la vida y luego la continuamente postergada entrada a la adultez del autor, alguien cuya unidad de medida vital son los partidos de su equipo y para quien todo acontecimiento significativo en su vida tiene un matiz futbolístico (con la consiguiente incomprensión de aquellos que le rodean). Hornby se interroga aquí sobre la esencia de esta obsesión y describe con humor y gran perspicacia en qué consiste verdaderamente ser hincha de un equipo, sin caer en tópicos reduccionistas, por lo general poco rigurosos y negativos, al mismo tiempo que realiza una suerte de crónica sentimental de veinte años de la historia de su equipo.

Además de la honesta y divertida confesión de un obsesivo aficionado al fútbol, Fiebre en las gradas es también una lúcida radiografía de los entresijos deportivos y sociales de este deporte y termina convirtiéndose en una sentida declaración de devoción y lealtad a un deporte, a un club y, sobre todo, a la comunidad de sufridos seguidores que conforman su verdadera esencia. Este libro situó a Nick Hornby entre los principales escritores ingleses de su generación. Con el tiempo se ha convertido en un auténtico objeto de culto tanto para futboleros (está considerado el mejor libro sobre fútbol que se ha escrito jamás) como para el lector general: se han vendido más de un millón de ejemplares en el Reino Unido y ha sido objeto de dos adaptaciones cinematográficas.


Soy Gallina / Soy León, Editorial Caballito de Acero

22 cuentos de fútbol bogotano

Cuando un estadio se viste de un solo color, se apaga la algarabía y se pierde el grito de gol del contrario. Y esta es la fiesta más hermosa de todas: el gol nació para ser cantado y escuchado por hinchas, locutores, jugadores, rivales… crecer con una cancha a dos colores es aprender a convivir con la belleza de la derrota, la inmortalidad de la victoria, y la simpleza del empate. El fútbol es cosa de dos, nada tiene sentido sin el otro.

Por eso este libro es dos libros, por un lado azul, y por el otro rojo. Eso quiere decir que estaremos sentados uno al lado del otro como cuando el clásico capitalino se jugaba a dos colores, y la convivencia permitía la sonrisa burlona de la victoria, o el silencio ensimismado de la derrota. Leamos fútbol en paz, y juguemos a pensar con los pies en vez de ir por el mundo conviviendo a las patadas.


Soy Verdolaga / Soy Poderoso, Editorial Caballito de Acero

22 cuentos de fútbol antioqueño

Cuando un estadio se viste de un solo color se apaga la algarabía y se pierde el grito de gol del contrario. Y esta es la fiesta más hermosa de todas: el gol nació para ser cantado y escuchado por hinchas, locutores, jugadores, rivales… Crecer con una cancha a dos colores es aprender a convivir con la belleza de la derrota, la inmortalidad de la victoria y la simpleza del empate. El fútbol es cosa de dos, nada tiene sentido sin el otro.

Por eso este libro es dos libros: por un lado verde y por el otro rojo. Eso quiere decir que estaremos sentados uno al lado del otro como cuando el clásico paisa se jugaba a dos colores, y la convivencia permitía la sonrisa burlona de la victoria, o el silencio ensimismado de la derrota. Leamos fútbol en paz y juguemos a pensar con los pies en vez de ir por el mundo conviviendo a las patadas.


Alma, corazón y fútbol. 100 años de osasunismo a través de 20 victorias, un empate y una derrota, de José Francisco Alenza García (Caligrama, 2021)

Este libro está compuesto por veintidós relatos —igual número que una plantilla de fútbol— que narran los partidos más importantes de la historia de Osasuna. La rememoración de esos partidos egregios se hace a través de las miradas de personajes de ficción que encarnan a osasunistas de distinta época, edad y condición. La mezcla de la historia real de Osasuna y del testimonio de esos personajes muestra la memoria e intrahistoria del osasunismo.

En esa memoria de la afición osasunista están grabadas, entre otras, las victorias contra el Real Madrid de Di Stéfano, de Juanito y Santillana, de la Quinta del Buitre, de Zidane y los galácticos, y de Cristiano Ronaldo; los triunfos contra el Barça de Maradona, de Ronaldinho, de Iniesta y de Messi; los milagros de Martín Monreal; las eliminatorias europeas contra el Glasgow Rangers, contra el Sttutgart y contra el Girondins, el Bayer Leverkusen y el Sevilla. Junto a esos triunfos también se recuerda aquella inolvidable final de Copa que se escapó.

Este libro habla, en suma, del alma de Osasuna, del corazón con el que los osasunistas sienten a su equipo y de la vida que comparten el club y sus aficionados.


Los Antihéroes del Granada FC, de José Manuel Quesada (Aliar Ediciones, 2021)

“Los Antihéroes del Granada C.F.” es una publicación deportiva diferente, impregnada del dramatismo que durante tantos años caló a la afición del Granada C.F. y que, desilusión a desilusión, la ha hecho convertirse en una de las más originales del fútbol español.

La presente edición ampliada de “Los Antihéroes del Granada C.F.” continúa con la línea marcada en la primera edición (publicada en el año 2017) y amplía el repertorio de los pequeños relatos histórico-deportivos a treintayuno.

En todas estas pequeñas historias se puede apreciar un mismo patrón, el distanciamiento con la gloria deportiva tan manida en las publicaciones deportivas. Cada una de ellas está protagonizada por algún futbolista que, más allá de sus mayores o menores triunfos deportivos, quedó marcado por su perfil de “maldito o proscrito”. El lector podrá encontrar futbolistas tocados dramáticamente por la tragedia o la mala suerte, demonizados por su forma de juego o por una desafortunada jugada, fugados de la justicia, represaliados o tristemente olvidados por la hinchada. En definitiva, un ramillete de heterodoxos en rojiblanco a los que es justo rescatar de la historia negra del Granada C.F.


La Balada del Bar Torino, de Rafa Lahuerta (Llibres de la Drassana, 2014)

Estas memorias apasionadas y escritas en carne viva son en realidad un alegato sobre el fútbol y la literatura, con la ciudad de Valencia como fondo y territorio único de sueños y realidades, donde el eco del estadio de Mestalla marca el ritmo de los días como un reloj exacto. Por las páginas de este libro se asoman las afinidades convertidas en destinos, la urdimbre siempre azarosa, hermosa y cruel de las tramas familiares, la pura militancia futbolística reconocible más allá de concretas filiaciones o la devoción contradictoria por las formas más elevadas de cultura.

Hasta llegar al adulto sereno que ahora narra y busca refugio en la última y solitaria fila del graderío de Mestalla, hay que remontarse a los recuerdos nítidos de un niño para el que todo dio comienzo el día en que su padre le llevó de la mano a ver jugar al Valencia CF. Crónica lúcida y muy personal de placeres y devastaciones, «La balada del Bar Torino» es un ajuste de cuentas con la propia vida y un ejercicio de alta literatura, al que la singularidad del hilo argumental lo convierte en un clásico y un referente destinado a permanecer en la memoria de las letras, de la ciudad y del valencianismo futbolístico.


Pucelín y Ansurón de primera división, de José Luis Chacel, Santiago Bellido y Santiago Hidalgo

Hace 125 años que rodó el primer balón en estas tierras, 90 años de historia del Real Valladolid, con sus protagonistas, hazañas y anécdotas, narradas por un abuelo a su nieto. El cómic que la afición estaba esperando.


«Los Antihéroes de la Liga», de José Quesada. Aliar Ediciones, 2021

“Sin duda aquellos grandes héroes habían sido tragados por el implacable transcurso del tiempo, habían quedado bajo el polvo del olvido. Y eso era realmente la vida”.

En una de las 30 historias que integran la magnífica Los antihéroes de la Liga, la correspondiente al futbolista italiano de la década de los 30 Alberto Pizzinato, se hace referencia a Bernardo Salazar, reconocido como “el mejor historiador del fútbol español”. Al respecto, se indica que su querencia futbolística procede, como en el caso de tantos, “de una niñez atrapada en la pasión esférica”. Y, concretamente, “en la única estampa que no consiguió y que constituyó un recuadro blanco capaz de tapar todos los cromos de la colección” del que fue su primer álbum de cromos. Aquella imposibilidad lo empujó a querer saber más cosas, a interesarse por la documentación y a zambullirse en el mundo de la investigación histórica de tipo futbolístico, en este caso.

Un original y particular álbum de cromos es lo que José Quesada está consiguiendo tras la publicación de esta ristra de antihéroes, que vienen a sumarse a los que ya vieron la luz en el 2017 con su anterior libro, Los antihéroes del Granada, una obra cuya edición fue ampliada en el 2020. Y es que nos encontramos, nuevamente, ante una colección de treinta historias de futbolistas a los que la fama y los triunfos que siempre se atribuyen a las estrellas acabaron por esquivarlos, poniendo de relieve, por encima de todo, su condición de seres humanos más cercanos de lo que parece a la mayoría de los mortales, para quienes las decepciones son más habituales en nuestras vidas que los lejanos éxitos de los triunfadores.

SINOPSIS

Los éxitos son el habitual hilo conductor de la gran mayoría de las publicaciones deportivas. La sociedad en la que vivimos acostumbra a engrandecer al vencedor y olvidar al vencido, sin recaer en que paralela a la historia deslumbrante del victorioso, hay una triste y más profunda: la del derrotado. Los Antihéroes de la Liga nace con la idea de rescatar del olvido a los perdedores. Guiado con el único patrón común del distanciamiento de la gloria y el triunfo, está conformado por 30 pequeños relatos histórico-deportivos independientes. Cada uno de ellos lo protagoniza algún futbolista que, más allá de sus menores o mayores éxitos deportivos, quedó marcado por un perfil de “maldito o proscrito”.

En Los Antihéroes de la Liga el lector podrá encontrar futbolistas tocados dramáticamente por la tragedia o la mala suerte, demonizados por su forma de juego, irreverentes dentro y fuera de los estadios, fugados de la justicia, represaliados políticamente o tristemente olvidados por la hinchada. En definitiva, un ramillete de heterodoxos a los que es justo rescatar de la historia negra del deporte.

Uno de los aspectos más interesantes y atractivos del libro es su enfoque, pues desarrolla una fantástica tarea de humanización de los triunfadores. Los medios de comunicación y todos los altavoces que continuamente nos exponen las imágenes, en este caso, de los jugadores de fútbol que han llegado a la élite, nos los muestran como el resultado de un proceso perfecto, en el que todo brilla y en los que no parece existir imperfección alguna. Justamente todo lo contrario de lo que la realidad nos reserva al común de los mortales.

Pero lejos de esa apariencia y de esa idea artificial, la realidad es que lo que subyace en el fondo de los éxitos aparentes son las debilidades e imperfecciones de todo ser humano. Y con esta obra, al final, lo que obtenemos es un auténtico catálogo de vivencias y actitudes en las que una serie de personas acaban sucumbiendo a su naturaleza más íntima y personal, que acaba determinando sus acciones externas. Siempre recordaré las palabras de uno de mis entrenadores en mis tiempos de jugador juvenil: “Lo importante no es llegar -decía-, sino mantenerse”. Aplicada a las historias que José Quesada nos explica (de forma clara, pedagógica y muy atractiva, por cierto) se acaba convirtiendo en que siempre estará nuestra naturaleza más profunda tirando de nosotros hacia territorios que no siempre son los más beneficiosos, incluso cuando ello conlleve la caída desde el cielo del triunfo al infierno del fracaso. O, sin llegar a tanto, por caminos impredecibles alejados de lo que aparentemente parecía ser una senda placentera.

“No sabría decir si era por curiosidad, por mi enfermiza empatía o simplemente por afinidad personal, pero todo lo que quedaba a la sombra del espectáculo era lo que me atraía del fútbol”.

Así, por las páginas de “Los antihéroes de la Liga transitan historias de marcado tinte político, ya sea por cuestiones ideológicas o por tratarse de víctimas envueltas en conflictos como la Guerra Civil, de insólitas picarescas, de engreimientos irrefrenables, de rebeldías indomables, de caídas en el infierno de las drogas, incluso de tintes folclóricos o de poso religioso, de pérdidas de rendimiento casi paranormales, y también emotivas historias llenas de humanidad como la de Wilfred, o de trágicos desenlaces como los de Rommel Fernández o José Antonio Reyes.

Desfilan por las páginas de este compendio de Antihéroes nombres de diferentes épocas y lugares. Algunos forman parte de mi educación sentimental, siendo sus nombres habituales en las retransmisiones deportivas que oí durante mi infancia y adolescencia: Prosinecki, Amunike, Wilfred, Megido o Rommel Fernández simbolizaban, se aparecían, en aquella época, como distantes triunfadores a los que nos habría gustado imitar. Pero lo que no sabía era las historias que se ocultaban detrás de lo que nos llegaba, lo que había tras el escaparate del éxito.

Una obra, en definitiva, que además de acercarnos al mundo del fútbol desde una perspectiva diferente, atractiva y original, lo hace mediante una estructura en sus capítulos muy acertada, pues en todos encontramos una introducción que ayuda a contextualizar lo que iremos encontrando en cada una de las historias. Ilustraciones de Jorge Lawerta, una sincera presentación del inolvidable Rafa Guerrero y un epílogo por parte de Toni Cruz, jefe de Deportes de Cope Córdoba, que explica la sorprendente historia de Atila Kasas, completan este más que recomendable “álbum de historias” que espero siga creciendo con la incorporación de nuevos jugadores y sus vidas.

“Lo que realmente calibraba la antiheroicidad era la distancia que separaba la realidad de la expectación creada. En otras palabras: el tamaño de los trozos de los sueños rotos”.

Osasunistas, antihéroes y lo kafkiano del fútbol

Durante los últimos meses he tenido el blog a medio gas debido a unos asuntos personales que me han vampirizado prácticamente todo el tiempo disponible. Afortunadamente, vuelvo a estar en disposición de respirar un poco, aunque tampoco echemos las campanas al vuelo. Lo suficiente, al menos, como para retomar un razonable ritmo de lecturas.

Para comenzar, y como aperitivo, avanzo la sinopsis de estas tres obras de reciente publicación a las que hace tiempo debo una reseña y con las que me apetece mucho saltar al terreno de juego.

Kafka en Maracaná, de David García Cames, Miguel Angel Ortiz y Marcel Beltran (Panenka, 2020)

Escrito por tres cracks del nivel de David García Cames, Miguel Ángel Ortíz y Marcel Beltrán, se trata del tercer libro editado por Panenka. El fútbol derriba todas las puertas, también las de la literatura. En contra de lo que suele pensarse, son multitud los escritores y escritoras que en algún momento se sintieron atraídos por el misterio del gol o el fervor de la grada. El balón se cuela en la obra y la vida de autores que han tendido puentes entre estos dos mundos aparentemente disociados. De Marguerite Duras a Eduardo Galeano, pasando por Albert Camus, Roberto Bolaño, Svetlana Aleksiévich o Federico García Lorca. Este libro son 90 partidos que un día se jugaron. Este libro son 90 relatos, a medio camino entre la crónica y el cuento, con los que se rinde homenaje a 90 creadores extraordinarios que han influido en nuestra manera de entender el fútbol.


Los Antihéroes de la Liga, de José Quesada (Aliar, 2021)

Los Antihéroes de la Liga | Aliar Ediciones

Los éxitos son el habitual hilo conductor de la gran mayoría de las publicaciones deportivas. La sociedad en la que vivimos acostumbra a engrandecer al vencedor y olvidar al vencido, sin recaer en que paralela a la historia deslumbrante del victorioso, hay una triste y más profunda: la del derrotado. Los Antihéroes de la Liga nace con la idea de rescatar del olvido a los perdedores. Guiado con el único patrón común del distanciamiento de la gloria y el triunfo, está conformado por 30 pequeños relatos histórico-deportivos independientes. Cada uno de ellos lo protagoniza algún futbolista que, más allá de sus menores o mayores éxitos deportivos, quedó marcado por un perfil de “maldito o proscrito”. En Los Antihéroes de la Liga el lector podrá encontrar futbolistas tocados dramáticamente por la tragedia o la mala suerte, demonizados por su forma de juego, irreverentes dentro y fuera de los estadios, fugados de la justicia, represaliados políticamente o tristemente olvidados por la hinchada. En definitiva, un ramillete de heterodoxos a los que es justo rescatar de la historia negra del deporte.


Alma, corazón y fútbol, de José Francisco Alenza García (Caligrama, 2021)

Este libro está compuesto por veintidós relatos —igual número que una plantilla de fútbol— que narran los partidos más importantes de la historia de Osasuna. La rememoración de esos partidos egregios se hace a través de las miradas de personajes de ficción que encarnan a osasunistas de distinta época, edad y condición. La mezcla de la historia real de Osasuna y del testimonio de esos personajes muestra la memoria e intrahistoria del osasunismo.

En esa memoria de la afición osasunista están grabadas, entre otras, las victorias contra el Real Madrid de Di Stéfano, de Juanito y Santillana, de la Quinta del Buitre, de Zidane y los galácticos, y de Cristiano Ronaldo; los triunfos contra el Barça de Maradona, de Ronaldinho, de Iniesta y de Messi; los milagros de Martín Monreal; las eliminatorias europeas contra el Glasgow Rangers, contra el Sttutgart y contra el Girondins, el Bayer Leverkusen y el Sevilla. Junto a esos triunfos también se recuerda aquella inolvidable final de Copa que se escapó.

Este libro habla, en suma, del alma de Osasuna, del corazón con el que los osasunistas sienten a su equipo y de la vida que comparten el club y sus aficionados.

«Los antihéroes del Granada CF», de José Manuel Quesada. Aliar Ediciones

 

 

 

Nace como sentido homenaje a aquellos de los que se ha escrito menos, pero que merecen su lugar en el devocionario rojiblanco. Futbolistas que han tenido una infrahistoria peculiar, jugadores extravagantes, mitos olvidados, futbolistas que triunfaron más en otros campos –de fútbol o no- y que desde la primera persona iluminan el pesar del granadinista.

 

El verano pasado tuve el honor de ser invitado por Pablo Alcaraz a participar en su programa La Portada, de Onda Cero Tarragona. El objetivo era hablar sobre la épica de la derrota en el deporte, especialmente en el fútbol, y la poderosa atracción que el perdedor ejerce sobre nosotros, transformándose, en muchas ocasiones, en una figura de mayor atractivo que la del vencedor.

En la tertulia también estaba, ni más ni menos, que Santiago Roncagliolo, autor, entre otras, de la maravillosa “La pena máxima”. Durante la conversación salieron a relucir diferentes obras y episodios en los que el fracaso se acaba convirtiendo en el final de la historia. Un reconocimiento, en el fondo, al recurrente “lo que pudo haber sido y no fue” por el que la mayoría de veces transcurre nuestras vidas.

Un homenaje similar es el que José Manuel Quesada hizo en el 2017 con su magnífica “Los antihéroes del Granada FC”, publicada por Aliar Ediciones, cuyo sugerente subtítulo es “Y otras situaciones trágico-cómicas en Los Cármenes”, y de la que acaba de aparecer una edición ampliada en la que se ofrece una original e interesantísima forma de transmitir el amor por un club. Y es que, en realidad, la pasión por unos colores y un equipo no se define por los triunfos conseguidos, sino que es una fiebre permanente en la que lo más habitual y abundante son los momentos de amargura.

 

“… aunque será suficiente para pasar a esa historia negra del club que tanto nos empeñamos en recordar en esta serie de capítulos”.

 

Porque en el mundo del deporte, excepto aquellos equipos de presupuestos multimillonarios que se pueden permitir el lujo de capturar de aquí y de allá a lo mejor del momento, la inmensa mayoría de clubes acaban contando sus momentos de euforia con los dedos de una mano. Esa es la normalidad. Y, seguramente, la vivencia que define al auténtico aficionado a unos colores. Más o menos como pasa en la vida, en la que la mayoría de veces somos el fracasado Coyote, y pocas veces el sobrado Correcaminos.

 

 

SINOPSIS

 

“Los Antihéroes del Granada C.F.” es una publicación deportiva diferente, impregnada del dramatismo que durante tantos años caló a la afición del Granada C.F. y que, desilusión a desilusión, la ha hecho convertirse en una de las más originales del fútbol español.

La presente edición ampliada de “Los Antihéroes del Granada C.F.” continúa con la línea marcada en la primera edición (publicada en el año 2017) y amplia el repertorio de los pequeños relatos histórico-deportivos a treintayuno.

En todas estas pequeñas historias se puede apreciar un mismo patrón, el distanciamiento con la gloria deportiva tan manida en las publicaciones deportivas. Cada una de ellas está protagonizada por algún futbolista que, más allá de sus mayores o menores triunfos deportivos, quedó marcado por su perfil de “maldito o proscrito”. El lector podrá encontrar futbolistas tocados dramáticamente por la tragedia o la mala suerte, demonizados por su forma de juego o por una desafortunada jugada, fugados de la justicia, represaliados o tristemente olvidados por la hinchada. En definitiva, un ramillete de heterodoxos en rojiblanco a los que es justo rescatar de la historia negra del Granada C.F.

 

José Manuel Quesada, además de pasión por su equipo, demuestra un gran conocimiento e interés por su historia. Y aunque todo esté centrado en el club granadino, libros similares podrían escribirse perfectamente rastreando como él lo hace en la historia de cualquier club. Una edición muy cuidada que se abre con una presentación de uno de los historiadores más importantes del club nazarí da paso a una sucesión de capítulos o episodios, 31 en total, protagonizados por jugadores llamados a triunfar en el club pero que, por unas razones u otras, acabaron fracasando.

 

“… la fama que acompaña a la nueva adquisición no asegura nada, y más de una vez el fichaje bomba acaba explotando”.

 

Encontramos historias de todas las épocas, desde los años de la fundación del club hasta la actualidad, jugadores extranjeros, nacionales y, por supuesto, oriundos, así como diferentes tipologías del fracaso o, mejor dicho, del sistema de fabricación del héroe frustrado.

 

 

Jugadores de calidad indiscutible, llamados a convertirse en auténticas figuras que no llegaron a serlo por sus caracteres indómitos o polémicos, por sus querencias a la juerga o la mala vida, por caer en las redes de la corrupción o del ego desmesurado… Historias de mala suerte y de inesperados golpes del destino, de inmadurez o de erróneas decisiones.

 

“Juanjo batió a José Luis de un cabezazo hacia atrás merecedor de decapitación fulminante, en una de las jugadas más desgraciadas y estúpidas que uno recuerda”.

 

 

Y todas ellas, con un denominador común: allí estaba la afición, siempre acompañando al equipo, en los momentos duros y en los momentos de frustración, inasequible al desaliento. En primera división o en tercera. Pese a los desengaños, cuando estos se producían, la grada volvía a hacer gala de esa capacidad de regeneración de la ilusión para volverse a esperanzar con el equipo.

 

“No deja de resultar desmoralizante, pero este Granada CF siempre encuentra buenas razones para perder un partido. Por importante que este sea, por mucho que se juegue el equipo en el envite, no hay manera”.

 

Todos los capítulos presentan una estructura muy atractiva, pues se abren con unas maravillosas caricaturas en blanco y negro del protagonista de la historia realizadas por Jaime Galisteo. Después, tras una acertada contextualización para cada uno de ellos, se explica la historia de lo que sucedió, cuáles fueron las causas y cómo se produjo esa caída de las expectativas generadas a la desilusión por el resultado final. Y, como complemento necesario, se incorporan algunas referencias periodísticas de la época y alguna frase del protagonista.

Los nombres, además, van acompañados de un adjetivo que contextualiza al héroe, pues todos son considerados como tal, excepto el primero, el que abre el libro, Juanjo Martínez ‘Pocholo’, considerado el auténtico antihéroe. Por las páginas del libro desfilan jugadores como Jyula Albert,que comía naranjas durante los encuentros, Gustavo Benítez, que se fugó tras un partido, amnésicos como Severiano Uría o geniales y rebeldes como Alfredo Megido. Otros que no supieron mantenerse en los carriles de la legalidad deportiva, como Antonio Ruiz ‘Toto’ o José ‘Tin’ Angulo, e incluso los que flirtearon con las páginas de lo rosa, como José Luis Díaz Zumano ‘Luna’ o Gerardo Coque, quien fue novio de Lola Flores.

 

 

Y también nombres como el de Ladislao Mazukiewichz, compañero de Pelé en el famoso no-gol del Mundial del 70, Lalo Maradona, de quien su hermano Diego decía que era el mejor de la familia, Juan Miguel Echecopar, un auténtico poeta del fútbol, o el portero mejicano Guillermo Ochoa.

Y así hasta treinta y una historias es lo que encontramos en esta obra más que recomendable y en la que pese a estar centrada en los avatares de una serie de jugadores que han pasado por la historia del Granada CF, todo buen aficionado al fútbol entenderá y asumirá como propia, pues a buen seguro que podrá identificar en las filas de su equipo algún caso similar a los descritos en este libro.