23 de abril: Día del libro, los autores y las dedicatorias… futboleras

11 libros Sant Jordi

 

Ya tenemos aquí un nuevo 23 de abril. El gran día de la fiesta del libro. En Catalunya, además, celebramos también el día de la rosa. Y no se me ocurre mejor fiesta que esta, una celebración en la que las calles se inundan de libros y rosas.

Me he puesto a bucear en el blog para recuperar los artículos que he ido publicando con motivo de los anteriores Días del Libro. Se trata, en concreto, de los correspondientes al año 2015 y el 2016. Lo que he descubierto es que hace dos años hice una recopilación de once libros de temática futbolera para el público infantil y otros once para lectores adultos.

 sant jordi adultos

Un año después, es decir, el 2016, lo que hice fue reunir sobre el terreno de juego del fútbol y la literatura una selección de autores no solo declaradamente futboleros, sino que habían publicado alguna obra con esta temática.

Alineación escritores Sant Jordi 2016 - copia

Para la edición del Día del Libro de este año me he decidido a continuar explorando el hilo de los autores. El contacto con el escritor de una obra, sea de la temática que sea, siempre es grato y agradable. Y particularmente siempre me ha hecho especial ilusión el momento de conocer a alguno de ellos en persona, poder intercambiar algunas palabras sobre fútbol y literatura y conseguir su dedicatoria.

Por esa razón, he querido dedicar el artículo de este año a la modesta colección de dedicatorias que conservo como oro en paño en lugar destacado de mi biblioteca. Os invito a que las veáis, pero, sobre todo, a que leáis a sus autores.

Jordi Agut en “L’últim defensa

Jordi Agut

jordi agut.png

 

Llorenç Bonet en “Camp de terra

LlorençBonet

llorenç bonet

Wilmar Cabrera en

Los fantasmas de Sarrià visten de chándal

Wilmar Cabrera firma

wilmar cabrera

Vicent Dasí en “El millor dels 22

Vicent Dasí

vicent dasi

Gerard van Gemert en “Lucha por la victoria“,

de la serie “Futbolmanía

Gerard van Gemert

gerard van gemert

Andrés Iniesta en “La jugada de mi vida

Andrés Iniesta

andres iniesta

Jordi de Manuel en “Lletres al camp

Jordi de Manuel

Jordi de Manuel en “Orsai

Jordi de Manuel Orsai

jordi de manuel orsai4

Joan Gols (Jordi de Manuel) en “Pantera negra

Jordi de Manuel Pantera Negra

jordi de manuel pantera negra

Ignacio Martínez de Pisón,

relato “El fin de los buenos tiempos

Ignacio Martínez Pisón Fin buenos tiempos

ignacio pison fin buenos tiempos.jpg

Ignacio Martínez de Pisón,

en “El siglo del pensamiento mágico

Ignacio Martínez de Pisón

ignacio pison siglo pensamiento magico.jpg

Miguel Ángel Ortíz Olivera en “Fuera de juego

Miguel Ángel Ortiz - Fuera de juego

miguel angel ortiz fuera juego

Miguel Ángel Ortíz Olivera

en “La inmensa minoría

Miguel Angel Ortiz - Inmensa minoría

miguel angel ortiz inmensa minoriva.jpg

Jaime Palomo Cousido,

en “El loco Higuita y el escorpión“,

de la serie “Gol o penalti

Jaime Palomo

jaime palomo cousido

Víctor Panicello en

7000 metres quadrats de gespa

Víctor Panicello

victor panicello.jpg

Quique Peinado en “¡A las armas!

Quique Peinado

quique peinado.jpg

Jordi Puntí en “Lletres al camp

Jordi Puntí - Letres al camp

Jordi Puntí en “Cuando era un Neeskens“, relato publicado en “Cuando nunca perdíamos

Jordi Puntí - Cuando nunca perdíamos

jordi punti

Pablo Ríos y Santiago García

en “Fútbol. La novela gráfica

dedicatoriaalfons-copia-copia

futbol novela grafica.jpg

Pablo Santiago Chiquero

en “Once goles y la vida mientras

Pablo Santiago Chiquero

pablo santiago chiquero.jpg

Quien sabe si mañana, con un poco de suerte, consigo ampliar mi colección 🙂

11 de febrero en “Un buen gol no se puede contar”, de Pablo Santiago Chiquero. Maclein y Parker

 

Sombra tipo novela

Pablo Santiago Chiquero, en su magnífico “Once goles y la vida mientras”, publicado por Maclein y Parker, se inspira en once grandes momentos de la historia del fútbol para transformarlos en relato. Pero al hacerlo no se sitúa en el punto de vista de los jugadores o los equipos que los protagonizaron, sino desde la vivencia de personas anónimas de quienes acabamos conociendo de qué forma influyeron esos episodios en sus vidas.

Hoy, 11 de febrero, se cumplen 30 años de uno de esos goles. Lo marcó Emilio Butragueño contra el Cádiz, y es el telón de fondo del relato “Un buen gol no se puede contar”.

Así es como aparece la referencia a ese día en el texto.

Emilio Butragueño

Estadio Santiago Bernabéu (Madrid)

11 de febrero de 1987

 

Por la mañana, después de beber una taza de café, José pedaleó hasta el pueblo. Había sido ferroviario, pero llevaba catorce años jubilado y vivía solo desde la muerte de su mujer en un cortijillo que había sido de su familia. Llevaba una vida agradable y la salud aún lo respetaba. Le hacía feliz cultivar su huerto, criar palomas y gallinas y leer los diarios deportivos. Aunque le gustaba la soledad y no necesitaba compañía, dos años antes había comprado un televisor para ver los partidos de fútbol, pero la señal en el valle era mala y no siempre conseguía verlos.

 

Y aquí el vídeo del gol:

 

 

Doce meses, doce dorsales: con el número 12, diciembre

 

maxresdefault

 

Si el calendario fuera un equipo de fútbol, la camiseta con el número 12 lo llevaría el mes de diciembre. Y así es, más o menos, como se desenvuelve este mes sobre el terreno de juego de la literatura futbolera.

«Víctor… Señor y Víctor… ha caído… Señor, Señor, goooooooooooool, gooooooooooooool de Seeeeeñor, goooooooool de Señor, el número doce, señores…»

Y así se cumplieron treinta años del partido. Una tarde de diciembre, Diego veía los informativos de la televisión cuando escuchó la noticia: el 12 a 1 cumplía tres décadas. Era una cifra redonda, por lo que hubo un largo reportaje sobre la hazaña y repitieron íntegra aquella narración que Diego se sabía de memoria. El aniversario lo sacudió como a veces nos sacude ver las fotografías en las que éramos más jóvenes, y Diego se limitó a susurrar para sí mismo: 

-Joder, cómo pasa el tiempo. Treinta años.

Pablo Santiago Chiquero, en “Once goles y la vida mientras“.

Maclein y Parker, 2016

Sombra tipo novela

Doce meses, doce dorsales: con el número 9, septiembre

 

 

Resultat d'imatges de número 9 liverpool

Imagen de www.thisisanfield.com

 

Si el calendario fuera un equipo de fútbol, el dorsal número 9 lo llevaría septiembre. Y así es, más o menos, como juega este mes en el terreno de la literatura futbolera.

 

 

A Mateo le llegó un pase largo desde el otro lado del patio. Lo supo porque escuchó un silbido y luego vio una sombra oscura moverse hacia él por la superficie de albero. Dejó de mirar a la muchacha, corrió unos pasos y controló el balón con la punta de la zapatilla, y la bola rodó mansa a sus pies, como si nunca se hubiese separado de la tierra. Había sido un buen control, y deseó que ella lo hubiese visto. Le pasó el balón a un compañero y volvió a mirarla.

Al hacerlo, sintió una sensación rara en el estómago, y desde el primer momento supo que no tenía nada que ver con el desayuno. No sabía si le gustaba la muchacha o la forma en la que su padre la había llamado «Clarita». Pensó que le gustará ir hasta ella y decirle «hola, Clarita, yo soy Mateo, bienvenida», pero supo que no lo haría porque era ridículo. Volvió a recibir la pelota y, cuando se deshizo de ella, vio que Clarita ya tenía compañía. Algunas muchachas se habían acercado a presentarse. Él trató de olvidarla concentrándose en el juego. El curso acababa de comenzar y aún estaban a mediados de septiembre, pero aquella mañana era fría y todos llevaban pantalón corto y el balón picaba cuando te golpeaba en las piernas. Era agradable sentir ese escozor, porque te hacía sentir despierto y más vivo. Luego sonó el timbre y los muchachos entraron en el aula. Las clases eran aburridas. Mateo pensó en Clara.

Fragmento de “El justo valor de un gol“, en “Once goles y la vida mientras“, de Pablo Santiago Chiquero. Maclein y Parker, 2016

Sombra tipo novela

“Once goles y la vida mientras”, de Pablo Santiago Chiquero. Editorial Maclein y Parker

 


Sombra tipo novela

A estas alturas del partido no creo que nadie dude del alto poder de influencia del fútbol. Como un colonizador invisible, ha conseguido infiltrarse en prácticamente todos los rincones, impregnándolo todo e influyendo en cualquier ámbito tanto de lo social como de lo personal.

Esta omnipresencia se hace evidente si prestamos un poco de atención y nos fijamos en su permanente huella miremos hacia donde miremos. Y no hace falta irse hasta las secciones deportivas de los medios de comunicación para encontrarnos con él. Si abrimos un diario por la sección de política, economía o cultura, tropezaremos continuamente con referencias futbolísticas en los titulares.

Si ponemos la televisión, no tardarán en aparecer las metáforas inspiradas en el lenguaje futbolístico a la hora de referirse a determinadas cuestiones. Políticos, economistas, filósofos y hasta periodistas del corazón recurren de tanto en tanto al universo del fútbol para hablar de cualquier tema, incluso aunque se trate de algo totalmente ajeno al balompié.

DSC_0068

Ese overbooking futbolístico es a menudo criticado por muchos. Con razón o sin ella, lo cierto es que ahí está, con un indiscutible don de la ubicuidad que presenta, como todo, aspectos negativos y positivos. Y, por supuesto, sus consecuencias van mucho más allá de los grandes acontecimientos colectivos, ya que también es capaz de influirnos de manera individual, interfiriendo en nuestras más profundas vivencias y emociones, incorporándose al mapa de nuestros recuerdos.

Aunque a bote pronto no seamos conscientes de ello, seguro que podemos detectar situaciones generadas por el fútbol que de un modo u otro han llegado a cruzarse en la trayectoria de nuestras vidas, llegando incluso, en algún caso, a modificarla. Y hasta sería posible asociar algunos destacados momentos de nuestra biografía a circunstancias futbolísticas. En algunos casos, si nos paramos a pensarlo, podríamos establecer un link entre algún importante recuerdo y un partido, un jugador, un campeonato. O un gol.

Dice Nick Hornby, autor de “Fiebre en las gradas”, que podría describir su vida en relación directa con el devenir del club del cual es aficionado, el Arsenal. Que sería capaz de vincular prácticamente todos los momentos de su vida con partidos de su equipo. Que para él, fútbol y vida forman parte de un equipo indisociable.

Estirando del hilo que situa el gol en el centro de una experiencia vital nos encontramos con una maravilla de libro. Se trata de “Once goles y la vida mientras”, de Pablo Santiago Chiquero y publicado por la editorial sevillana Maclein y Parker.

SINOPSIS

Es difícil resumir la esencia de un gol con palabras. Como afirma el protagonista del primer relato, “un buen gol no se puede contar. Te pueden decir el delantero hizo esto y aquello otro con la pelota, pero realmente nunca consigues imaginártelo del todo”. Pero con el tiempo, lo importante de los goles no es su factura, sino su capacidad para detener el tiempo y recordarnos, con más fidelidad que las fotorafías y los videos caseros, quiénes éramos cuando sucedieron.

Once goles y la vida mientras” narra varios goles célebres de la historia del fútbol, como los dos tantos de Maradona ante Inglaterra en México 86 o el gol de Andrés Iniesta en la final del mundial de Sudáfrica. Pero no lo hace desde el punto de vista de las grandes estrellas que recorren sus páginas, de Butragueño, Cantona, Koeman o Zidane, sino desde la experiencia de once personajes anónimos que se enfrentan a la soledad, el miedo, la muerte o la ruina personal, y en cuyas vidas los goles se cuelan como raros momentos de felicidad y consuelo. En definitiva, un libro sobre fútbol, pero también sobre el recuerdo y las vivencias íntimas de todos los aficionados.

El libro se estructura en once relatos independientes. Sus protagonistas son personas de diferentes perfiles y lugares, de entornos rurales o urbanos, jóvenes o mayores, de situaciones personales diversas, aunque todas ellas coinciden en que podría tratarse de cualquiera de nosotros. A partir de ahí, el autor nos explica de qué manera interfirió un gol en su vida, de qué forma se cruzó con él alguno de esos goles que todos recordamos y llevamos en la memoria, de qué manera esa acción que significa el clímax del fútbol es capaz de convertirse en el colonizador de una parte de nuestro territorio vital.

De alguna forma, pensaba Diego, un partido inolvidable se parece a un buen libro. Con los años se acaba olvidando casi por completo lo que pasó en él, y los personajes y la trama o el estilo se van emborronando en la memoria hasta casi desaparecer, pero nunca se olvidan las circunstancias en las que se leyó y la dulce felicidad que entregó.

Fragmento de “¡Gol de Señor! ¡Gol de Señor!

Justamente uno de los aspectos más destacables de lo que el libro nos propone es que no nos estamos refiriendo a la reacción de personajes que han ido a un campo de fútbol a ver un partido y la forma en que han asumido el gol en cuestión. No. Lo destacable de este conjunto de relatos es que nos muestran un trasfondo de vidas cotidianas en las que el fútbol, aunque parece que pasa inadvertido, siempre está presente como telón de fondo de nuestras vidas.

Las historias afectan a personajes anónimos de todo tipo: desde un joven que combatió en la guerra de las Malvinas y cuyas consecuencias sigue sufriendo hoy en día hasta un ludópata obsesionado por las apuestas. Desde un viejo que vive prácticamente aislado con la única compañía de su viejo televisor hasta un joven que comienza a enamorarse. Del grupo de amigos asiduos al pub en el que se reúnen desde siempre para ver los partidos a los hermanos separados por conflictos familiares pero a los que el fútbol y un padre cada vez más cerca de despedirse provocará su reencuentro. Del preso que tiene un disparo como el de Koeman y que podría haber llegado a vivir otra vida muy diferente al pobre anclado en un pasado y un partido que fue su último momento de felicidad en la vida.

Y así, hasta once trayectorias vitales diferentes y alejadas entre sí pero que, sin embargo, tienen en común el haber acabado infectadas por el virus que provoca la onda expansiva de once goles históricos de diferentes épocas: Butragueño, Maradona, Koeman, Iniesta, Fernando Torres, Juan Señor, Guardiola, Zidane, Steven Gerrard, Ibrahimovic y Cantona.

La influencia del fútbol llega a extenderse hasta lo sobrenatural en una de las narraciones, con una historia protagonizada por un fantasma y en la que el fútbol consigue que lo paranormal se convierta en normal.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Este es uno de los grandes méritos del autor, describir el poder del fútbol desde el punto de vista de la realidad de las personas anónimas, desconocidas. Hablar de fútbol desde la perspectiva de las estrellas, de los jugadores, de los clubes o de lo que sucede sobre el terreno de juego es una de las caras del prisma del complejo universo de la literatura sobre fútbol.

Narrar de qué manera el fútbol se infiltra en la vivencia de las personas, en su cotidianidad y, sobre todo, de qué manera determinados episodios futbolísticos se acaban incorporando al equipaje de nuestros recuerdos es lo que convierte esta obra en una propuesta de gran valor y personalidad. Por esa razón, la identificación del lector con los protagonistas de cualquiera de los relatos es inmediata, ya que, en el fondo, el libro está hablando de nosotros, y cualquiera de nosotros podríamos ser los protagonistas de algún relato similar.

– Está bien, ahí va mi pregunta: ¿hay fútbol en el cielo?

– ¿Eso es todo lo que te preocupa? ¿Si hay fútbol en el cielo?

– Bueno, el fútbol es importante –se defendió Patrick-. No me imagino la eternidad sin un buen partido.

Fragmento de “Un gol para la eternidad

Explica el autor en las entrevistas que podéis escuchar al final del post que su intención al escribir estos relatos es mostrar de qué manera el fútbol consigue adherirse a nuestras vivencias, y cómo, del mismo modo que existen episodios vitales que siempre recordaremos, también sucede lo mismo con determinadas situaciones futbolísticas.

Y así, somos capaces de asociar momentos de nuestras vidas a aquellos goles que nunca olvidaremos. El autor nos ofrece aquí once goles históricos, pero no es más que una muestra de lo que en el interior de cada aficionado sigue latiendo porque ha pasado a formar parte de nuestra identidad y nuestro bagaje como personas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A menudo, al conversar con amigos sobre fútbol, aparecen las preguntas: ¿Dónde estabas aquel día? ¿Con quien viste el partido? “Once goles y la vida mientras” añade una pregunta más: ¿De qué modo influyó aquel gol en tu vida?

Los aficionados al fútbol encontrarán en “Once goles y la vida mientras” una guía de inspiración, un texto al que recurrir de tanto en tanto para encontrar explicación a la forma en que determinados episodios futbolísticos son capaces de impregnar nuestras vidas. Pero también lo disfrutarán quienes no sean aficionados a este deporte, puesto que gracias a la buena literatura encontrarán explicación a lo que le sucede a determinadas personas de su entorno que mantienen una relación sentimental con el fútbol que ellos no comprenden.

Por último, me gustaría hacer una mención especial para la edición. Muy cuidada, se nota la preocupación de la editorial por ofrecer un producto de calidad tanto en el continente como en el contenido, con una magnífica ilustración de portada obra de Paqui Timoneda. Un libro altamente recomendable que, además, está acompañado en mi caso de una preciosa dedicatoria que agradezco tanto al autor como a la editorial Maclein y Parker.

DSC_0086 - còpia

 

FICHA TÉCNICA

Formato: 13 x 19 cm
Páginas: 174
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-942567-6-9

 

 

MÁS INFORMACIÓN

En los siguientes enlaces tenéis dos entrevistas con el autor:

Entrevista en RTVE: http://www.rtve.es/alacarta/audios/historias-de-papel/pablo-santiago-chiquero-once-goles-vida-mientras-historias-papel/3639830/

Entrevista en Hora25: http://play.cadenaser.com/audio/cadenaser_hora25_20160701_210000_220000/

Desde aquí podéis leer la nota de prensa

Podéis leer el primer relato haciendo clic en este enlace.

 

LOS ONCE GOLES

Es difícil resumir la esencia de un gol con palabras“. La frase, que aparece en la sinopsis del libro y corresponde al inicio de uno de los relatos, describe perfectamente la dificultad de traducir al lenguaje algo tan visual como es el fútbol. Sin embargo, los goles que protagonizan cada uno de los relatos son transformados en literatura.

En el libro tenéis las palabras. Aquí tenéis las imágenes.

 

1. Emilio Butragueño

2. Maradona

3. Koeman

4. Iniesta

5. Fernando Torres

6. Juan Señor

7. Guardiola

8. Zidane

9. Stephen Gerrard

10. Ibrahimovic

11. Eric Cantona