Ronaldinho Gaucho

A RAS DE HIERBA

1| ESTRELLA FUGAZ

Las estrellas fugaces entran a gran velocidad en la atmósfera de la Tierra y pintan una estela luminosa en la oscuridad del cielo. Pueden brillar poco. O muchísimo. Normalmente, solo unos segundos. Lo que dura un control orientado. O la estirada del portero. Al contacto con la atmósfera, se queman. Desaparecen para siempre. Y, de ellas, solo queda el recuerdo en la constelación de la memoria de quien las vio.

descargaRonaldinho Gaucho pasó por la Liga como una estrella fugaz, dejando destellos de su luminosidad. Regates imposibles: amagos, bicicletas, caños. Goles de gran plasticidad: trallazos desde fuera del área, chilenas dentro de la chica, rabonas sobre la línea de cal. Dibujó pases que solo él veía. Inventó la espaldinha. Se lució con colas de vaca, regaló tacozanos, se adornó con pases de espuela. Lanzó faltas con la precisión de los elegidos: envenenadas de una rosca endiablada. Metió goles con vaselina, puso sombreros, batió con picaditas a enormes porteros…

Ver la entrada original 1.320 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s