18 de febrero y el cumpleaños de Roberto Baggio en la literatura

 

Imagen de www.taringa.net

 

Hoy es el cumpleaños del italiano Roberto Baggio, uno de los grandes del fútbol europeo. Técnico, imaginativo, elegante, un jugador que paseó su clase futbolística por equipos como la Juventus, el AC Milan, el Inter o el Brescia, entre otros, además de participar en tres mundiales con la camiseta de la selección italiana.

Roberto Baggio siempre fue uno de mis favoritos, que sin llegar al nivel de figuras como Pelé, Maradona, Cruyff o Messi, desbordaba calidad cada vez que saltaba al terreno de juego. Además del recuerdo de sus jugadas y sus goles, Il Divino, como se le conocía, ha trascendido llegando a ser en parte responsable de la publicación de una de las grandes obras de la literatura futbolera.

Me estoy refiriendo a “El milagro de Castel di Sangro“, de Joe MacGinniss y publicado por la Editorial Contra.  Y digo que se trata de un libro con un alto porcentaje de responsabilidad de Baggio porque, como el autor explica, fue víctima de una obsesión tras verlo jugar en un partido entre Nigeria e Italia del Mundial de Estados Unidos de 1994:

“Pero justo cuando parecía que ninguno de los dos contrincantes podía dar más, física o emocionalmente, un italiano menudo y garboso llamado Roberto Baggio marcó un gol con el pie derecho en el que demostró su gran técnica. El mismo Baggio volvió a marcar en el descuento e Italia ganó.

Baggio, un budista de veintisiete años que medía poco más de un metro setenta, pesaba solo sesenta y cinco kilos y llevaba coleta, había salvado el orgullo del país.

Aquello me embelesó. Mi obsesión ya tenía un foco. Baggio aportó al partido un elegancia, un garbo y un aura de magia que yo no había visto desplegar en ningún deporte.”

Más adelante, el cumpleaños de Baggio tiene su protagonismo entre las páginas del libro:

“Se acercaba el trigésimo cumpleaños de Baggio, que era de mediados de febrero, y el jugador parecía sumido en la melancolía. En las pocas entrevistas que concedía transmitía angustia. En Milán era infeliz. Nancy y yo le escribimos y le mandamos por fax desde el otro lado del Atlántico una felicitación de cumpleaños en la que incluí todos los comentarios públicos que yo había hecho en Italia sobre el semidiós que yo creía que era.

Se la mandé por fax sin ninguna esperanza de que llegara a leerla, puesto que recibía más de cinco mil cartas al día. De todas formas, solo una semana después de su cumpleaños, que era el 18 de febrero, volví del entrenamiento y me encontré un fax de Vittorio Petrone, el conocido representante y hombre de confianza de Baggio.

El mensaje rezaba así: «Robi ha intentado llamarte varias veces para agradeceros a ti y a tu mujer vuestros buenos deseos. Desafortunadamente todas las veces le ha saltado el contestador automático, por eso me ha pedido que os mande este fax, para decirte que si puedes asistir a la cena del Guerin Sportivo en abril, para él será un placer volver a verte».

Habría ido a la cena aunque hubiera tenido que ir a cuatro patas desde Brescia”.

Imagen de www.photogallery.indiatimes.com

Y para completar esta modesta celebración, nada mejor que ver un resumen con algunas de sus jugadas.

¡Muchas felicidades, Roberto!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s